lunes, 9 de marzo de 2015

Paco Cacharro

Cuando este domingo en mi móvil apareció un mensaje con la noticia del fallecimiento de Francisco Cacharro Pardo decidí dedicar este breve espacio a los sentimientos que tal noticia me ha producido, consciente de que no me resultará fácil.

Lo conocí al concederme una entrevista en la que me ofrecí a colaborar con la Diputación de Lugo, que ya entonces presidía, en un programa de transformación de montes en pastizales. Me invitó a visitar con él unos montes de Fonsagrada, escuchó mis propuestas y en poco tiempo empezaba a colaborar en lo que supondría el comienzo de una intensa época en mi vida laboral. Conocí al hombre trabajador e incansable con el que pude recorrer varias veces todos los ayuntamientos de la provincia y conocer a muchos alcaldes y vecinos que fundamentalmente vivían de la agricultura, ganadería y de la pesca.

Enseguida me propuso participar en actividades políticas y cuando Fraga ganó las primeras elecciones en Galicia, a finales de 1989, me propuso para que pudiera ocupar un puesto de responsabilidad en la Consellería de Agricultura, Ganadería y Montes. Después, en 1991, compartiría con él candidatura al Ayuntamiento de Lugo de número 3 de aquella lista, para volver a compartirla en 1995 como candidato a la alcaldía y él a la Diputación, algo que los dos conseguimos. Fueron años de intensa actividad política en los que nunca podría haber participado si Paco Cacharro no me hubiese apoyado.

Como ocurre en muchos ámbitos de la vida, y en ocasiones por errores propios y ajenos, y por los intereses de quienes rodean a las personas que ocupamos puestos de cierta responsabilidad pública, nuestras relaciones no siguieron la línea de mejorar o intensificarse. Al contrario, poco a poco noté que mi forma de trabajar en el Ayuntamiento de Lugo no siempre era compartida, y a los propios obstáculos de la gestión diaria tuve que añadir los provenientes de las intrigas palaciegas que algunos alimentaban. Por entonces entendí el verdadero significado de aquella celebre frase de Pío Cabanillas, “cuerpo a tierra que vienen los nuestros”, que sigue siendo válida hoy en día y me temo que hasta que llegue la noche de los tiempos. 

Aquellas circunstancias hicieron que, a pesar de tener el viento electoral a favor, decidiéramos no optar nuevamente a la alcaldía en las elecciones de 1999. Aquello supuso el comienzo de una etapa en nuestras relaciones que nunca hice pública y tampoco haré ahora. Los comportamientos de unos y otros que los juzgue la historia.

En mí no ha existido nunca rastro de rencor y a Paco Cacharro lo quiero recordar como la persona que vioalgo en mí, y me permitió desarrollar una vocación de servicio publico que yo mismo era incapaz de imaginar que llegara hasta donde después llegó. Como todo personaje público que ostenta el poder, los seguidores y detractores forman parte de su bagaje, pero hoy lo que toca es estar con su familia, acompañarla en este difícil trance de sus vidas y trasladarle mi más sentido pésame. Nunca dejé de saludarlo, jamás, y tampoco lo haré en su despedida.


Paco Cacharro


Cando este domingo no meu móbil apareceu unha mensaxe coa noticia do falecemento de Francisco Cacharro Pardo decidín dedicar este breve espazo aos sentimentos que tal noticia me produciu, consciente de que non me resultará doada.

Coñecino ao concederme unha entrevista na que me ofrecín a colaborar coa Deputación de Lugo, que xa entón presidía, nun programa de transformación de montes en pasteiros. Invitoume a visitar con el uns montes de Fonsagrada, escoitou as miñas propostas e en pouco tempo empezaba a colaborar no que supoñería o comezo dunha intensa época na miña vida laboral. Coñecín o home traballador e incansable co que puiden percorrer varias veces todos os concellos da provincia e coñecer moitos alcaldes e veciños que fundamentalmente vivían da agricultura, gandaría e da pesca.

Deseguida me propuxo participar en actividades políticas e cando Fraga gañou as primeiras eleccións en Galicia, a finais de 1989, propúxome para que puidese ocupar un posto de responsabilidade na Consellería de Agricultura, Gandaría e Montes. Despois, en 1991, compartiría con el candidatura ao Concello de Lugo de número 3 daquela lista, para volver compartila en 1995 como candidato á alcaldía e el á Deputación, algo que os dous conseguimos. Foron anos de intensa actividade política nos que nunca podería ter participado se Paco Cacharro non me tivese apoiado.

Como acontece en moitos ámbitos da vida, e en ocasións por erros propios e alleos, e polos intereses dos que rodean as persoas que ocupamos postos de certa responsabilidade pública, as nosas relacións non seguiron a liña de mellorar ou intensificarse. Ao contrario, pouco a pouco notei que a miña forma de traballar no Concello de Lugo non sempre era compartida, e aos propios obstáculos da xestión diaria tiven que engadir os provenientes das intrigas palacianas que algúns alimentaban. Por entón entendín o verdadeiro significado daquela celebre frase de Pío Cabanillas, "corpo a terra que veñen os nosos", que segue sendo válida hoxe en día e me temo que ata que chegue a noite dos tempos.

Aquelas circunstancias fixeron que, a pesar de ter o vento electoral a favor, decidísemos non optar novamente á alcaldía en as eleccións de 1999. Aquilo supuxo o comezo dunha etapa nas nosas relacións que nunca fixen pública e tampouco farei agora. Os comportamentos duns e outros que os xulgue a historia.

En min non existiu nunca rastro de rancor e a Paco Cacharro quéroo recordar como a persoa que viu algo en min, e me permitiu desenvolver unha vocación de servizo publico que eu mesmo era incapaz de imaxinar que chegar ata onde despois chegou. Como todo personaxe publico que ostenta o poder, os seguidores e detractores forman parte da súa bagaxe, pero hoxe o que toca é estar coa súa familia, acompañala neste difícil transo das súas vidas e trasladarlle o meu máis sentido pésame. Nunca deixei de saudalo, xamais, e tampouco o farei na súa despedida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor García Díez: Me ha impresionado, emocionado y admirado leer este artículo. Es usted todo un caballero, porque lo demuestra con quien se portó regular tirando a mal con su persona. Ojalá en política cundiera el ejemplo, y en vez de tanta medalla y tanta tontería hubiera más educación cuando tenía que haberla no ahora.

Anónimo dijo...

PACO CACHARRO FUE LA PESTE PERO QUE TUBO EL PP

QUE VENGA USTED A LOARLE ES EL COLMO

Se ha producido un error en este gadget.