miércoles, 18 de mayo de 2011

12 años de reflexión, 1 día para cambiar

Durante estos días de campaña los altavoces, las cuñas publicitarias, los debates, los mítines y la propaganda en nuestros buzones, han podido saturarnos y conseguir cierto hartazgo.

También habrá conseguido despertar algunos sentimientos, a favor y en contra de determinadas opciones políticas, pero lo que espero es que no haya  borrado de nuestra memoria la gestión de los últimos años de aquellos que pretenden obtener nuevamente la confianza de sus vecinos.

En nuestro Lugo durante los últimos 12 años ha sido la misma persona quien ha tenido la responsabilidad de gobernar el municipio. Tiempo más que suficiente para poder llevar a cabo un proyecto de ciudad y cumplir con los compromisos que sirvieron de contrato con los electores ya en 1999. Si hacemos un mínimo esfuerzo mental resulta muy difícil encontrar un solo proyecto novedoso o de repercusión en la ciudad que no estuviese ya iniciado o proyectado con anterioridad.

Fueron y fuimos otros, bajo las siglas de otro Partido, los que tuvimos la responsabilidad de poner en negro sobre blanco los importantes hitos que después sirvieron para continuar la proyección de Lugo.

La humanización de un número importante de calles, y no sólo del recinto histórico, la auténtica recuperación fluvial para el disfrute y paseo de los lucenses con los parques del Miño y del Rato,  los trabajos con otras administraciones para conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad de nuestra Muralla, propiciar y fomentar unas buenas relaciones con la Casa Real española para que Lugo tuviese sus mejores embajadores, la iluminación de monumentos como la catedral... y lo más importante, que en esta ciudad empezásemos a sentir el orgullo de ser lucenses. Son sólo algunos ejemplos de proyectos que sirvieron también para dejar iniciado el camino a las siguientes corporaciones, que encontraron firmados convenios y financiación para seguir urbanizando travesías, para construir un auditorio, y  unas arcas municipales  saneadas que así lo permitirían.

De los últimos 12 años, que cada cual haga su lista mentalmente. Dejando a un lado la cantidad de maquetas que nos han presentado, tengamos en mente las barbaridades urbanísticas que ahora hay que demoler a cuenta de nuestros bolsillos, las buenas palabras de personas no tan buenas y en ocasiones sin palabra, y la importantísima deuda motivada por el despilfarro que deja a Lugo sin recursos para los próximos años. Mi lista ya esta completa.

No hace falta esperar a la jornada de reflexión. Ante la gestión del actual responsable, la única aspiración del posible socio resumida en impedir que gobierne el que más votos saque y reeditar un bipartito, y la ilusión y entrega de quien ha demostrado saber luchar y esperar su oportunidad, por higiene democrática, por Lugo, mi voto ya tiene nombre: Jaime Castiñeira.

 

12 anos de reflexión, 1 día para cambiar.

Durante estes días de campaña os altofalantes, as cuñas publicitarias, os debates, os mitins e a propaganda nas nosas caixas de correos, puideron saturarnos e conseguir certo hartazgo.

Tamén conseguiría espertar algúns sentimentos, a favor e en contra de determinadas opcións políticas, pero o que espero é que non borre da nosa memoria a xestión dos últimos anos daqueles que pretenden obter novamente a confianza dos seus veciños.
No noso Lugo durante os últimos 12 anos foi a mesma acode quen tivo a responsabilidade de gobernar o municipio. Tempo máis que suficiente para poder levar a cabo un proxecto de cidade e cumprir cos compromisos que serviron de contrato cos electores xa en 1999. Se facemos un mínimo esforzo mental resulta moi difícil atopar un só proxecto novo ou de repercusión na cidade que non estivese xa iniciado ou proxectado con anterioridade.

Foron e fomos outros, baixo as siglas doutro Partido, os que tivemos a responsabilidade de pór en negro sobre branco os importantes fitos que despois serviron para continuar a proxección de Lugo.

A humanización dun número importante de rúas, e non só do recinto histórico, a auténtica recuperación fluvial para o goce e paseo dos lucenses cos parques do Miño e do Intre, os traballos con outras administracións para conseguir a declaración de Patrimonio da Humanidade da nosa Muralla, propiciar e fomentar unhas boas relacións coa Casa Real española para que Lugo tivese os seus mellores embaixadores, a iluminación de monumentos como a catedral... e o máis importante, que nesta cidade empezásemos a sentir o orgullo de ser lucenses. Son só algúns exemplos de proxectos que serviron tamén para deixar iniciado o camiño ás seguintes corporacións, que atoparon asinados convenios e financiamento para seguir urbanizando travesías, para construír un auditorio, e unhas arcas municipais saneadas que así o permitirían.
Dos últimos 12 anos, que cada cal faga a súa lista mentalmente. Deixando ao carón a cantidade de maquetas que nos presentaron, teñamos en mente as barbaridades urbanísticas que agora hai que demoler a conta dos nosos petos, as boas palabras de persoas non tan boas e en ocasións sen palabra, e a importantísima débeda motivada polo malgasto que deixa a Lugo sen recursos para os próximos anos. A miña lista xa esta completa.

Non fai falta esperar á xornada de reflexión. Ante a xestión do actual responsable, a única aspiración do posible socio resumida en impedir que goberne o que máis votos saque e reeditar un bipartito, e a ilusión e entrega de quen demostrou saber loitar e esperar a súa oportunidade, por hixiene democrática, por Lugo, o meu voto xa ten nome: Jaime Castiñeira.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.