miércoles, 1 de diciembre de 2010

10 velas para 2.000 años

Se acaban de apagar las velas de tu décimo cumpleaños y supongo que estarás encantada, porque con dos mil años te han quitado unos cuantos, y a quién no le  gusta. También lo estarás porque han sido muchos los que estos días se han acordado y hablado de ti por los codos. Hay que ver cómo te cambia la vida recibir una distinción o un importante premio, y a ti te llego, con mucho retraso, en 1999.  “Patrimonio de la Humanidad”.

No he podido estar entre los que lo han celebrado contigo porque como sabes coincidió en martes y  tuvimos Pleno en el Congreso, pero puedo asegurarte que añoré compartirlo con todos aquellos que te aprecian y quieren. Me vino a la memoria la madrugada de hace diez años en que empezamos a escuchar las bombas de palenque y las noticias en la radio. Te acababan de conceder la distinción, y mi emoción se desbordó hasta el punto de paralizar la clase de informática en que estábamos e invitar a todos a tomar algo para celebrarlo. Pocos podían entender mis motivos y menos mis emociones de aquel instante.

No he podido evitar acordarme y revivir los tiempos en los que ni tu cumpleaños ni tu presencia eran valorados.

Cuando en 1995 asumí la mayor responsabilidad que he tenido y que jamás tendré dentro de mi vocación política, la de ser alcalde de esta maravillosa ciudad de Lugo, pasaste a formar parte de mis preocupaciones y desvelos. El primer disgusto tuvo que ver contigo, ya que por el mes de septiembre de aquel año anunciaban su primera visita a la ciudad los Duques de Lugo, y yo quería que te visitaran y conocieran para después ayudar en la causa, en lo que ahora celebramos. Por entonces los trabajadores de una empresa que realizaba obras para tu conservación, reclamaban sus salarios cerrando todos tus accesos. Pocos lo recuerdan, pero yo no olvido los esfuerzos para desbloquear aquella inesperada situación y liberarte para la visita.

A este estreno le siguieron muchas otras vicisitudes y otras visitas no menos importantes, como la del Príncipe Felipe en 1998.

Entre visita y visita, muchos kilómetros a Santiago y a Madrid para, con la colaboración de otras autoridades, convencer cada día que pasaba a más y más personas acerca de tus bondades y de lo merecido que sería conseguir para ti la distinción que llegó después.

Fueron muchos estudios y trabajos los que se realizaron hasta conseguir que te metieran en la lista de aspirantes, pero en el camino surgieron decepciones y dificultades. No todos tenían fe en ti. Llegué a escuchar de personas con importantes responsabilidades públicas frases como: “Alcalde, no entiendo tanto empeño por tu parte en conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad, ya que no te van a dar ninguna subvención”. Ignorante, pensé para mí; la fatal política de la subvención y la ignorancia haciendo mella en los que tenían que empujar. Alguna de aquellas personas después aparecería en público alabando tus virtudes y colgándose todas las medallas que encontraban por el camino.

Recuerdo que en las visitas que hice para promocionarte a varias poblaciones europeas donde se celebraban foros de ciudades con murallas, cuando proyectaba las diapositivas que te mostraban, los ojos de los asistentes y sus comentarios posteriores lo decían todo: no te conocían y pensaban que era un montaje, que era imposible que fueras romana, que estuvieras enterita y ellos sin saberlo.

Pero lo importante no fue lo que ya pasó, sino lo que queda por venir, y tu sobrevivirás nuevamente a los que hoy te paseamos. Sólo pido y deseo algo más de atención hacia ti, porque me parece bien que con motivo de tus aniversarios se monten fiestas y actividades diversas, pero mientras tanto las luces que permiten recorrerte cuando el sol desaparece todavía están sin arreglar. Me preocupa que por extraños criterios no se permitan las papeleras que eviten tu suciedad, mientras se consienten autenticas agresiones visuales urbanísticas en tus inmediaciones. Que no seas objeto de protección y vigilancia ante la gamberrada habitual, que se permitan fiestas botellón encima tuya igual que en cualquier calle o jardín.

Cada semana te visito varias veces para caminar por tu adarve y darme cuenta del lujo que tenemos los lucenses, y de lo poco que lo valoramos. Caminar, correr, por una muralla romana, ¿en cuántos lugares se puede hacer?

Me preocupa la falta de rigor y de sensibilidad política hacia lo que debería ser la prioridad de esta ciudad, que sin ti y sin tu hermano, el Miño, no figuraría en ningún mapa. Feliz cumpleaños.

