domingo, 25 de octubre de 2009

En estos últimos días hemos podido leer en prácticamente todos los medios de comunicación la palabra “Presupuestos”: los del Estado, los autonómicos de Galicia y pronto los municipales. Uno puede quedarse con los titulares o descender a los números y porcentajes. Para la mayoría es un tema árido y son pocos los que se adentran en su lectura. Los que desde hace años hemos tenido responsabilidades públicas ligadas a la gestión administrativa sabemos lo que implica un presupuesto y por ello vemos en estas cuentas algo más que cifras. En este pequeño espacio sólo quiero poner de manifiesto algo que no salta a primera vista, que requiere algo de atención. Me refiero a la diferencia que existe entre los números de los Presupuestos Generales del Estado y los de la comunidad de Galicia.

Mientras los primeros están construidos sobre “previsiones irreales”, y cuando se hace a sabiendas deberíamos decir de “engaño”, los segundos se confeccionan desde una posición de partida de penuria en las arcas públicas gallegas tras el despilfarro y el desgobierno de los cuatro últimos años del bipartito. Por tanto, su elaboración entraña mayor dificultad y un mayor ejercicio de explicación a los ciudadanos.

El Gobierno de la Nación Española ya se equivocó en sus previsiones cuando propuso las cuentas para el año en que estamos. Las previsiones de gastos se quedaron cortas y la desviación va ya en un 34%, mientras las de ingresos fueron generosas y ahora la cruda realidad nos habla de un 35% menos de recaudación. Con estas premisas, cómo podemos prestar credibilidad a las cuentas que nos presentan ahora para el 2.010.

Mientras tanto, en Galicia, hace pocos días conocíamos la propuesta presupuestaria del Presidente Feijóo para Lugo y las otras provincias gallegas. Aquí el rigor y la austeridad, junto a la priorización, son las hojas de ruta de tan importante documento.

Cuando el Presidente de la Xunta vino a Lugo en su primera visita institucional ya advirtió de las dificultades económicas que había heredado su gobierno. En aquel momento dejó claros sus objetivos y prioridades: suelo industrial y puesta en funcionamiento del nuevo hospital de nuestro municipio. Ambos proyectos figuran en lugar prioritario y con partidas más que suficientes para asegurar su ejecución en los plazos comprometidos. Además la Muralla, gran olvidada por nuestro ayuntamiento lucense y por el gobierno bipartito, recibe un total de un millón de euros para diferentes actuaciones. Incluso el propio alcalde de Lugo ha reconocido la bondad de estos números.

No hay espacio para más, sólo para resaltar que desde la precariedad y con una forma de trabajar seria y responsable, sin engaños, es posible presentar unos presupuestos, y además cumplirlos.

___________________________________________________________________________

Algo máis que cifras

Nestes últimos días puidemos ler en practicamente todos os medios de comunicación a palabra “Orzamentos”: os do Estado, os autonómicos de Galicia e pronto os municipais. Un pode quedar cos titulares ou descender aos números e porcentaxes. Para a maioría é un tema árido e son poucos os que se penetran na súa lectura. Os que desde hai anos tivemos responsabilidades públicas ligadas á xestión administrativa sabemos o que implica un orzamento e por iso vemos nestas contas algo máis que cifras. Neste pequeno espazo só quero pór de manifesto algo que non salta a primeira vista, que require algo de atención. Refírome á diferenza que existe entre os números dos Orzamentos Xerais do Estado e os da comunidade de Galicia.

Mentres os primeiros están construídos sobre “previsións irreais”, e cando se fai a propósito deberiamos dicir de “engano”, os segundos confecciónanse desde unha posición de partida de penuria nas arcas públicas galegas tras o malgasto e o desgoberno dos catro últimos anos do bipartito. Xa que logo, a súa elaboración entraña maior dificultade e un maior exercicio de explicación aos cidadáns.

O Goberno da Nación Española xa se equivocou nas súas previsións cando propuxo as contas para o ano en que estamos. As previsións de gastos quedaron curtas e a desviación vai xa nun 34%, mentres as de ingresos foron xenerosas e agora a crúa realidade fálanos dun 35% menos de recadación. Con estas premisas, como podemos prestar credibilidade ás contas que nos presentan agora para o 2.010.

Mentres tanto, en Galicia, hai poucos días coñeciamos a proposta orzamentaria do Presidente Feijóo para Lugo e as outras provincias galegas. Aquí o rigor e a austeridade, xunto á priorización, son as follas de ruta de tan importante documento.

Cando o Presidente da Xunta viño a Lugo na súa primeira visita institucional xa advertiu das dificultades económicas que herdara o seu goberno. Naquel momento deixou claros os seus obxectivos e prioridades: chan industrial e posta en funcionamento do novo hospital do noso municipio. Ambos os proxectos figuran en lugar prioritario e con partidas máis que suficientes para asegurar a súa execución nos prazos comprometidos. Ademais a Muralla, gran esquecida polo noso concello lucense e polo goberno bipartito, recibe un total dun millón de euros para diferentes actuacións. Ata o propio alcalde de Lugo recoñeceu a bondade destes números.

Non hai espazo para máis, só para resaltar que desde a precariedade e cunha forma de traballar seria e responsable, sen enganos, é posible presentar uns orzamentos, e ademais cumprilos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.