miércoles, 12 de diciembre de 2012

La Marca España

Hace unos días escuche a Carlos Espinosa de los Monteros, como Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, hablando de la imagen de nuestro país y de sus propuestas para potenciarlo. 

Entre su diagnosis me resultó especialmente llamativo, no por sorpresa sino por coincidencia con mi opinión desde hace años, que nos identificara a los españoles por nuestro “hipercriticismo”, es decir por tener nuestra autoestima muy baja y mostrarnos especialmente críticos con todo lo que tenemos. 

Así, mientras nos otorgamos a nosotros mismos una nota de 5,9 los demás europeos encuestados nos puntúan con un 7. En esa encuesta, y preguntando cuál era el país del mundo que está proporcionando la ingeniería avanzada en el canal de Panamá, construirá el tren de alta velocidad La Meca-Medina, tiene cadenas de distribución con 600 establecimientos en los cinco continentes, controla un tercio del tráfico aéreo en Europa y es líder mundial en transportes, en cooperación y en asistencia a personas con discapacidad visual, solo un 5% de los extranjeros y menos de un 2% de los españoles acertaron que ese país era España. 

Es decir, que lo primero es volver a sentirse orgullosos de ser españoles. Para el Alto Comisionado la imagen a proyectar de España se resume en cinco puntos: La combinación de tradición y modernidad; la imagen de un país sólido y solidario (somos la 4ª potencia europea y líderes en solidaridad); el español como idioma universal (es el 2º más aprendido y hablado en el mundo y en las altas tecnologías); es un país fiable política, jurídica y económicamente; y en quinto lugar, tiene una gran capacidad de adaptación. 

En sus conclusiones figuran las de un país magnifico, con el mayor número de Erasmus, el que más visitas recibe de jubilados del resto de Europa, con un embajador extraordinario como S.M. el Rey D. Juan Carlos I, con mas de 60.000 empresas exportadoras, lo dicho de nuestro idioma y lo que también es muy importante, millones de españoles deseosos de colaborar en esta tarea. 

Si reducimos nuestro campo de actuación a nuestro querido Lugo, y como ya dije y trabajé por ello desde el año 1995 es necesario sentirnos orgullosos de ser lucenses y de lo que en Lugo tenemos. Algo se consiguió desde entonces pero queda mucho por hacer. Aquí también tenemos una embajadora extraordinaria e infrautilizada, si se me permite la expresión, como es la Infanta Dña. Elena, Duquesa de Lugo, unas empresas que venden sus magníficos productos fuera de nuestros limites provinciales y proyectan diariamente el nombre de Lugo allá donde llegan, un patrimonio turístico cultural y paisajístico que muchos ya quisieran, grandes dosis de solidaridad con los más necesitados, y también miles de lucenses dispuestos a colaborar es esta tarea de manera altruista. 

Una vez más lo que se necesita son dirigentes empeñados en esta prioridad en lugar de gastar su tiempo en dialécticas y enfrentamientos estériles. Más unión y menos confrontación. Generosidad por parte de todos. 



A Marca España 

Hai uns días escoitei a Carlos Espinosa de los Monteros, como Alto Comisionado do Goberno para a Marca España, falando da imaxe do noso país e das súas propostas para potencialo. 

Entre o seu diagnosis resultoume especialmente rechamante, non por sorpresa senón por coincidencia coa miña opinión desde fai anos, que nos identificase aos españois por noso “hipercriticismo”, é dicir por ter a nosa autoestima moi baixa e mostrarnos especialmente críticos con todo o que temos. 

Así, mentres nos outorgamos a nós mesmos unha nota de 5,9 os demais europeos enquisados puntúannos cun 7. Nesa enquisa, e preguntando cal era o país do mundo que está proporcionando a enxeñería avanzada na canle de Panamá, construirá o tren de alta velocidade A Meca-Medina, ten cadeas de distribución con 600 establecementos nos cinco continentes, controla un terzo do tráfico aéreo en Europa e é líder mundial en transportes, en cooperación e en asistencia a persoas con discapacidade visual, só un 5% dos estranxeiros e menos dun 2% dos españois acertaron que ese país era España. 

É dicir, que o primeiro é volver sentirse orgullosos de ser españois. Para o Alto Comisionado a imaxe a proxectar de España resúmese en cinco puntos: A combinación de tradición e modernidade; a imaxe dun país sólido e solidario (somos a 4ª potencia europea e líderes en solidariedade); o español como idioma universal (é o 2º máis apreso e falado no mundo e nas altas tecnoloxías); é un país fiable política, xurídica e economicamente; e en quinto lugar, ten unha gran capacidade de adaptación. 

Nas súas conclusións figuran as dun país magnifico, co maior número de Erasmus, o que máis visitas recibe de xubilados do resto de Europa, cun embaixador extraordinario como S.M. o Rei D. Juan Carlos I, con mais de 60.000 empresas exportadoras, o dito do noso idioma e o que tamén é moi importante, millóns de españois desexosos de colaborar nesta tarefa. 

Se reducimos o noso campo de actuación ao noso querido Lugo, e como xa dixen e traballei por iso desde o ano 1995 é necesario sentirnos orgullosos de ser lucenses e do que en Lugo temos. Algo se conseguiu desde entón pero queda moito por facer. Aquí tamén temos unha embaixadora extraordinaria e infrautilizada, se se me permite a expresión, como é a Infanta Dna. Elena, Duquesa de Lugo, unhas empresas que venden os seus magníficos produtos fóra de nosos limites provinciais e proxectan diariamente o nome de Lugo alá onde chegan, un patrimonio turístico cultural e paisaxístico que moitos xa quixesen, grandes doses de solidariedade cos máis necesitados, e tamén miles de lucenses dispostos a colaborar é esta tarefa de xeito altruísta. 

Unha vez máis o que se necesita son dirixentes empeñados nesta prioridade en lugar de gastar o seu tempo en dialécticas e enfrontamentos estériles. Máis unión e menos confrontación. Xenerosidade por parte de todos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.