10 velas para 2.000 anos

Acábanse de apagar as velas do teu décimo aniversario e supoño que estarás encantada, porque con dous mil anos quitáronche uns cantos, e a quen non lle gusta. Tamén o estarás porque foron moitos os que estes días acordáronse e falado de ti polos cóbados. Hai que ver como che cambia a vida recibir unha distinción ou un importante premio, e a ti chégoche, con moito atraso, en 1999. “Patrimonio da Humanidade”.

Non puiden estar entre os que o celebraron contigo porque como sabes coincidiu en martes e tivemos Pleno no Congreso, pero podo asegurarche que estrañei compartilo con todos aqueles que che aprecian e queren. Veume á memoria a madrugada de fai dez anos en que empezamos a escoitar as bombas de palenque e as noticias na radio. Acabábanche de conceder a distinción, e a miña emoción desbordouse ata o punto de paralizar a clase de informática en que estabamos e invitar a todos a tomar algo para celebralo. Poucos podían entender os meus motivos e menos as miñas emocións daquel instante.

Non puiden evitar acordarme e revivir os tempos nos que nin o teu aniversario nin a túa presenza eran valorados.

Cando en 1995 asumín a maior responsabilidade que tiven e que xamais terei dentro da miña vocación política, a de ser alcalde desta marabillosa cidade de Lugo, pasaches a formar parte das miñas preocupacións e desvelos. O primeiro desgusto tivo que ver contigo, xa que polo mes de setembro daquel ano anunciaban a súa primeira visita á cidade os Duques de Lugo, e eu quería que che visitasen e coñecesen para despois axudar na causa, no que agora celebramos. Por entón os traballadores dunha empresa que realizaba obras para a túa conservación, reclamaban os seus salarios pechando todos os teus accesos. Poucos recórdano, pero eu non esquezo os esforzos para desbloquear aquela inesperada situación e liberarche para a visita.

A esta estrea seguíronlle moitas outras vicisitudes e outras visitas non menos importantes, como a do Príncipe Felipe en 1998.

Entre visita e visita, moitos quilómetros a Santiago e a Madrid para, coa colaboración doutras autoridades, convencer cada día que pasaba a máis e máis persoas acerca das túas bondades e do merecido que sería conseguir para ti a distinción que chegou despois.

Foron moitos estudos e traballos os que se realizaron ata conseguir que che metesen na lista de aspirantes, pero no camiño xurdiron decepcións e dificultades. Non todos tiñan fe en ti. Cheguei a escoitar de persoas con importantes responsabilidades públicas frases como: ?Alcalde, non entendo tanto empeño pola túa banda en conseguir a declaración de Patrimonio da Humanidade, xa que non che van a dar ningunha subvención?. Ignorante, pensei para min; a fatal política da subvención e a ignorancia facendo madeixa nos que tiñan que empuxar. Algunha daquelas persoas despois aparecería en público encomiando as túas virtudes e colgándose todas as medallas que atopaban polo camiño.

Recordo que nas visitas que fixen para promocionarche a varias poboacións europeas onde se celebraban foros de cidades con murallas, cando proxectaba as diapositivas que che mostraban, os ollos dos asistentes e os seus comentarios posteriores dicíano todo: non che coñecían e pensaban que era unha montaxe, que era imposible que foses romana, que estiveses enterita e eles sen sabelo.

Pero o importante non foi o que xa pasou, senón o que queda por vir, e o teu sobrevivirás novamente aos que hoxe che paseamos. Só pido e desexo algo máis de atención cara a ti, porque me parece ben que con motivo dos teus aniversarios móntense festas e actividades diversas, pero mentres tanto as luces que permiten percorrerche cando o sol desaparece aínda están sen arranxar. Preocúpame que por estraños criterios non se permitan as papeleiras que eviten a túa sucidade, mentres se consenten autenticas agresións visuais urbanísticas nas túas inmediacións. Que non sexas obxecto de protección e vixilancia ante a canallada habitual, que se permitan festas botellón encima túa igual que en calquera rúa ou xardín.

Cada semana visítoche varias veces para camiñar pola túa adarve e darme conta do luxo que temos os lucenses, e do pouco que o valoramos. Camiñar, correr, por unha muralla romana, en cantos lugares pódese facer?

Preocúpame a falta de rigor e de sensibilidade política cara ao que debería ser a prioridade desta cidade, que sen ti e sen o teu irmán, o Miño, non figuraría en ningún mapa. Feliz aniversario.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.