jueves, 23 de agosto de 2012

Olímpicos

Detrás de las imágenes que todos hemos visto estos días durante la celebración de los Juegos Olímpicos hay muchas historias que se esconden tras algunas de las medallas y que no se han retransmitido en estas semanas. Pero todos podemos, con nuestra imaginación, intentar aproximarnos un poco a lo que han vivido muchos jóvenes deportistas en los años previos a su selección para participar en una Olimpiada.

Representan el esfuerzo, el sacrificio personal, las renuncias a lo que sus compañeros disfrutan mientras ellos entrenan y entrenan. Tienen en su haber el espíritu del sacrificio, del trabajo en equipo y el compañerismo. Palabras que suenan rancias en una sociedad consumista y en ocasiones insolidaria.

Muchos de ellos, por su juventud y entrega al entrenamiento de años, no plasman en sus curriculum sus estudios terminados, pero no por ello estarán en inferioridad de condiciones frente a aquellos que presuman de títulos y masters. Cualquier empresa que se precie sabrá valorar adecuadamente lo que hay detrás de estos jóvenes que con medallas o sin ellas han regresado a casa demostrando su capacidad de esfuerzo y su entrega incondicional en cada una de las disciplinas deportivas.

He tenido la fortuna de conocer personalmente a una de las jóvenes laureadas con el oro olímpico. Cuando conocí a Sofía Toro, se preparaba ya para conseguir ser seleccionada para formar parte de la representación española en el equipo de vela. Una joven sencilla e ilusionada con lo suyo. Que renunció a muchas cosas de su vida personal por estar entre las elegidas. Pasó mucho tiempo fuera de casa, de los suyos, incluso fuera de su país, en concentraciones interminables. Una detrás de la otra. Siempre lejos.

Consiguió junto a sus compañeras el oro en una disciplina poco conocida para los aficionados a la vela. Los medios de comunicación hablaban poco o nada de ellas hasta prácticamente unas horas antes de lograr su hazaña.

Tuve la suerte de compartir un rato con Sofía de vuelta a Galicia, de ver su medalla, pero sobre todo de compartir sus relatos de aquellas históricas regatas en aguas inglesas, y de ver cómo a pesar del cansancio, sus ojos brillaban de alegría , ilusión y del sueño del que nadie querría despertar.

Para ella y muchos como ella, la crisis económica debería quedar al margen. Ahora tendrían que tener todo el apoyo de su país, aunque sólo fuese para devolverles parte de lo que nos dieron. No llega con los recibimientos y laudatios de estos días. La entrega de estos jóvenes debe recibir una recompensa, las oportunidades para poder desarrollar su proyecto de vida, su futuro en su país, sin verse obligados, como tantos otros, a buscarlas fuera. Que la generación perdida para España, por la tremenda irresponsabilidad de los que nos anunciaban brotes verdes cuando solo había cenizas, no incluya a quienes nos han llevado, una vez más, a saborear la gloria olímpica.


Olímpicos

Detrás das imaxes que todos vimos estes días durante a celebración dos Xogos Olímpicos hai moitas historias que se esconden tras algunhas das medallas e que non se retransmitiron nestas semanas. Pero todos podemos, coa nosa imaxinación, intentar aproximarnos un pouco ao que viviron moitos mozos deportistas nos anos previos á súa selección para participar nunha Olimpíada.

Representan o esforzo, o sacrificio persoal, as renuncias ao que os seus compañeiros gozan mentres eles adestran e adestran. Teñen no seu haber o espírito do sacrificio, do traballo en equipo e o compañeirismo. Palabras que soan rancias nunha sociedade consumista e en ocasións insolidaria.

Moitos deles, pola súa mocidade e entrega ao adestramento de anos, non plasman nos seus curriculum os seus estudos terminados, pero non por iso estarán en inferioridade de condicións fronte a aqueles que presuman de títulos e masters. Calquera empresa que se prece saberá valorar adecuadamente o que hai detrás destes mozos que con medallas ou sen elas regresaron a casa demostrando a súa capacidade de esforzo e a súa entrega incondicional en cada unha das disciplinas deportivas.

tiven a fortuna de coñecer persoalmente a unha das mozas laureadas co ouro olímpico. Cando coñecín a Sofía Touro, preparábase xa para conseguir ser seleccionada para formar parte da representación española no equipo de vela. Unha moza sinxela e ilusionada co seu. Que renunciou a moitas cousas da súa vida persoal por estar entre as elixidas. Pasou moito tempo fóra de casa, dos seus, ata fose do seu país, en concentracións interminables. Unha detrás da outra. Sempre lonxe.

Conseguiu xunto ás súas compañeiras o ouro nunha disciplina pouco coñecida para os afeccionados á vela. Os medios de comunicación falaban pouco ou nada delas ata practicamente unhas horas antes de lograr a súa fazaña.

Tiven a sorte de compartir un intre con Sofía de volta a Galicia, de ver a súa medalla, pero sobre todo de compartir os seus relatos daquelas históricas regatas en augas inglesas, e de ver como a pesar do cansazo, os seus ollos brillaban de alegría , ilusión e do soño do que ninguén querería espertar.

Para ela e moitos como ela, a crise económica debería quedar á marxe. Agora terían que ter todo o apoio do seu país, aínda que só fose para devolverlles parte do que nos deron. Non chega cos recibimentos e laudatios destes días. A entrega destes mozos debe recibir unha recompensa, as oportunidades para poder desenvolver o seu proxecto de vida, o seu futuro no seu país, sen verse obrigados, como tantos outros, a buscalas fose. Que a xeración perdida para España, á peito irresponsabilidade dos que nos anunciaban brotes verdes cando só había cinzas, non inclúa a quen nos levaron, unha vez máis, a saborear a gloria olímpica.


2 comentarios:

Mateo dijo...

Indudablemente que el trabajo y esfuerzo de estos/as deportistas es merecedor del mayor de los reconocimientos.

Una vez mas me sentí orgulloso de mi país gracias al espíritu y carisma de los/as olímpicos.

Si en este país todos/as tuviésemos ese espíritu de trabajo, esfuerzo común... Otro gallo cantaría.

Anónimo dijo...

Deberíamos tomar todos boa nota.

Se ha producido un error en este gadget.