miércoles, 31 de diciembre de 2014

2015, una apuesta por la confianza.

Termina hoy un año que sin duda cada uno recordará por los acontecimientos y vivencias personales que más le hayan impactado o afectado directamente. En 365 días han sido muchas las imágenes que han quedado para siempre en nuestras retinas. 

En España hemos vivido con absoluta normalidad acontecimientos históricos como la proclamación de un nuevo Rey, o la despedida a nuestro primer presidente de gobierno tras la transición. Las cifras relacionadas con la economía y el empleo, y la palabra crisis, también nos han perseguido a diario.

El esfuerzo realizado por el conjunto de la sociedad, especialmente de las clases medias y de los autónomos, empezó a dar sus frutos y a dar sus recompensas. De las tinieblas de la incertidumbre y el fantasma de la inminente intervención de nuestro país, no tan lejanas aunque parece que olvidadas por algunos, hemos pasado a ser referentes y modelo de recuperación y de crecimiento económico, reconocido por propios y extraños.

Todavía queda mucho camino para despejar los miedos y salir definitivamente de un escenario al que llegamos por culpa de la irresponsabilidad de aquellos que vistieron la misma camiseta que ahora lucen los agoreros del futuro. Algunos de ellos mientras el presidente del gobierno hacía balance del año y exponía argumentos para el optimismo, sin dejarlo terminar, ya estaban vaticinándonos lo peor para el futuro si seguía este gobierno. Son los agoreros que cualquier sociedad debe rechazar para seguir mejorando.

El año que mañana comienza, el 2015, seguirá siendo difícil aunque mucho menos que el que termina. Todas las previsiones y cifras contrastadas apuntan hacia una recuperación de nuestra economía en toda regla. Ya lo están haciendo las cifras de consumo en los hogares, de exportaciones e importaciones, de incremento del turismo, de reducción del déficit, de reducción del desempleo y de la creación a buen ritmo de nuevos puestos de trabajo. Será un año donde el dinero empezará a llegar en forma de crédito a los emprendedores y a los consumidores, contribuyendo a recuperar el motor de nuestra economía. Para ello habrán servido los saneamientos y las reestructuraciones de nuestra banca y de las administraciones públicas.

Un ilustre columnista de un diario nacional comparaba recientemente a Rajoy con un coche y concluía que si Rajoy fuese un vehículo no tendría ni pintura metalizada ni llantas de aleación ni otros elementos que entran fácilmente por los ojos, pero que si tuviera que comprarlo lo haría sin dudar por la sencilla razón de su fiabilidad y porque sabría que ese coche nunca le dejaría tirado en el camino.

Muchos españoles lo que quieren es confiar en su futuro y hacerlo confiando en las personas que, lejos de vender solamente imagen, están acreditando su tarea con rigor y solvencia en nuestra vida diaria. Porque para ganar el futuro hay que confiar en nosotros mismos, y seguramente 2015 se presenta como una apuesta por la confianza. ¡Feliz año a todos!

2015, unha aposta pola confianza.

Remata hoxe un ano que sen dúbida cada un recordará polos acontecementos e vivencias persoais que máis lle impactasen ou afectado directamente. En 365 días foron moitas as imaxes que quedaron para sempre nas nosas retinas.

En España vivimos con absoluta normalidade acontecementos históricos como a proclamación dun novo Rei, ou a despedida ao noso primeiro presidente de goberno tras a transición. As cifras relacionadas coa economía e o emprego, e a palabra crise, tamén nos perseguiron a diario.

O esforzo realizado polo conxunto da sociedade, especialmente das clases medias e dos autónomos, empezou a dar os seus froitos e a dar as súas recompensas. Das tebras da incerteza e o fantasma da inminente intervención do noso país, non tan afastadas aínda que parece que esquecidas por algúns, pasamos a ser referentes e modelo de recuperación e de crecemento económico, recoñecido por propios e estraños.

Aínda queda moito camiño para despexar os medos e saír definitivamente dun escenario ao que chegamos por culpa da irresponsabilidade daqueles que vestiron a mesma camiseta que agora locen os agoreiros do futuro. Algúns deles mentres o presidente do goberno facía balance do ano e expoñía argumentos para o optimismo, sen deixalo rematar, xa estaban a vaticinarnos o peor para o futuro se seguía este goberno. Son os agoreiros que calquera sociedade debe rexeitar para seguir mellorando.

O ano que mañá comeza, o 2015, seguirá sendo difícil aínda que moito menos que o que remata. Todas as previsións e cifras contrastadas apuntan cara a unha recuperación da nosa economía en toda regra. Xa o están a facer as cifras de consumo nos fogares, de exportacións e importacións, de incremento do turismo, de redución do déficit, de redución do desemprego e da creación a bo ritmo de novos postos de traballo. Será un ano onde o diñeiro empezará a chegar en forma de crédito aos emprendedores e aos consumidores, contribuíndo a recuperar o motor da nosa economía. Para iso terán servido os saneamentos e as reestruturacións da nosa banca e das administracións públicas.

Un ilustre columnista dun diario nacional comparaba recentemente a Rajoy cun coche e concluía que se Rajoy fose un vehículo non tería nin pintura metalizar nin lamias de aliaxe nin outros elementos que entran doadamente polos ollos, pero que se tivese que compralo o faría sen dubidar pola sinxela razón da súa fiabilidade e porque sabería que ese coche nunca o deixaría tirado no camiño.

Moitos españois o que queren é confiar no seu futuro e facelo confiando nas persoas que, lonxe de vender soamente imaxe, están a acreditar a súa tarefa con rigor e solvencia na nosa vida diaria. Porque para gañar o futuro hai que confiar en nós mesmos, e seguramente 2015 se presenta como unha aposta pola confianza. Feliz ano a todos!

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.