lunes, 30 de noviembre de 2009

Llegó el momento

Hace más de veinte años que soy militante del Partido Popular y desde 1990 vengo participando de forma activa en la vida política. Tiempo suficiente para saber como transcurren las cosas y para conocer las dos caras de la moneda, pero sobre todo para darme cuenta de las oportunidades que me han otorgado, y cuanta confianza se ha depositado en mí.

Estos días hice pública una decisión que durante un tiempo me resulto difícil de tomar. Previamente me quiero remontar a otra decisión que tuvo lugar hace algo más de tres años cuando importantes dirigentes de mi Partido me pidieron que aceptara encabezar nuevamente las listas electorales a las municipales de 2007, ocho años después de haber dejado voluntariamente la alcaldía de Lugo. Por sentido de la responsabilidad y por haber estado siempre donde se me ha pedido, acepte aquel reto, tras haber figurado ya en otras ocasiones como candidato en diferentes lugares de las listas municipales de este ayuntamiento. Fui de número 3, de 1, de 25 y finalmente otra vez de 1.

A estas alturas y aproximándose ya el momento de tener que elegir los nuevos cabezas de lista para el 2011, los fantasmas de aquellas ocasiones rondaron por mi cabeza para tomar una decisión en tiempo y forma. Como siempre hay que colocar en un plato de la balanza los pros y en otro los contras. No cabrían en este artículo todos ellos, pero por encima de todo y casi desde el primer momento prevaleció la coherencia y la responsabilidad.

Soy plenamente consciente de que para que un proyecto político tenga éxito debe contar entre otras características con la capacidad de ilusionar, y para ello no podemos caer en la tentación de repetir con frecuencia a los mismos candidatos, uno no puede ser el mismo perejil para todas las salsas

Algún día los Partidos políticos y el aparato legislativo, deberán abordar muy en serio, y más pronto que tarde, el poner límite a la permanencia en los cargos y a modificar el sistema de listas por otro más fresco y democrático como las listas abiertas.

Pero mientras todo eso llega, lo que más ha prevalecido en mi decisión, además de lo ya dicho, fue ese sentimiento de querer que otras personas de mi organización puedan disponer de las oportunidades que yo he tenido, y ello no es posible sino sabemos ser generosos y apartarnos a tiempo, dejando paso a nuevas caras y nuevas ilusiones.

Mi vocación de servicio público a esta ciudad y provincia me mantiene todavía con muchas ganas de seguir aportando ideas, proyectos…, y aunque ya no sea en la arena municipal, y con profunda gratitud por tanta confianza y cariño recibido de miles de lucenses, solo puedo decir: hasta luego y aquí sigo.

_____________________________________________________________________

Chegou o momento

Fai máis de vinte anos que son militante do Partido Popular e desde 1990 veño participando de forma activa na vida política. Tempo suficiente para saber como transcorren as cousas e para coñecer as dúas caras da moeda, pero sobre todo para darme conta das oportunidades que me outorgaron, e canta confianza se depositou en min.

Estes días fixen pública unha decisión que durante un tempo resultoume difícil de tomar. Previamente quérome remontar a outra decisión que tivo lugar fai algo máis de tres anos cando importantes dirixentes do meu Partido pedíronme que aceptase encabezar novamente as listas electorais ás municipais de 2007, oito anos logo de deixar voluntariamente a alcaldía de Lugo. Por sentido da responsabilidade e por estar sempre onde se me pediu, aceptei aquel reto, tras figurar xa noutras ocasións como candidato en diferentes lugares das listas municipais deste concello. Fun de número 3, de 1, de 25 e finalmente outra vez de 1.

A estas alturas e aproximándose xa o momento de ter que elixir os novos cabezas de lista para o 2011, as pantasmas daquelas ocasións roldaron pola miña cabeza para tomar unha decisión en tempo e forma. Como sempre hai que colocar nun prato da balanza os proles e noutro os contras. Non caberían neste artigo todos eles, pero por encima de todo e case desde o primeiro momento prevaleceu a coherencia e a responsabilidade.

Son plenamente consciente de que para que un proxecto político teña éxito debe contar entre outras características coa capacidade de ilusionar, e para iso non podemos caer na tentación de repetir con frecuencia aos mesmos candidatos, un non pode ser o mesmo perexil para todas as salsas

Algún día os Partidos políticos e o aparello lexislativo, deberán abordar moi en serio, e máis pronto que tarde, o pór límite á permanencia nos cargos e a modificar o sistema de listas por outro máis fresco e democrático como as listas abertas.

Pero mentres todo iso chega, o que máis ten prevalecido na miña decisión, ademais do xa dito, foi ese sentimento de querer que outras persoas da miña organización poidan dispor das oportunidades que eu tiven, e iso non é posible senón sabemos ser xenerosos e apartarnos a tempo, deixando paso a novas caras e novas ilusións.

A miña vocación de servizo público a esta cidade e provincia mantenme aínda con moitas ganas de seguir achegando ideas, proxectos..., e aínda que xa non sexa na area municipal, e con profunda gratitude por tanta confianza e agarimo recibido de miles de lucenses, só podo dicir: ata logo e aquí sigo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Deja una magnífica herencia, y sobre todo un magnífico sucesor! Ánimo, yo por lo menos, seguiré trabajando intentando hacerlo algún día como lo ha hecho siempre ud.

Se ha producido un error en este gadget.