miércoles, 21 de abril de 2010

Historias de polvo y humo

Quien en estos últimos días no haya leído, escuchado o visto alguna noticia relacionada con el caos generado por la erupción del volcán islandés, no está en este mundo. Para los que todavía estamos aquí el tema, además de molesto, resulta sugerente para la meditación.
Lo primero que uno piensa es en el duelo entre la tecnología y la naturaleza, un desafío del que, en esta ocasión, sale victoriosa la naturaleza.
Quién podía imaginar que a los modernos sistemas de navegación, radares, motores de propulsión capaces de impulsar enormes aeronaves por encima de los 1.000 Km/h, los podría vencer un estático volcán durmiente que despierta cada equis años. Quién imaginaría que su poder se podría extender a continentes enteros y afectar la vida diaria de millones de personas que vivimos a miles de kilómetros de su antes tranquila isla.
Pero además de los daños económicos, el humo y el polvo de cenizas parecen haber nublado algunas mentes. Así en Lugo hace pocos días se mezclaba inoportunamente lo benéfico con lo honorífico. Cuesta entender por qué una Cena-Gala benéfica tenía que coincidir con la entrega de distinciones a personajes de relevancia política. O con el anzuelo de la beneficencia altruista se pescaban palmeros para la ovación al ministro, o con el gancho del ministro se conseguía incrementar la recaudación para los fines benéficos.
El humo ya lleva algún tiempo formando parte de nuestra vida diaria. Es el humo de la política en minúsculas, de la que vienen practicando dirigentes socialistas que a base de anuncios y de propaganda venden a diario una gestión inexistente. Es un humo que sale muy caro, que conlleva enormes inversiones publicitarias pagadas con los impuestos de todos los que tenemos la suerte de cobrar una nómina o declarar beneficios. Humo que huele a infraestructuras que después de anunciadas, con día y hora para su entrada en servicio, ven como por medio de nuevos anuncios cada año retrasan un poco más su inauguración.
La historia de este volcán quedará para siempre ligada a la historia de una mala gestión por parte de los gobiernos que con responsabilidad en el transporte, tardaron días en reaccionar. ¿Era tan difícil sustituir los vuelos cancelados por el incremento de trenes y autobuses, cuando no de barcos, a las pocas horas de decidir el cierre del espacio aéreo? Nuestro ministro Blanco dijo que no se había tardado en reaccionar. Lo dijo este lunes, después de 5 días de cierre a la navegación aérea.
Qué diferencia con la diligencia practicada cuando, desde la oposición, se exigían a un gobierno del PP medidas urgentes para evitar la contaminación del Prestige. Que baremos tan dispares se emplean según convenga. Todo es relativo.
Lo único que no es relativo en estas historias de polvo, humo y cenizas, es que estas últimas nos recuerdan en lo que algún día nos convertiremos, con independencia de las distinciones recibidas.

_______________________________________________________

Historias de po e fume

Quen nestes últimos días non lea, escoitado ou visto algunha noticia relacionada co caos xerado pola erupción do volcán islandés, non está neste mundo. Para os que aínda estamos aquí o tema, ademais de molesto, resulta suxestivo para a meditación.
O primeiro que un pensa é no duelo entre a tecnoloxía e a natureza, un desafío do que, nesta ocasión, sae vitoriosa a natureza.
Quen podía imaxinar que aos modernos sistemas de navegación, radares, motores de propulsión capaces de impulsar enormes aeronaves por encima dos 1.000 Km/h, poderíaos vencer un estático volcán dormente que esperta cada xe anos. Quen imaxinaría que o seu poder poderíase estender a continentes enteiros e afectar a vida diaria de millóns de persoas que vivimos a miles de quilómetros do seu antes tranquila illa.
Pero ademais dos danos económicos, o fume e o po de cinzas parecen haber nubrado algunhas mentes. Así en Lugo fai poucos días mesturábase inoportunamente o benéfico co honorífico. Custa entender por que unha Cea-Gala benéfica tiña que coincidir coa entrega de distincións a personaxes de relevancia política. Ou co anzol da beneficencia altruísta pescábanse palmeiros para a ovación ao ministro, ou co gancho do ministro conseguíase incrementar a recadación para os fins benéficos.
O fume xa leva algún tempo formando parte da nosa vida diaria. É o fume da política en minúsculas, da que veñen practicando dirixentes socialistas que a base de anuncios e de propaganda venden a diario unha xestión inexistente. É un fume que sae moi caro, que leva enormes investimentos publicitarios pagadas cos impostos de todos os que temos a sorte de cobrar unha nómina ou declarar beneficios. Fume que cheira a infraestruturas que logo de anunciadas, con día e hora para a súa entrada en servizo, ven como por medio de novos anuncios cada ano atrasan un pouco máis a súa inauguración.
A historia deste volcán quedará para sempre ligada á historia dunha mala xestión por parte dos gobernos que con responsabilidade no transporte, tardaron días en reaccionar. Era tan difícil substituír os voos cancelados polo incremento de trens e autobuses, cando non de barcos, ás poucas horas de decidir o peche do espazo aéreo? O noso ministro Branco dixo que non se tardou en reaccionar. Díxoo este luns, logo de 5 días de peche á navegación aérea.
Que diferenza coa dilixencia practicada cando, desde a oposición, esixíanse a un goberno do PP medidas urxentes para evitar a contaminación do Prestige. Que baremos tan dispares empréganse segundo conveña. Todo é relativo.
O único que non é relativo nestas historias de po, fume e cinzas, é que estas últimas recórdannos no que algún día converterémonos, con independencia das distincións recibidas.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.