domingo, 15 de junio de 2008

China

La organización de un Año de España en China se planteó como decisivo para mejorar nuestra imagen como país, así como la de las empresas españolas en esa lejana pero al tiempo más importante potencia del mundo.

En la lectura del artículo se plantean preguntas como: ¿se han alcanzado los objetivos previstos?, ¿ha cosechado España resultados tangibles?, ¿ha servido este Año para impulsar el negocio de nuestras empresas en China? Es evidente que las respuestas son discrepantes en función de quien las contesta, el gobierno español o las empresas afectadas.

La mayoría de las empresas consultadas estimaron que el impacto en sus negocios por la organización de este evento fue nulo.

Mientras, si el que opina es el gobierno, lo hace afirmando que China se ha interesado más por España y ha tenido ocasión de conocer nuestras cualidades y fortalezas.

Una de las críticas más destacadas por los defraudados con este Año, fue la de no haber sido apoyado con un presupuesto específico, ya que se dotó de fondos provenientes de desvíos de recursos de otros organismos e instituciones y con la ayuda de algunas empresas.

Pero de las afirmaciones recogidas en el análisis realizado por el artículo en cuestión, la que me ha llamado más la atención es la de un empresario que dice que el beneficio para las empresas españolas ha sido bastante intangible, al tiempo que afirma que ha habido un claro divorcio entre la Administración y las empresas.

Cuando la opinión la emite el responsable y referente en publicidad y medios en el Internet chino, este cree que el Programa ha ayudado a la imagen de España, pero si se le pregunta si ha valido la pena la inversión, responde que no. Para otro experto en marketing, crítico con este evento, este formato no tiene sentido, y lo dice así de claro: “si tienes algo que vender al precio adecuado, los chinos lo comprarán, no es necesaria una exposición de pintura”.

Esta última afirmación me permite enlazar con la idea del Ayuntamiento de Lugo de organizar un viaje a China para promocionar nuestra muralla. Desde el momento en que contamos con la información necesaria y observamos que el contenido de este viaje es prácticamente empresarial, lo impulsan diez empresarios lucenses, hemos dejado claro que con una reducida presencia política están cubiertas las demandas empresariales de contar con apoyos institucionales y reducimos las facturas de gastos públicos.

¡Feliz viaje a todos los expedicionarios y que Lugo se venda bien!

China

Para que serviu o ano de España en China? Este é o titular dun artigo publicado recentemente nun diario económico no que se contrastan os bos resultados, segundo a versión gobernamental, fronte á crítica pola falta de orzamento, a descoordinación e o nulo impacto desta promoción, en versión dos empresarios participantes.

A organización dun Ano de España en China expúxose como decisivo para mellorar a nosa imaxe como país, así como a das empresas españolas nesa afastada pero ao tempo máis importante potencia do mundo.

Na lectura do artigo exponse preguntas como: alcanzáronse os obxectivos previstos?, cultivou España resultados tanxibles?, serviu este ano para impulsar o negocio das nosas empresas en China? É evidente que as respostas son discrepantes en función de quen as contesta, o goberno español ou as empresas afectadas.

A maioría das empresas consultadas estimaron que o impacto nos seus negocios pola organización deste evento foi nulo. Mentres, se o que opina é o goberno, faio afirmando que China se interesou máis por España e tivo ocasión de coñecer as nosas calidades e fortalezas.

Unha das críticas máis destacadas polos defraudados con este ano, foi a de non ser apoiado cun orzamento específico, xa que se dotou de fondos obtidos de desvíos de recursos doutros organismos e institucións e coa axuda dalgunhas empresas.

Pero das afirmacións recollidas na análise realizada polo artigo en cuestión, a que me chamou máis a atención é a dun empresario que di que o beneficio para as empresas españolas foi bastante intangible, á vez que afirma que houbo un claro divorcio entre a Administración e as empresas.

Cando a opinión a emite o responsable e referente en publicidade e medios no Internet chinés, este cre que o Programa axudou á imaxe de España, pero se se lle pregunta se valeu a pena o investimento, responde que non. Para outro experto en mercadotecnia, crítico con este evento, este formato non ten sentido, e dio así de claro: “se tes algo que vender ao prezo adecuado, os chineses comprarano, non é necesaria unha exposición de pintura”.

Esta última afirmación permíteme enlazar coa idea do Concello de Lugo de organizar unha viaxe a China para promocionar a nosa muralla. Desde o momento en que contamos coa información necesaria e observamos que o contido desta viaxe é practicamente empresarial, e que está impulsado por dez empresarios lucenses, deixamos claro que cunha reducida presenza política están cubertas as demandas empresariais de contar con apoios institucionais e reducimos as facturas de gastos públicos.

Feliz viaxe a todos os expedicionarios e que Lugo se venda ben!

1 comentarios:

Anónimo dijo...

El viaje a China sí ha sido muy útil para que el señor Orozco luzca su figura por tierras chinas a costa de los lucenses. Es una verguenza que se gaste el dinero de todos en esas chorradas y mientras tanto la gente se envenene en las fuentes de Lugo.

Se ha producido un error en este gadget.