miércoles, 20 de febrero de 2013

Desafección

Desafecto, antipatía, aversión, animadversión, animosidad, inquina, odio, tirria, rabia, manía, ojeriza, malquerencia… Éstas y otras palabras se utilizan en los diccionarios para definir la palabra que da título a este artículo.

Hace meses que los barómetros del CIS vienen reflejando una tendencia de los ciudadanos, cada día mayor, a desconfiar de sus representantes en las instituciones. Esta creciente desconfianza y el distanciamiento entre ciudadanos y sus representantes definen mejor que nada la actual desafección política. 

La desafección a los políticos es un problema grave que podría serlo mayor si permanece entre nosotros una vez solventadas situaciones coyunturales de corrupción o una vez superada la crisis económica. Pasaría entonces a ser un problema estructural del sistema.

Recuerdo otros tiempos donde viviéndose una situación similar por el continuo goteo de casos de corrupción y pérdida de puestos de trabajo, que acabaron costando la pérdida del gobierno a Felipe González y a su partido en las elecciones generales, los síntomas de desafección fueron menores que los que se perciben en la actualidad. A mayor abundamiento, y a la vista de los datos, la situación actual es más grave al incrementarse esta sintomatología entre los más jóvenes o entre la población estudiantil, algo que puede contribuir a mantener estos sentimientos durante un mayor periodo de tiempo.

No estamos por tanto ante una situación de pasotismo ante la política, sino de un sentimiento bastante generalizado de descontento e insatisfacción con el funcionamiento de las instituciones, con el sistema.

Hoy se cuestiona la necesidad de algunas instituciones, el número de representantes en las mismas, los salarios de los que en ellas trabajan, las funciones que tienen encomendadas, sus derechos y deberes. Cuestiones difíciles de soslayar en un clima como el actual, que a mi juicio requiere reflexión serena y mucha generosidad por parte de los actores implicados, pero también de quienes a diario criminalizan con conductas puntuales el trabajo de muchos y buenos servidores públicos.

No sólo es cuestión de adelgazar el gasto público, que también, sino de redefinir el cometido y funcionalidad de muchos de sus representantes para que la sociedad nos perciba como necesarios y útiles en la resolución de los problemas diarios. También de introducir aire fresco en el sistema, con medidas valientes como la limitación en la permanencia de los cargos, la mayor flexibilidad y transparencia en la elección por los partidos de aquellos que finalmente figurarán en sus listas, y lo que más falta hace en este momento, la unidad y defensa común entre los dos partidos más representativos para abordar las soluciones a los principales problemas que vienen acechando a España desde hace tiempo.

Afecto y simpatía figuran en los diccionarios como antónimos de la desafección. Lograr estos sentimientos en la sociedad no es tarea fácil, pero debe figurar entre nuestras prioridades.




Desafección

Desafecto, antipatía, aversión, animadversión, animosidad, inquina, odio, tirria, rabia, teima, ojeriza, malquerencia? Estas e outras palabras utilízanse nos dicionarios para definir a palabra que dá título a este artigo.

Fai meses que os barómetros do CIS veñen reflectindo unha tendencia dos cidadáns, cada día maior, a desconfiar dos seus representantes nas institucións. Esta crecente desconfianza e o distanciamiento entre cidadáns e os seus representantes definen mellor que nada a actual desafección política. 

A desafección aos políticos é un problema grave que podería selo maior si permanece entre nós unha vez liquidadas situacións coyunturales de corrupción ou unha vez superada a crise económica. Pasaría entón a ser un problema estructural do sistema.

Recordo outros tempos onde vivíndose unha situación similar polo continuo goteo de casos de corrupción e perda de postos de traballo, que acabaron custando a perda do goberno a Felipe González e ao seu partido nas eleccións xerais, os síntomas de desafección foron menores que os que se perciben na actualidade. A feixes, e á vista dos datos, a situación actual é máis grave ao incrementarse esta sintomatología entre os máis novos ou entre a poboación estudiantil, algo que pode contribuír a manter estes sentimentos durante un maior periodo de tempo.

Non estamos xa que logo ante unha situación de pasotismo ante a política, senón dun sentimento bastante xeneralizado de descontento e insatisfacción co funcionamento das institucións, co sistema.

Hoxe se cuestiona a necesidade dalgunhas institucións, o número de representantes nas mesmas, os salarios dos que nelas traballan, as funcións que teñen encomendadas, os seus dereitos e deberes. Cuestións difíciles de soslayar nun clima como o actual, que ao meu xuízo require reflexión serena e moita xenerosidade por parte dos actores implicados, pero tamén de quen a diario criminalizan con condutas puntuales o traballo de moitos e bos servidores públicos.

Non só é cuestión de adelgazar o gasto público, que tamén, senón de redefinir o cometido e funcionalidad de moitos dos seus representantes para que a sociedade percíbanos como necesarios e útiles na resolución dos problemas diarios. Tamén de introducir aire fresco no sistema, con medidas valentes como a limitación na permanencia dos cargos, a maior flexibilidad e transparencia na elección polos partidos daqueles que finalmente figurarán nas súas listas, e o que máis falta fai neste momento, a unidade e defensa común entre os dous partidos máis representativos para abordar as solucións aos principais problemas que veñen axexando a España desde fai tempo.

Afecto e simpatía figuran nos dicionarios como antónimos da desafección. Lograr estes sentimentos na sociedade non é tarefa fácil, pero debe figurar entre as nosas prioridades.

2 comentarios:

mateo dijo...

Dáme lástima que se meta a todos/as os políticos/as na mesma cesta, pero o que está a pasar é difícil de expricar e de facer entender á cidadanía.

Hai que tomar medidas urxentes xa se non queremos que a credibilidade e reputación d@s polític@s se vaia ao garete totalmente.

mateo dijo...

Dáme lástima que se meta a todos/as os políticos/as na mesma cesta, pero o que está a pasar é difícil de expricar e de facer entender á cidadanía.

Hai que tomar medidas urxentes xa se non queremos que a credibilidade e reputación d@s polític@s se vaia ao garete totalmente.

Se ha producido un error en este gadget.