miércoles, 27 de agosto de 2014

Etiquetas

Vivimos en un mundo donde toda la información se recoge en etiquetas y códigos de barras que leídos con la tecnología adecuada proporcionan toda la información sobre determinado producto.

Con la política parece ocurrir algo semejante pero de peores consecuencias, ya que no se trata de etiquetarte como “progre” o “facha” sino de reaccionar con virulencia o silencios según los casos y las circunstancias. 

Cuando gobierna el PP, una foto en las Azores del presidente del gobierno de España con el de EEUU es la consecuencia del problema de Irak, como mantienen los dirigentes socialistas.

Cuando gobierna el PSOE y envía a las tropas españolas a la guerra de Afganistán no se produjeron reacciones ni manifestaciones contra el gobierno del “talante” porque según justificaron “no hemos enviado a nuestras tropas a una guerra, sino a un conflicto bélico”.

Si es el alcalde de Valladolid (PP) el que opina de manera inadecuada, se moviliza hasta el más vago, pero si los exabruptos machistas sobre Cospedal, la aspiradora y las chachas salen de la boca del alcalde de Toledo (PSOE), sólo se produce silencio en aquellos que condenaron al anterior. 

Acudir a un plató televisivo a una tertulia sobre temas de actualidad social siempre resulta más cómodo desde la posición de la demagogia ideológica del falso progresismo que desde la defensa de la acción de gobierno. Siempre ha resultado más sencillo levantar aplausos con un “no a los desahucios” que explicar las medidas para proteger a los que los sufren.

Hace unos días un grupo de impresentables simularon el fusilamiento de un concejal del PP en un pueblo de Barcelona sin que se escuchara ninguna condena desde las filas de los nacionalistas catalanes. Me pregunto qué hubiese ocurrido de producirse esta situación al revés. Las reacciones y peticiones de dimisiones todavía estarían resonando en nuestros oídos.

Pero siendo estas situaciones sobradamente conocidas y habituales, y asumiendo que siempre ha sido más cómodo, socialmente hablando, llevar carnet de izquierdas, cuanto más radical mejor, que militar en un partido político de centro, lo que mas me preocupa son las distintas maneras de reaccionar en casos graves y de plena actualidad mundial.

Ante el crecimiento violento del Islamismo terrorista no se escuchan voces críticas ni grandes manifestaciones, reacción bien diferente a la producida cuando las victimas son palestinos a manos de israelitas.

Mientras en nuestro país otorgamos toda suerte de ayudas y facilidades para levantar mezquitas, en los países controlados por el Islam el número de cristianos asesinados cada día parece no escandalizar a nadie. Con las “Alianzas de Civilizaciones” y el buenismo europeo en general, nos liamos a discutir sobre las cuchillas en las vallas de Melilla mientras el empuje del yihadismo bien organizado, con células de asesinos y terroristas, crece vertiginosamente en el seno de nuestra sociedad europea.

Sólo le pido a este nuevo curso político que se vislumbra tras el verano menos etiquetas y más responsabilidad colectiva.


Etiquetas

Vivimos nun mundo onde toda a información recóllese en etiquetas e códigos de barras que lidos coa tecnoloxía adecuada proporcionan toda a información sobre determinado produto.

Coa política parece ocorrer algo semellante pero de peores consecuencias, xa que non se trata de etiquetarte como “progre” ou “facha” senón de reaccionar con virulencia ou silencios segundo os casos e as circunstancias. 

Cando goberna o PP, unha foto nas Azores do presidente do goberno de España co de EEUU é a consecuencia do problema de Iraq, como manteñen os dirixentes socialistas.

Cando goberna o PSOE e envía ás tropas españolas á guerra de Afganistán non se produciron reaccións nin manifestacións contra o goberno do ?talante? porque segundo xustificaron ?non enviamos ás nosas tropas a unha guerra, senón a un conflito bélico?.

Si é o alcalde de Valladolid (PP) o que opina de xeito inadecuada, mobilízase ata o máis vago, pero si os exabruptos machistas sobre Cospedal, a aspiradora e as chachas saen da boca do alcalde de Toledo (PSOE), só se produce silencio naqueles que condenaron ao anterior. 

Acudir a un plató televisivo a un faladoiro sobre temas de actualidade social sempre resulta máis cómodo desde a posición da demagoxia ideolóxica do falso progresismo que desde a defensa da acción de goberno. Sempre resultou máis sinxelo levantar aplausos cun “non aos desafiuzamentos” que explicar as medidas para protexer aos que os sofren.

Fai uns días un grupo de impresentables simularon o fusilamento dun concelleiro do PP nun pobo de Barcelona sen que se escoitase ningunha condena desde as filas dos nacionalistas cataláns. Pregúntome que ocorrese de producirse esta situación ao revés. As reaccións e peticións de dimisións aínda estarían resoando nos nosos oídos.

Pero sendo estas situacións sobradamente coñecidas e habituais, e asumindo que sempre foi máis cómodo, socialmente falando, levar carné de esquerdas, canto máis radical mellor, que militar nun partido político de centro, o que mais preocúpame son os distintos xeitos de reaccionar en casos graves e de plena actualidade mundial.

Ante o crecemento violento do Islamismo terrorista non se escoitan voces críticas nin grandes manifestacións, reacción ben diferente á producida cando as vítimas son palestinos a mans de israelitas.

Mentres no noso país outorgamos toda sorte de axudas e facilidades para levantar mesquitas, nos países controlados polo Islam o número de cristiáns asasinados cada día parece non escandalizar a ninguén. Coas “Alianzas de Civilizacións” e o buenismo europeo en xeral, liámonos a discutir sobre as cuchillas en válalas de Melilla mentres o empuxe do yihadismo ben organizado, con células de asasinos e terroristas, crece vertixinosamente no seo da nosa sociedade europea.

Só lle pido a este novo curso político que se albisca tralo verán menos etiquetas e máis responsabilidade colectiva.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.