miércoles, 27 de julio de 2016

Patriotas

Cada vez que se celebra nuestro día de Galicia, el 25 de julio día de Santiago apóstol, en otros tiempos también festejado como patrón de España, surge el reiterado y estéril debate entorno al patriotismo y al concepto de patria gallega.

Simplificando al máximo observo dos maneras bien diferentes de celebrar nuestra identidad como pueblo en esta fecha tan señalada. Por un lado las reivindicaciones y manifestaciones de grupos nacionalistas que en esta ocasión aparecen más divididos y fracturados y que consideran una amenaza todo aquello que difiera de los patrones o modelos por ellos establecidos.

Por el otro la mayoría de los gallegos que ejercen como tales y aman a su tierra allá donde ese encuentren, todos los días del año con nuestra peculiar forma de ser y de convivir.

Durante el acto de entrega de las medallas de Galicia este pasado domingo a sus dignos merecedores pude escuchar y ver en cada uno de ellos esos ejemplos de gallegos que cumplieron y cumplen con su deber a diario.

Todos ellos y muchos otros gallegos anónimos que tenemos en nuestro entorno trabajan cada día poniendo en valor nuestras señas de identidad. Lo hacen sin poner murallas que los separen de aquellos otros que no piensan como ellos, sino trabajando por engrandecerse mediante la colaboración con su entorno. Todos innovan sin romper ni menospreciar la tradición con la que se sienten identificados y respetuosos.

Como dijo el presidente Feijóo en su discurso de dicho acto, “Toma cuerpo un patriotismo gallego humano, próximo, nada dogmático y cosmopolita, bien diferente al que considera una amenaza todo lo que sea distinto”.

El patriotismo que a mí me gusta queda perfectamente recogido en la intervención del Presidente de la Xunta que insiste en que entre las diferentes realidades que conforman Galicia no hay abismos sino puentes, que ninguna de las partes quiere romper con la otra sino complementarse.

Si algo debemos aprender de nuestra historia, como bien señalaba Feijóo, es que los pueblos en apariencia pequeños no están condenados a renunciar a la grandeza si son capaces de tender redes de colaboración y cooperación.

En los tiempos actuales vemos cada día cómo algunos se empeñan en defender sus señas de identidad propias con muestras de exclusión de separación y ruptura con el resto de la sociedad en la que conviven. Son aquellos que se definen como nacionalistas y que señalan a quienes piensan de diferente manera o se expresan en lengua diferente a la que ellos quieren imponer.

En la situación actual las divisiones y enfrentamientos solo comportan y acarrean retroceso y vulnerabilidad ante las adversidades de un mundo globalizado.

Por ello me quedo con el modelo de patriotas que representan las personas premiadas este domingo y los muchos gallegos anónimos que cada día siguen trabajando poniendo en valor nuestras peculiaridades dentro de un modelo de convivencia ejemplar en cualquier rincón del mundo donde se encuentren.

Patriotas

Cada vez que se celebra o noso día de Galicia, o 25 de xullo día de Santiago apóstolo, noutros tempos tamén festexado como patrón de España, xorde o reiterado e estéril debate contorna ao patriotismo e ao concepto de patria galega.

Simplificando ao máximo observo dúas maneiras ben diferentes de celebrar a nosa identidade como pobo nesta data tan sinalada. Por unha banda as reivindicacións e manifestacións de grupos nacionalistas que nesta ocasión aparecen máis divididos e fracturados e que consideran unha ameaza todo aquilo que difira dos patróns ou modelos por eles establecidos.

Polo outro a maioría dos galegos que exercen como tales e aman á súa terra alá onde ese atopen, todos os días do ano coa nosa peculiar forma de ser e de convivir.

Durante o acto de entrega das medallas de Galicia este pasado domingo aos seus dignos merecedores puiden escoitar e ver en cada un deles eses exemplos de galegos que cumpriron e cumpren co seu deber a diario.

Todos eles e moitos outros galegos anónimos que temos na nosa contorna traballan cada día poñendo en valor os nosos acenos de identidade. Fano sen poñer murallas que os separen daqueloutros que non pensan como eles, senón traballando por engrandecerse mediante a colaboración coa súa contorna. Todos innovan sen romper nin menosprezar a tradición coa que senten identificados e respectuosos.

Como dixo o presidente Feijóo no seu discurso do devandito acto, “Toma corpo un patriotismo galego humano, próximo, nada dogmático e cosmopolita, ben diferente ao que considera unha ameaza todo o que sexa distinto”.

O patriotismo que a min gústame queda perfectamente recollido na intervención do Presidente da Xunta que insiste en que entre as diferentes realidades que conforman Galicia non hai abismos senón pontes, que ningunha das partes quere romper coa outra senón complementarse.

Se algo debemos aprender da nosa historia, como ben sinalaba Feijóo, é que os pobos en aparencia pequenos non están condenados a renunciar á grandeza se son capaces de tender redes de colaboración e cooperación.

Nos tempos actuais vemos cada día como algúns se empeñan en defender os seus acenos de identidade propias con mostras de exclusión de separación e ruptura co resto da sociedade na que conviven. Son aqueles que se definen como nacionalistas e que sinalan a quen pensa de diferente maneira ou se expresan en lingua diferente á que eles queren impoñer.

Na situación actual as divisións e enfrontamentos só comportan e carrexan retroceso e vulnerabilidade ante as adversidades dun mundo globalizado.

Por iso quédome co modelo de patriotas que representan as persoas premiadas este domingo e os moitos galegos anónimos que cada día seguen traballando poñendo en valor as nosas peculiaridades dentro dun modelo de convivencia exemplar en calquera recuncho do mundo onde se atopen.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.