miércoles, 6 de mayo de 2015

Recetas para campañas electorales

Cuando estas letras vean la luz estaremos a menos de tres días de que suenen las músicas que anuncian una nueva campaña electoral. En un año donde los españoles en general, directa o indirectamente, habremos vivido hasta 4 campañas electorales, las dosis de prudencia a la hora de elegir los mensajes y las estrategias es una cuestión algo más que recomendable.

A mi juicio, lo más importante sería centrar el trabajo de los candidatos y la organización del Partido en el contacto directo con personas y colectivos. Reunirse por sectores y escuchar, escuchar más que hablar. Tomar buena nota de cuáles son las cuestiones que más preocupan e incluso agobian a muchos ciudadanos. Cada colectivo profesional, asociación o persona tiene su propia idiosincrasia, pero del conjunto de todos ellos pueden extraerse perfectamente un importante número de prioridades para resolver, o intentar hacerlo, sus problemas. Por tanto, primera receta, mucho contacto directo sin ruidos y parafernalia electoral.

La segunda receta, siempre en mi modesta opinión, pasa por dejarse de complicados programas electorales cargados de propuestas que muchas veces resultan muy difíciles de materializar, y menos en los tiempos que corren de penurias económicas en todas las arcas públicas. Hay que enterrar aquellos tiempos de un auditorio, un polígono, una piscina... en cada municipio, grande o pequeño, habitado o condenado a su desaparición. En pocas palabras, olvidar las promesas que no se tenga una clara posibilidad de poder cumplir.

Una tercera recomendación iría en la línea de practicar la humildad en lo personal y en lo político. Hoy más que nunca, nuestros vecinos esperan de sus representantes públicos que sean personas que se distingan por su trabajo, sinceridad, honradez y humildad. Hay muchas cosas que podemos hacer que no sean solo gestos para la galería. Preocuparnos y visitar a los que lo están pasando peor, erradicar todo símbolo de ostentación, incluyendo banquetes innecesarios y festejos mensuales con cargo a los presupuestos municipales.

Finalmente, y aplicando un viejo principio de la hostelería que dice que el cliente siempre tiene razón, escuchar a nuestros vecinos y la mayoría de las veces darles la razón, porque posiblemente la tengan.

A pesar de estas recetas, más propias del sentido común que de expertos en marketing electoral, el momento político presente es preocupante por los casos de corrupción que, dentro y fuera de los partidos, ofenden irremediablemente la sensibilidad de cualquier ciudadano que con dificultades llega a fin de mes o que, y todavía es más grave, busca trabajo sin éxito, dejando claro que el comportamiento repugnante de unos pocos no puede amedrentar y hacer renegar de los ideales y de los principios que defendemos la mayoría de los que nos dedicamos al servicio publico desde la política. 

Ojalá que con prudencia, humildad, honradez y trabajo recuperemos el prestigio que merecen todos los servidores públicos y la política.


Receitas para campañas electorais

Cando estas letras vexan a luz estaremos a menos de tres días de que soen as músicas que anuncian unha nova campaña electoral. Nun ano onde os españois en xeral, directa ou indirectamente, teremos vivido ata 4 campañas electorais, as doses de prudencia á hora de elixir as mensaxes e as estratexias é unha cuestión algo máis que recomendable.

Ao meu xuízo, o máis importante sería centrar o traballo dos candidatos e a organización do Partido no contacto directo con persoas e colectivos. Reunirse por sectores e escoitar, escoitar máis que falar. Tomar boa nota de cales son as cuestións que máis preocupan e mesmo sufocan a moitos cidadáns. Cada colectivo profesional, asociación ou persoa ten a súa propia idiosincrasia, pero do conxunto de todos eles poden extraerse perfectamente un importante número de prioridades para resolver, ou intentar facelo, os seus problemas. Por tanto, primeira receita, moito contacto directo sen ruídos e aparato electoral.

A segunda receita, sempre na miña modesta opinión, pasa por deixarse de complicados programas electorais cargados de propostas que moitas veces resultan moi difíciles de materializar, e menos nos tempos que corren de penurias económicas en todas as arcas públicas. Hai que enterrar aqueles tempos dun auditorio, un polígono, unha piscina... en cada municipio, grande ou pequeno, habitado ou condenado á súa desaparición. En poucas palabras, esquecer as promesas que non se teña unha clara posibilidade de poder cumprir.

Unha terceira recomendación iría na liña de practicar a humildade no persoal e no político. Hoxe máis que nunca, os nosos veciños esperan dos seus representantes públicos que sexan persoas que se distingan polo seu traballo, sinceridade, honradez e humildade. Hai moitas cousas que podemos facer que non sexan só xestos para a galería. Preocuparnos e visitar os que o están a pasar peor, erradicar todo símbolo de ostentación, incluíndo banquetes innecesarios e festexos mensuais con cargo aos presupostos municipais.

Finalmente, e aplicando un vello principio da hostalaría que di que o cliente sempre ten razón, escoitar os nosos veciños e a maioría das veces darlles a razón, porque posiblemente a teñan.

A pesar destas receitas, máis propias do sentido común que de expertos en mercadotecnia electoral, o momento político presente é preocupante polos casos de corrupción que, dentro e fóra dos partidos, ofenden irremediablemente a sensibilidade de calquera cidadán que con dificultades chega co fin de mes ou que, e aínda é máis grave, busca traballo sen éxito, deixando claro que o comportamento repugnante duns poucos non pode amedrentar e facer renegar dos ideais e dos principios que defendemos a maioría dos que nos dedicamos ao servizo publico dende a política.

Oxalá que con prudencia, humildade, honradez e traballo recuperemos o prestixio que merecen todos os servidores públicos e a política.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.