miércoles, 8 de octubre de 2014

Diagnostico erróneo

Cuando comenzaba la actual Legislatura en el Congreso algunos dábamos por amortizado el tiempo de liderazgo de Pérez Rubalcaba y abríamos las quinielas sobre su sucesión.

Me inquietaba comprobar que entre los posibles aspirantes, al menos entre aquellos que aparecían en las quinielas, se llamasen Chacón, Madina u otros similares, todos carecían de mucha experiencia y parecían tener como denominador común el rencor y el resentimiento hacia todos los que nos sentamos enfrente y representamos a los millones de ciudadanos que no depositan su voto en las papeletas donde figuran sus nombres, es decir hacia todo lo que no sean sus propios colores.

Fuimos varios los que empezamos a señalar a un diputado de nueva hornada que sentado bastante arriba y desconocido para la mayoría de la Cámara, como posible candidato a suceder a Rubalcaba, y también fueron muchos los que se reían de nuestra apuesta. Aquel diputado era Pedro Sánchez, hoy Secretario general del PSOE.

Los que hicimos aquel diagnóstico teníamos nuestras razones y dábamos por supuesto que cumplía una serie de requisitos que ahora, con el paso de los meses han resultado fallidos y se van desmoronando por si solos.

Aunque a priori mejor preparado que los que fueron sus rivales internos, al igual que ellos pertenece a una generación donde las cosas les resultaron más fáciles que a sus padres y también que a muchos jóvenes que hoy luchan por abrirse camino. 

Estos días se habla de las “perlas” que en este tiempo de liderazgo han salido ya por su boca. Posiblemente muchas de ellas se deban a su inexperiencia y a ese afán por practicar la peligrosa política basada exclusivamente en el populismo.

Desde decir que sobra el Ministerio de Defensa, pedir funerales de Estado para las victimas de violencia machista, decir que quiere a Cataluña como nación, referirse al programa de Tele 5 “Sálvame” como referente social, negar el apoyo de sus eurodiputados a la única persona española designada para ocupar un lugar en la Comisión Europea mientras los diputados socialistas de otros países sí están dispuestos a apoyar a Miguel Arias, volver a los famosos anuncios de derogación de los acuerdos con la Santa Sede, o, por no agotar el espacio disponible, sus palabras pidiendo “desterrar de nuestro vocabulario palabras como crisis, desigualdad, violencia de genero, independentismo…” para inmediatamente aclarar que no quería vincular independentismo a ninguna expresión de violencia.

Mi diagnostico fue erróneo, porque su empeño en seguir la estela de Zapatero, su obsesión por los eslóganes de anuncio televisivo y la imagen, le están llevando a caer en lo que algunos califican como “frikismo”. Síntomas que son reflejo de la inexperiencia y de querer correr un maratón como si se tratase de los 800 metros, síntomas que pueden acabar con sus expectativas, no con las de convertirse en un producto de marketing, pero sí con las de aspirar a ser un hombre de Estado.

Diagnostico erróneo

Cando comezaba a actual Legislatura no Congreso algúns dabamos por amortizado o tempo de liderado de Pérez Rubalcaba e abriamos as quinielas sobre a súa sucesión.

Inquietábame comprobar que entre os posibles aspirantes, polo menos entre aqueles que aparecían nas quinielas, chamásense Chacón, Madina ou outros similares, todos carecían de moita experiencia e parecían ter como denominador común o rancor e o resentimento cara a todos os que nos sentamos en fronte e representamos aos millóns de cidadáns que non depositan o seu voto nas papeletas onde figuran os seus nomes, é dicir cara a todo o que non sexan as súas propias cores.

Fomos varios os que empezamos a sinalar a un deputado de nova fornada que sentado bastante arriba e descoñecido para a maioría da Cámara, como posible candidato a suceder a Rubalcaba, e tamén foron moitos os que se rían da nosa aposta. Aquel deputado era Pedro Sánchez, hoxe Secretario xeral do PSOE.

Os que fixemos aquel diagnóstico tiñamos as nosas razóns e dabamos por suposto que cumpría unha serie de requisitos que agora, co paso dos meses resultaron errados e vanse desmoronando por si sos.

Aínda que a priori mellor preparado que os que foron os seus rivais internos, do mesmo xeito que eles pertence a unha xeración onde as cousas resultáronlles máis fáciles que aos seus pais e tamén que a moitos mozos que hoxe loitan por abrirse camiño. 

Estes días fálase das “perlas” que neste tempo de liderado saíron xa pola súa boca. Posiblemente moitas delas débanse ao seu inexperiencia e a ese afán por practicar a perigosa política baseada exclusivamente no populismo.

Desde dicir que sobra o Ministerio de Defensa, pedir funerais de Estado para as vítimas de violencia machista, dicir que quere a Cataluña como nación, referirse ao programa de Tele 5 “Sálvame” como referente social, negar o apoio dos seus eurodeputados á única persoa española designada para ocupar un lugar na Comisión Europea mentres os deputados socialistas doutros países si están dispostos a apoiar a Miguel Arias, volver aos famosos anuncios de derrogación dos acordos coa Santa Sé, ou, por non esgotar o espazo dispoñible, as súas palabras pedindo “desterrar do noso vocabulario palabras como crises, desigualdade, violencia de xero, independentismo...” para inmediatamente aclarar que non quería vincular independentismo a ningunha expresión de violencia.

O meu diagnostico foi erróneo, porque o seu empeño en seguir o ronsel de Zapatero, a súa obsesión polos eslóganes de anuncio televisivo e a imaxe, estanlle levando a caer no que algúns cualifican como “frikismo”. Síntomas que son reflexo da inexperiencia e de querer correr un maratón coma se tratásese dos 800 metros, síntomas que poden acabar coas súas expectativas, non coas de converterse nun produto de marketing, pero si coas de aspirar a ser un home de Estado.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.