miércoles, 8 de febrero de 2017

Tiempo de locos

Es posible que después de leer el titulo del artículo estén pensando en que dedicaré estas líneas a las declaraciones diarias de Donald Trump, o a los sucesos en Cataluña, o quizás a los enfrentamientos en Podemos o a las locuras de un padre que por hacer daño a su pareja se arroja con su pequeña por la ventana. Todos estos sucesos, salvando las distancias en cuanto a la gravedad entre ellos, podría caber bajo el titular del artículo. Sin embargo voy a intentar referirme a otra clase de tiempo, el meteorológico, y explicar por qué creo que es de locos.

¿Quién no ha oído hablar en alguna ocasión acerca del cambio climático? Esta palabra y su significado empezó a causar preocupación mundial hace relativamente pocas décadas, unos 40 años, allá por 1979 durante la primera Conferencia Mundial sobre el Clima. Desde entonces la preocupación pública por las cuestiones relacionadas con el medio ambiente ha ido en aumento, estableciéndose medidas y leyes que tratan de protegerlo con distintos rangos de aplicación y también de éxito a nivel mundial.

La variación global del clima en la Tierra no es algo etéreo o para tomar a titulo de inventario; no es algo que solo deba preocupar a las próximas generaciones; no es algo que por tanto no nos incumba a los actuales pobladores de este planeta.

Las noticias relacionadas con los fenómenos meteorológicos anómalos y adversos cada vez ocupan más tiempo en todo tipo de informativos y ya forman parte de las tertulias de amigos y familiares. Es habitual comentar lo que seco fue este verano en Galicia, qué tornados se formaron en diversas localidades donde nunca antes los vecinos del lugar vieron este fenómeno, qué trombas de agua con sus correspondientes inundaciones han afectado a lugares poco dados a sufrirlas, y un largo etcétera. Sin ir más lejos los temporales de estos días pasados en nuestra tierra y las inundaciones de hace unas semanas en el mediterráneo son ejemplos claros de cómo la acción del hombre está contribuyendo a la alteración global del clima.

Quien piense que este problema no va con él está en un grave error o es un egoísta. El cambio climático nos afecta a todos porque su impacto es global. Las tormentas, las sequías o las olas de calor son solamente ejemplos de aumento de índices de mortalidad por catástrofes o alteraciones en las condiciones de producción de alimentos. Por ello no solo es un fenómeno ambiental sino de consecuencias económicas y sociales a nivel mundial.

Al tiempo que culpamos a las grandes industrias, preguntémonos cómo reciclamos nosotros, cómo utilizamos nuestros vehículos o graduamos nuestras calefacciones y aires acondicionados. Repito, nos afecta a todos y todos debemos implicarnos.

El tiempo es de locos porque los seres humanos que habitamos la Tierra nos comportamos como locos siendo irrespetuosos y egoístas. Parecemos preocupados en ver qué bienes podemos dejarles a nuestros hijos y olvidamos que el mejor legado es un medio ambiente equilibrado y sostenible. Lo demás poco les ayudará.
 
 

Tempo de tolos

É posible que despois de ler o titulo do artigo estean a pensar en que dedicarei estas liñas ás declaracións diarias de Donald Trump, ou aos sucesos en Cataluña, ou quizais aos enfrontamentos en Podemos ou ás tolemias dun pai que por facer dano á súa parella arróxase coa súa pequena pola xanela. Todos estes sucesos, salvando as distancias en canto á gravidade entre eles, podería caber baixo o titular do artigo. Con todo vou tentar referirme a outra clase de tempo, o meteorolóxico, e explicar por que creo que é de tolos.

Quen non oíu falar nalgunha ocasión sobre o cambio climático? Esta palabra e o seu significado empezou a causar preocupación mundial hai relativamente poucas décadas, uns 40 anos, alá por 1979 durante a primeira Conferencia Mundial sobre o Clima. Desde entón a preocupación pública polas cuestións relacionadas co medio ambiente foi en aumento, establecéndose medidas e leis que tratan de protexelo con distintos rangos de aplicación e tamén de éxito a nivel mundial.

A variación global do clima na Terra non é algo etéreo ou para tomar a titulo de inventario; non é algo que só deba preocupar ás próximas xeracións; non é algo que por tanto non nos incumba aos actuais poboadores deste planeta.

As noticias relacionadas cos fenómenos meteorolóxicos anómalos e adversos cada vez ocupan máis tempo en todo tipo de informativos e xa forman parte dos faladoiros de amigos e familiares. É habitual comentar o que seco foi este verán en Galicia, que tornados formáronse en diversas localidades onde nunca antes os veciños do lugar viron este fenómeno, que trombas de auga coas súas correspondentes inundacións afectaron a lugares pouco dados a sufrilas, e un longo etcétera. Sen ir máis lonxe os temporais destes días pasados na nosa terra e as inundacións de hai unhas semanas no mediterráneo son exemplos claros de como a acción do home está a contribuír á alteración global do clima.

Quen pense que este problema non vai con el está nun grave erro ou é un egoísta. O cambio climático aféctanos a todos porque o seu impacto é global. As tormentas, as secas ou as ondas de calor son soamente exemplos de aumento de índices de mortalidade por catástrofes ou alteracións nas condicións de produción de alimentos. Por iso non só é un fenómeno ambiental senón de consecuencias económicas e sociais a nivel mundial.

Á vez que culpamos ás grandes industrias, preguntémonos como reciclamos nós, como utilizamos os nosos vehículos ou graduamos nosas calefaccións e aires acondicionados. Repito, aféctanos a todos e todos debemos implicarnos.

O tempo é de tolos porque os seres humanos que habitamos a Terra comportámonos como tolos sendo irrespetuosos e egoístas. Parecemos preocupados en ver que bens podemos deixarlles aos nosos fillos e esquecemos que o mellor legado é un medio ambiente equilibrado e sustentable. O demais pouco axudaralles.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.