miércoles, 30 de julio de 2014

Juntos somos más

La semana pasada visitaba España el primer ministro francés, y pronunciaba algunas frases de las que ya me gustaría a mí que algunos tomaran nota. Decía Valls, en referencia a la cuestión catalana, que toda aventura como la que se está impulsando desde el gobierno catalán es un debilitamiento local y general de la Europa que se construye todos los días, y lo dijo con estas palabras “El proyecto europeo se puede derrumbar con el auge de los populismos y de los nacionalismos. El problema catalán es un problema español, pero también es un problema para toda Europa y nosotros queremos una España fuerte”. En definitiva, una referencia clara a la debilidad, consecuencia de los separatismos frente a la fortaleza propia de la unión y esfuerzo de los distintos territorios que componen el mapa de España como una Nación.

Este miércoles el presidente catalán viene a la Moncloa a hablar “de todo”, sin antes haber hablado con la verdad a todos cuantos le escuchamos a diario desde hace meses. Tuvo que ser el primer ministro francés, de origen catalán, quien le volviera a recordar algo que ya se le ha venido diciendo por activa y por pasiva, “hay que decir siempre la verdad. Si alguien cree que se puede salir de un país sin consecuencias para su pertenencia a la Unión Europea y al euro, se equivoca”.

Ha llegado el momento de cerrar tanta ceremonia de la confusión y de dejar muy claro a cuantos sueñan con la independencia de una parte del territorio español, que es algo que no puede decidir sólo una parte, porque nos afecta al conjunto, y no sólo de España sino de la Unión Europea.

Ya no cuelan más mensajes demagógicos poniendo a los catalanes como victimas de Madrid, que tras conocer las andanzas de Pujol durante sus años de Presidente de Cataluña y de hacerse públicas las balanzas fiscales de todas las Comunidades Autónomas, cabría sustituir por otros que sin duda dejarían en evidencia al autor del “España nos roba”.

El pasado día 24 de julio la Xunta de Galicia rendía un merecido e incuestionable reconocimiento a cuantos pusieron algo de su parte para paliar los dramáticos efectos de la mayor tragedia colectiva de los últimos tiempos en Galicia, la muerte de 79 personas en el tren que nunca llegó a su destino hace un año.

En sus sentidas y emotivas palabras, el Presidente de la Xunta de Galicia decía, en referencia directa a todos los que aquel día y en los que le siguieron dieron lo mejor de sí mismos ayudando a las victimas del accidente, que “Galicia demostró que juntos somos más. La irreparable desgracia sirvió para demostrar que dos hombres o mujeres que cooperan, no suman sino que multiplican”.

Parafraseando a Feijoo, y aplicándolo a la cuestión catalana, dos hombres o mujeres que no cooperan, no restan sino que dividen, y ahora y de una vez por todas, la apuesta del Gobierno no puede ser otra que la de dejar claro que sólo cabe sumar y cooperar entre todos los pueblos de España, porque la Historia ya nos ha dejado innumerables ejemplos de las consecuencias que acarrean las divisiones.

Xuntos somos máis

A semana pasada visitaba España o primeiro ministro francés, e pronunciaba algunhas frases das que xa me gustaría a min que algúns tomasen nota. Dicía Valls, en referencia á cuestión catalá, que toda aventura como a que se está impulsando desde o goberno catalán é un debilitamento local e xeral da Europa que se constrúe todos os días, e o dixo con estas palabras “O proxecto europeo pódese derrubar co auxe dos populismos e dos nacionalismos. O problema catalán é un problema español, pero tamén é un problema para toda Europa e nós queremos unha España forte”. En definitiva, unha referencia clara á debilidade, consecuencia dos separatismos fronte á fortaleza propia da unión e esforzo dos distintos territorios que compoñen o mapa de España como unha Nación.

Este mércores o presidente catalán vén á Moncloa a falar “de todo”, sen antes falar coa verdade a todos cantos escoitámoslle a diario desde fai meses. Tivo que ser o primeiro ministro francés, de orixe catalá, quen lle volvese a recordar algo que xa se lle veu dicindo por activa e por pasiva, “hai que dicir sempre a verdade. Si alguén cre que se pode saír dun país sen consecuencias para a súa pertenza á Unión Europea e ao euro, equivócase”.

Chegou o momento de pechar tanta cerimonia da confusión e de deixar moi claro a cantos soñan coa independencia dunha parte do territorio español, que é algo que non pode decidir só unha parte, porque nos afecta ao conxunto, e non só de España senón da Unión Europea.

Xa non coan máis mensaxes demagóxicas poñendo aos cataláns como vítimas de Madrid, que tras coñecer as andanzas de Pujol durante os seus anos de Presidente de Cataluña e de facerse públicas as balanzas fiscais de todas as Comunidades Autónomas, cabería substituír por outros que sen dúbida deixarían en evidencia ao autor do “España róubanos”.

O pasado día 24 de xullo a Xunta de Galicia rendía un merecido e incuestionable recoñecemento a cantos puxeron algo do seu parte para paliar os dramáticos efectos da maior traxedia colectiva dos últimos tempos en Galicia, a morte de 79 persoas no tren que nunca chegou ao seu destino fai un ano.

Nas súas sentidas e emotivas palabras, o Presidente da Xunta de Galicia dicía, en referencia directa a todos os que aquel día e nos que lle seguiron deron o mellor de si mesmos axudando ás vítimas do accidente, que “Galicia demostrou que xuntos somos máis. A irreparable desgraza serviu para demostrar que dous homes ou mulleres que cooperan, non suman senón que multiplican”.



Parafraseando a Feijoo, e aplicándoo á cuestión catalá, dous homes ou mulleres que non cooperan, non restan senón que dividen, e agora e dunha vez por todas, a aposta do Goberno non pode ser outra que a de deixar claro que só cabo sumar e cooperar entre todos os pobos de España, porque a Historia xa nos deixou innumerables exemplos das consecuencias que carrexan as divisións.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.