viernes, 8 de abril de 2016

Ven en tren

Este lunes 4 de abril comenzaron a prestar servicio ferroviario dos nuevos trenes en cada sentido entre las ciudades de Lugo y Ourense. Su finalidad principal es incrementar las frecuencias diarias entre nuestra ciudad y la de las Burgas, que también nos sirve como puente para ir a Madrid, con lo que se incrementan las conexiones, hasta hace dos días limitadas a una diurna y a un tren hotel nocturno.

Salí de Lugo, como estaba programado, a las 16h en un tren de media distancia de dos vagones en perfecto estado de limpieza. Solo 4 viajeros en su interior. La razón posible, falta de publicidad y el primer día en servicio. Hasta Ourense realiza paradas muy cortas, de aproximadamente un minuto en Sarria y Monforte. En esta última se incorporaron unos 5 viajeros. A las programadas se añadió una técnica en Os Peares para facilitar el cruce con otro tren en sentido contrario. Todo este primer tramo del viaje presenta el trazado de toda la vida, con las mejoras de mantenimiento correspondientes pero siguiendo el trazado que de niño recorrí cientos de veces. Paisajes rurales, viñedos, cauces fluviales, aldeas semiabandonadas. Poco de novedad.

Llegamos a Ourense a las 17:42, con unos 7 minutos de retraso sobre el horario programado.

Bajamos al andén y nos unimos a los numerosos viajeros que aguardan al Alvia que, procedente de Pontevedra y con destino a Madrid, tiene prevista su salida a las 17: 55. Muchos proceden de Santiago o de A Coruña, que acaban de llegar en otro tren y al igual que los procedentes de Lugo, realizan transbordo aquí. Al mismo tiempo que entraba mi tren en Ourense lo hacia el Alvia procedente de Madrid y con destino a Lugo. La estación rezuma vida en pasajeros y trenes. Me recuerda al Monforte de Lemos de mi infancia.

Salimos de Ourense con 5 minutos de retraso, a las 18 horas, y el tren adquiere una velocidad aparentemente mayor que la que traíamos hasta Ourense, pero el panel indicador no rebasa en ningún momento los 104Km/h. Hasta llegar a Zamora desde la ventana se aprecian muchos movimientos de camiones y obras en la nueva línea de alta velocidad entre esa capital castellana y Ourense. Mucho movimiento que sin duda es riqueza para la comarca hasta que terminen en el plazo previsto del 2018.

Desde que superamos el túnel de Lubian y descendemos hacia Zamora la velocidad en ocasiones llega a los 124Km/h.

Son las 21:09 y entramos en Zamora. Hace 5 horas que salí de Lugo. Desde esta estación la velocidad crece nuevamente y ahora alcanza los 195Km/h. Entramos en una liga diferente.

Después de abandonar Medina del Campo y superar Olmedo, accedemos a la línea de alta velocidad que permite que el tren circule a 248Km/h, que comparados a los 90 iniciales nos da una muestra clara de lo que nos queda todavía por superar.

Después de pasar por Segovia a las 22:17, entramos en la estación de Madrid-Chamartín a la hora prevista, las 22:45.

El viaje ha sido más largo que en coche, como conocía de antemano. La puntualidad y calidad del servicio no se puede criticar, al menos en este viaje. La tranquilidad y confort interior tampoco son problema, pero tengo que poner algunos inconvenientes.

El cambio de tren en Ourense obliga a esperar en un andén que, aunque cubierto, no protege de las inclemencias meteorológicas del frío o calor de cada estación. Las indicaciones sobre numeración y estacionamiento de los coches del tren en espera tampoco quedan claras. Por ello sería deseable que Renfe estudiase la posible reducción del tiempo de espera a un máximo de 7 minutos, ajustando los horarios.

Es necesario que RENFE revise las tarifas de estos trenes para ser competitivos con el autobús, al que ya prácticamente iguala, e incluso supera con algunas opciones, en tiempos de viaje.

No podemos pensar en que ya tenemos buenas conexiones, pero sí que tenemos más oportunidades, más opciones de horarios. Tenemos la opción de aprovechar la mitad de la jornada en Lugo o en Madrid y no la de partir ambas como hasta ahora ocurría.

En definitiva, hemos mejorado en frecuencias, lo que quiere decir en nuevas oportunidades. Hay que mejorar el marketing y las campañas promocionales para su conocimiento general y utilización adecuada, lo que beneficiara la cuenta de resultados de Renfe y permitirá a los usuarios ir solicitando paulatinamente nuevas frecuencias y mejores enlaces.

Lugo sigue lejos de las líneas ferroviarias modernas. Estos trenes no son la solución pero sí ayudan mientras las nuevas infraestructuras no llegan. Son un paso en la dirección de evitar el descuelgue de nuestra provincia del mapa ferroviario. ¿Podemos hacer más? Por supuesto que sí. Pero sería bueno que lo hagamos con conocimiento del problema, aparcando las manipulaciones y los planteamientos maximalistas, exigiendo con rigor y conciencia de las limitaciones a la hora de valorar las soluciones ofrecidas.

Si hoy siguiese vigente aquel anuncio que decía “Papá ven en tren”, hoy papá lo tendría algo más fácil. Yo regresaré hoy a Lugo en el tren hotel.

