miércoles, 11 de enero de 2017

Buenos deseos y propósitos

Son éstas, las fechas en las que nos encontramos, las más propicias y habituales a la hora de plantearnos cada año que comienza una serie de propósitos y de retos, muchos de los cuales a lo largo de los próximos meses se quedarán en solo eso, propósitos.

Para muchos el año comienza proponiéndose hacer más ejercicio y los gimnasios ven incrementadas sus matriculas y solicitudes. Otros deciden que ha llegado el momento de no retrasar por más tiempo el ponerse en serio con el aprendizaje de un idioma extranjero y las academias y los cursos on line también aumentan la demanda.

Las nuevas agendas aparecen con sus páginas en blanco dispuestas a ver como poco a poco se llenan de eventos y actividades de trabajo y de ocio. En las calles casi todos los saludos terminan con la repetida frase de “feliz año”. Finalizadas las comidas y cenas en familia o en los locales habituales, todos tratan de restablecer la normalidad en sus hábitos alimenticios con el propósito de perder cuanto antes los kilos que los turrones, el capón y otros manjares navideños, se nos han añadido.

Como quiera que ostento la responsabilidad y el privilegio de representarles a todos en la sede que encarna la soberanía nacional, el Congreso de los Diputados, quiero compartir con ustedes mis deseos y propósitos en lo público en este espacio.

A nivel nacional la prioridad debe seguir siendo trabajar para contribuir a mantener la estabilidad y el clima de confianza en las instituciones y en nuestra nación, que propicie la confianza de todos aquellos que con sus iniciativas y esfuerzo económico mantienen nuestra economía y generan puestos de trabajo.

Para Galicia, que nuestra autoestima como pueblo nunca decaiga y que sepamos apreciar y poner en valor cada día con nuestro esfuerzo lo que tenemos y lo que somos, reivindicando con argumentos y la necesaria pasión aquellas inversiones que son prioritarias e imprescindibles para seguir mejorando, como la llegada a nuestra tierra de la alta velocidad ferroviaria.

Para nuestra provincia de Lugo el impulso definitivo a todo tipo de iniciativas públicas y privadas que contribuyan a afianzar y potenciar nuestro medio rural, con especial sensibilidad hacia las vinculadas con nuestras explotaciones ganaderas, sin olvidar a las mujeres y hombres que se ganan la vida en las duras condiciones de la mar.

En nuestra ciudad de Lugo, que de una vez por todas impere la responsabilidad política para que, con la necesaria colaboración institucional, podamos sacar adelante los proyectos de ciudad que desde hace años brillan por su ausencia, paralizados en los cajones de los gobernantes municipales. Que nuestras comunicaciones ferroviarias con la meseta sean una realidad comprometida y respaldada en los Presupuestos Generales del Estado y en el conjunto de la sociedad e instituciones lucenses.

En lo personal, para todos ustedes, mucha salud, trabajo para quien lo demande y buenos, muchos buenos momentos que poder compartir con sus seres más queridos. Ojalá que estos buenos deseos y propósitos se vean cumplidos.

Bos desexos e propósitos

Son estas, as datas nas que nos atopamos, as máis propicias e habituais á hora de expornos cada ano que comeza unha serie de propósitos e de retos, moitos dos cales ao longo dos próximos meses quedarán en só iso, propósitos.

Para moitos o ano comeza propoñéndose facer máis exercicio e os ximnasios ven incrementadas os seus matriculas e solicitudes. Outros deciden que chegou o momento de non atrasar por máis tempo o poñerse en serio coa aprendizaxe dun idioma estranxeiro e as academias e os cursos en liña tamén aumentan a demanda.

As novas axendas aparecen coas súas páxinas en branco dispostas a ver como aos poucos énchense de eventos e actividades de traballo e de lecer. Nas rúas case todos os saúdos terminan coa repetida frase de “feliz ano”. Finalizadas as comidas e ceas en familia ou nos locais habituais, todos tratan de restablecer a normalidade nos seus hábitos alimenticios co propósito de perder canto antes os quilos que os turróns, o capón e outros manxares do Nadal, engadíronsenos.

Como queira que ostento a responsabilidade e o privilexio de representarlles a todos na sede que encarna a soberanía nacional, o Congreso dos Deputados, quero compartir con vostedes os meus desexos e propósitos no público neste espazo.

A nivel nacional a prioridade debe seguir sendo traballar para contribuír a manter a estabilidade e o clima de confianza nas institucións e na nosa nación, que propicie a confianza de todos aqueles que coas súas iniciativas e esforzo económico manteñen a nosa economía e xeran postos de traballo.

Para Galicia, que a nosa autoestima como poboo nunca decaia e que saibamos apreciar e poñer en valor cada día co noso esforzo o que temos e o que somos, reivindicando con argumentos e a necesaria paixón aqueles investimentos que son prioritarias e imprescindibles para seguir mellorando, como a chegada á nosa terra da alta velocidade ferroviaria.

Para a nosa provincia de Lugo o impulso definitivo a todo tipo de iniciativas públicas e privadas que contribúan a afianzar e potenciar o noso medio rural, con especial sensibilidade cara ás vinculadas coas nosas explotacións gandeiras, sen esquecer ás mulleres e homes que se gañan a vida nas duras condicións da mar.

Na nosa cidade de Lugo, que dunha vez por todas impere a responsabilidade política para que, coa necesaria colaboración institucional, podamos sacar adiante os proxectos de cidade que desde hai anos brillan pola súa ausencia, paralizados nos caixóns dos gobernantes municipais. Que as nosas comunicacións ferroviarias coa meseta sexan unha realidade comprometida e apoiada nos Orzamentos Xerais do Estado e no conxunto da sociedade e institucións lucenses.

No persoal, para todos vostedes, moita saúde, traballo para quen o demande e bos, moitos bos momentos que poder compartir cos seus seres máis queridos. Oxalá que estes bos desexos e propósitos véxanse cumpridos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.