miércoles, 22 de febrero de 2012

Pensar las cosas

Como muchos militantes y simpatizantes del PP, este último fin de semana he tenido la oportunidad de participar en un nuevo Congreso de mi Partido.

En Sevilla escuché a un hombre sereno y tranquilo que se presentaba ante sus afiliados e invitados en circunstancias muy difíciles para España y pocas semanas después de haber conseguido un importante e histórico triunfo electoral.

A pesar de ello, ni un atisbo de prepotencia ni de euforia asomaba en sus palabras o en su rostro. Nos recordaba lo que algunos piensas de él, como elogio o como crítica, que de todo hay. Que es un hombre previsible, que piensa las cosas y que maneja los tiempos.

Desgranando estas características de su personalidad, tenía razón Rajoy al decir que se tomaba como un elogio político lo de ser previsible, y lo decía porque ello implica que con él es fácil saber a que atenerse. Lástima que esta característica no fuera con otros gobernantes que recientemente han abandonado la Moncloa, porque nos hubiésemos evitado muchos bandazos en las decisiones que un día sí y otro también llevaron a nuestro país por rumbos erráticos y poco favorables.

Pero más razón todavía tenía Mariano Rajoy cuando reflexionaba a cerca de a qué   extremos habremos llegado en España para que pueda llamar la atención que un político, especialmente aquel que tiene enormes responsabilidades, tenga como una característica de su personalidad la de “pensar las cosas”. Estuvo acertado al decirnos que no temiéramos, que con él las cosas no se hacen sin pensar.

Reflexionando algo más sobre este acertado comentario, uno entiende que esto pueda llamar la atención, pues hemos vivido los últimos años gobernados por políticos que más bien parecían no pensar sus propuestas o decisiones, bien por su constante manía de improvisar, bien por hacerlo al dictado de ocurrencias o bien porque las decisiones que tomaron desde luego no necesitaban de mucha pensada previa, simple y llanamente porque se trataban de disparates sin sentido.

Pero Rajoy añadió algo más a estos rasgos de personalidad, algo que los demás no dicen de él, como su preocupación por seleccionar adecuadamente las prioridades, lejos de presiones, al margen de lo que interesa a los medios de comunicación o del que dirán. Solamente pensando en las necesidades de las personas y la gravedad de los problemas Eso es lo único que me interesa, sentenció.

Inevitablemente vuelven a surgir las comparaciones. ¿De verdad puede alguien pensar que en los últimos ocho años y desde el Gobierno se eligieron bien las prioridades? ¿Creen ustedes que la alianza de civilizaciones, la memoria histórica, las listas paritarias y otras muchas cosas que todos tenemos en la memoria, eran prioritarias con la que estaba cayendo?

Por eso permítanme que me quede con gobernantes previsibles y que piensan las cosas. Pensar las cosas es lo normal, lo que marca el sentido común.

Pensar as cousas

Como moitos militantes e simpatizantes do PP, este último fin de semana tiven a oportunidade de participar nun novo Congreso do meu Partido.

En Sevilla escoitei a un home sereno e tranquilo que se presentaba ante os seus afiliados e invitados en circunstancias moi difíciles para España e poucas semanas logo de conseguir un importante e histórico triunfo electoral.

A pesar diso, nin un indicio de prepotencia nin de euforia asomaba nas súas palabras ou no seu rostro. Recordábanos o que algúns pensas del, como eloxio ou como crítica, que de todo hai. Que é un home previsible, que pensa as cousas e que manexa os tempos.

Debullando estas características da súa personalidade, tiña razón Rajoy ao dicir que se tomaba como un eloxio político o de ser previsible, e dicíao porque iso implica que con el é fácil saber a que aterse. Mágoa que esta característica non fose con outros gobernantes que recentemente abandonaron a Moncloa, porque nos evitamos moitos bandazos nas decisións que un día si e outro tamén levaron ao noso país por rumbos erráticos e pouco favorables.

Pero máis razón aínda tiña Mariano Rajoy cando reflexionaba a preto da que extremos chegariamos en España para que poida chamar a atención que un político, especialmente aquel que ten enormes responsabilidades, teña como unha característica da súa personalidade a de “pensar as cousas”. Estivo acertado ao dicirnos que non temésemos, que con el as cousas non se fan sen pensar.

Reflexionando algo máis sobre este acertado comentario, un entende que isto poida chamar a atención, pois vivimos os últimos anos gobernados por políticos que máis ben parecían non pensar as súas propostas ou decisións, ben pola súa constante teima de improvisar, ben por facelo ao ditado de ocorrencias ou ben porque as decisións que tomaron desde logo non necesitaban de moita pensada previa, simple e sinxelamente porque se trataban de disparates sen sentido.

Pero Rajoy engadiu algo máis a estes trazos de personalidade, algo que os demais non din del, como a súa preocupación por seleccionar adecuadamente as prioridades, lonxe de presións, á marxe do que interesa aos medios de comunicación ou do que dirán. Soamente pensando nas necesidades das persoas e a gravidade dos problemas Iso é o único que me interesa, sentenciou.

Inevitablemente volven xurdir as comparacións. De verdade pode alguén pensar que nos últimos oito anos e desde o Goberno elixíronse ben as prioridades? Cren vostedes que a alianza de civilizacións, a memoria histórica, as listas paritarias e outras moitas cousas que todos temos na memoria, eran prioritarias coa que estaba caendo?

Por iso permítanme que me quede con gobernantes previsibles e que pensan as cousas. Pensar as cousas é o normal, o que marca o sentido común.

3 comentarios:

Jose Angel dijo...

A verdade e que o PP sae fortalecido deste Congreso e cas ideas moi claras de cal debe ser a direción a seguir para saír desta crise que tanto dano nos está facendo.
As medidas que se están a tomar darán os seus froitos e, todos, e digo todos, teríamos que poñer algo da nosa parte para facer este un pouco máis levadeiro e saír canto antes deste desaguisado.

José dijo...

Un gobernante equilibrado y capaz como nuestro actual Presidente es el que la gente sensata deseaba para nuestro país. En los duros tiempos que estamos atravesando no hay lugar para las frivolidades ni las improvisaciones irreflexivas.

Anónimo dijo...

felicidades al gobierno del PP, en 55 días de gobierno hemos hecho mas que en 7 años

medidas que apuntan a la sociedad y a su protección, sería deseable saber explicarlas correctamente, porque los de siempre ya se encargan de destruir en vez de ayudar a levantar lo que ellos hundieron

Se ha producido un error en este gadget.