Madrid, 6 de abril de 2016


Ven en tren

Este luns 4 de abril comezaron a prestar servizo ferroviario dous novos trens en cada sentido entre as cidades de Lugo e Ourense. A súa finalidade principal é incrementar as frecuencias diarias entre a nosa cidade e a das Burgas, que tamén nos serve como ponte para ir a Madrid, co que se incrementan as conexións, ata hai dous días limitadas a unha diúrna e a un tren hotel nocturno.

Saín de Lugo, como estaba programado, ás 16h nun tren de media distancia de dous vagóns en perfecto estado de limpeza. Só 4 viaxeiros no seu interior. A razón posible, falta de publicidade e o primeiro día en servizo. Ata Ourense realiza paradas moi curtas, de aproximadamente un minuto en Sarria e Monforte. Nesta última incorporáronse uns 5 viaxeiros. Ás programadas engadiuse unha técnica en Vos Peares para facilitar o cruzamento con outro tren en sentido contrario. Todo este primeiro tramo da viaxe presenta o trazado de toda a vida, coas melloras de mantemento correspondentes pero seguindo o trazado que de neno percorrín centos de veces. Paisaxes rurais, viñedos, canles fluviais, aldeas semiabandonadas. Pouco de novidade.

Chegamos a Ourense ás 17:42, cuns 7 minutos de atraso sobre o horario programado.

Baixamos á plataforma e unímonos aos numerosos viaxeiros que agardan ao Alvia que, procedente de Pontevedra e con destino a Madrid, ten prevista a súa saída ás 17: 55. Moitos proceden de Santiago ou da Coruña, que acaban de chegar noutro tren e do mesmo xeito que os procedentes de Lugo, realizan transbordo aquí. Ao mesmo tempo que entraba o meu tren en Ourense o cara ao Alvia procedente de Madrid e con destino a Lugo. A estación rezuma vida en pasaxeiros e trens. Lémbrame ao Monforte de Lemos da miña infancia.

Saímos de Ourense con 5 minutos de atraso, ás 18 horas, e o tren adquire unha velocidade aparentemente maior que a que traiamos ata Ourense, pero o panel indicador non pasa en ningún momento o 104Km/h. Ata chegar a Zamora desde a xanela aprécianse moitos movementos de camións e obras na nova liña de alta velocidade entre esa capital castelá e Ourense. Moito movemento que sen dúbida é riqueza para a comarca ata que terminen no prazo previsto do 2018.

Desde que superamos o túnel de Lubian e descendemos cara a Zamora a velocidade en ocasións chega ao 124Km/h.

Son as 21:09 e entramos en Zamora. Hai 5 horas que saín de Lugo. Desde esta estación a velocidade crece novamente e agora alcanza o 195Km/h. Entramos nunha liga diferente.

Despois de abandonar Medina del Campo e superar Olmedo, accedemos á liña de alta velocidade que permite que o tren circule a 248Km/h, que comparados ás 90 iniciais dános unha mostra clara do que nos queda aínda por superar.

Despois de pasar por Segovia ás 22:17, entramos na estación de Madrid-Chamartín á hora prevista, as 22:45.

A viaxe foi máis longo que en coche, como coñecía de antemán. A puntualidade e calidade do servizo non se pode criticar, polo menos nesta viaxe. A tranquilidade e confort interior tampouco son problema, pero teño que poñer algúns inconvenientes.

O cambio de tren en Ourense obriga a esperar nunha plataforma que, aínda que cuberto, non protexe das inclemencias meteorolóxicas do frío ou calor de cada estación. As indicacións sobre numeración e estacionamento dos coches do tren en espera tampouco quedan claras. Por iso sería desexable que Renfe estudase a posible redución do tempo de espera a un máximo de 7 minutos, axustando os horarios.

É necesario que RENFE revise as tarifas destes trens para ser competitivos co autobús, ao que xa practicamente iguala, e mesmo supera con algunhas opcións, en tempos de viaxe.

Non podemos pensar en que xa temos boas conexións, pero si que temos máis oportunidades, máis opcións de horarios. Temos a opción de aproveitar a metade da xornada en Lugo ou en Madrid e non a de partir ambas as como ata agora ocorría.

En definitiva, melloramos en frecuencias, o que quere dicir en novas oportunidades. Hai que mellorar o márketing e as campañas promocionais para o seu coñecemento xeral e utilización adecuada, o que beneficiase a conta de resultados de Renfe e permitirá aos usuarios ir solicitando paulatinamente novas frecuencias e mellores ligazóns.

Lugo segue lonxe das liñas ferroviarias modernas. Estes trens non son a solución pero si axudan mentres as novas infraestruturas non chegan. Son un paso na dirección de evitar o descolgue da nosa provincia do mapa ferroviario. Podemos facer máis? Por suposto que si. Pero sería bo que o fagamos con coñecemento do problema, aparcando as manipulacións e as formulacións maximalistas, esixindo con rigor e conciencia das limitacións á hora de valorar as solucións ofrecidas.

Se hoxe seguise vixente aquel anuncio que dicía “Papá ven en tren”, hoxe papá teríao algo máis fácil. Eu regresarei hoxe a Lugo no tren hotel.

Madrid, 6 de abril de 2016

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.