domingo, 1 de noviembre de 2009

Corrupción

Estos últimos meses han sido muchas las noticias publicadas en relación con diferentes casos y denuncias de tramas corruptas relacionadas con determinados políticos de diferentes opciones e ideologías.

La imagen de concejales, alcaldes u otros responsables públicos entrando en furgones policiales o en las dependencias judiciales, cuando no en calabozos, merece alguna reflexión.

En primer lugar esto es un problema de personas y no de la clase política en general. En segundo lugar la repercusión mediática es mucho mayor por diferentes intereses, generalmente políticos, que no entraré a valorar.

Pero lo que más me preocupa es que la actitud y conducta de unos individuos, pocos o muchos, está poniendo en una situación muy grave, y en todo caso en tela de juicio, la noble tarea del servicio público. Porque eso es y debería ser la tarea de cualquier político: trabajar por mejorar las condiciones de vida de nuestra sociedad. Cuando la ambición personal y económica se plantea en cualquier ámbito de la vida profesional de las personas, no deja de ser una lucha por la promoción y la mejora de cada uno. Pero cuando esto lo sacamos del terreno privado, las conductas de cualquier responsable público, y máxime los cargos políticos de cualquier índole, deben estar sometidos el mayor rigor y total transparencia. Es aquello de la mujer del Cesar.

Tengo que reconocer que, de seguir en esta dirección y volver a ser testigos diarios de estos bochornosos espectáculos, cada día se hace más difícil dar la cara como político ante la sociedad, y máxime cuando esta sociedad lo está pasando realmente muy mal por la situación de crisis económica y laboral.

Sin duda alguna, todo el rigor y el peso de la ley a quien practica toda clase de corruptelas, pero a todos con la misma vara de medir.

_____________________________________________________________________________

Corrupción

Estes últimos meses foron moitas as noticias publicadas en relación con diferentes casos e denuncias de tramas corruptas relacionadas con determinados políticos de diferentes opcións e ideoloxías.

A imaxe de concelleiros, alcaldes ou outros responsables públicos entrando en furgóns policiais ou nas dependencias xudiciais, cando non en calabozos, merece algunha reflexión.

En primeiro lugar isto é un problema de persoas e non da clase política en xeral. En segundo lugar a repercusión mediática é moito maior por diferentes intereses, xeralmente políticos, que non entrarei a valorar.

Pero o que máis me preocupa é que a actitude e conduta duns individuos, poucos ou moitos, está a por nunha situación moi grave, e en todo caso en cuestión, a nobre tarefa do servizo público. Porque iso é e debería ser a tarefa de calquera político: traballar por mellorar as condicións de vida da nosa sociedade. Cando a ambición persoal e económica exponse en calquera ámbito da vida profesional das persoas, non deixa de ser unha loita pola promoción e a mellora de cada un. Pero cando isto o sacamos do terreo privado, as condutas de calquera responsable público, e máxime os cargos políticos de calquera índole, deben estar sometidos o maior rigor e total transparencia. É aquilo da muller do Cesar.

Teño que recoñecer que, de seguir nesta dirección e volver ser testemuñas diarias destes bochornosos espectáculos, cada día faise máis difícil dar a cara como político ante a sociedade, e máxime cando esta sociedade o está a pasar realmente moi mal pola situación de crise económica e laboral.

Sen ningunha dúbida, todo o rigor e o peso da lei a quen practica toda clase de corruptelas, pero a todos coa mesma vara de medir.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos ha alegrado mucho verte de presidente de la mesa el sábado en el Congreso, un abrazo y sigue así, esperemos tenerte mucho tiempo con nosotros

Se ha producido un error en este gadget.