miércoles, 24 de marzo de 2010

Clase Política

Cuando hace años acepté formar parte de un partido político, y algo después ocupé mi primer cargo público de responsabilidad, no podía imaginar que, algún día, la clase política podría llegar a ser el tercer problema para los españoles en el barómetro del CIS, por delante del terrorismo o de la inmigración.
Puede que a ello hayan contribuido varios factores, como determinadas actitudes de algunos representantes públicos, los casos de corrupción, la permanencia en un mismo cargo por períodos excesivos, y determinados enfoques informativos nada imparciales.
Las fotos en portada de escaños semi-vacíos durante un Pleno, las incompletas explicaciones sobre supuestas pensiones privilegiadas, o los periodos de vacaciones han sido noticia en las últimas semanas.
Es verdad que este tipo de informaciones, en unos momentos de grave preocupación entre los ciudadanos por conservar o recuperar un empleo, por llegar a fin de mes o por no perder el derecho a una pensión en el momento de la jubilación, tienen asegurada su atención y posterior reacción.
Pero lo grave es que, y siempre a mi juicio, son informaciones deliberadamente sesgadas, que no se corresponden con la generalidad y que sólo buscan dañar a todo el colectivo.
Cuando empecé en política, recuerdo bien los sentimientos de querer poner en práctica mis ideales en favor de la sociedad. Y digo ideales, además de ideas, porque siempre he creído y sigo defendiendo la necesidad de tener ideales, valores, algo que, por desgracia en nuestros tiempos, lleva años sonando a cursi o “demodé”.
Concibo la actividad política como algo noble, casi altruista, lejana a la permanencia o a la consolidación de privilegios, pero lo cierto es que se transmite lo contrario y todavía algunos acuden a este oficio como fórmula para resolverse su vida. Además el perfil de las personas que acaban ocupando un puesto de responsabilidad o un lugar en cualquier lista electoral, generalmente está muy restringido hacia personas con posibilidad de acogerse a una excedencia por servicios especiales dentro de la administración, resultando difícil incorporar a profesionales libres e independientes porque la separación temporal de su forma de ganarse la vida, les hace casi imposible el regreso o la supervivencia del negocio que crearon con esfuerzo y sacrificio.
Puede que existan recetas o fórmulas para corregir esta situación, pero me parece urgente recuperar el prestigio de una ocupación necesaria. Defiendo el trabajo de una gran mayoría, y por ello propongo demostrar a la sociedad que los que estamos en “esto” somos personas honestas y trabajadoras, que nos implicamos todos los días en los problemas reales y en la búsqueda de soluciones.
Quiero ir por la calle como hasta ahora, tranquilo porque lo está mi conciencia, y no preocupado por pertenecer al colectivo que representa el tercer problema para mis vecinos.

_____________________________________________________

Clase Política

Cando hai anos aceptei formar parte dun partido político, e algo despois ocupei o meu primeiro cargo público de responsabilidade, non podía imaxinar que, algún día, a clase política podería chegar a ser o terceiro problema para os españois no barómetro do CIS, por diante do terrorismo ou da inmigración.
Poida que a iso contribúan varios factores, como determinadas actitudes dalgúns representantes públicos, os casos de corrupción, a permanencia nun mesmo cargo por períodos excesivos, e determinados enfoques informativos nada imparciais.
As fotos en portada de escanos semi-baleiros durante un Pleno, as incompletas explicacións sobre supostas pensións privilexiadas, ou os períodos de vacacións foron noticia nas últimas semanas.
É verdade que este tipo de informacións, nuns momentos de grave preocupación entre os cidadáns por conservar ou recuperar un emprego, por chegar a fin de mes ou por non perder o dereito a unha pensión no momento da xubilación, teñen asegurada a súa atención e posterior reacción.
Pero o grave é que, e sempre ao meu xuízo, son informacións deliberadamente sesgadas, que non se corresponden coa xeneralidade e que só buscan danar a todo o colectivo.
Cando empecei en política, recordo ben os sentimentos de querer pór en práctica os meus ideais en favor da sociedade. E digo ideais, ademais de ideas, porque sempre crin e sigo defendendo a necesidade de ter ideais, valores, algo que, por desgraza nos nosos tempos, leva anos soando a ridículo ou "demodé".
Concibo a actividade política como algo nobre, case altruísta, afastada á permanencia ou á consolidación de privilexios, pero o certo é que se transmite o contrario e aínda algúns acoden a este oficio como fórmula para resolverse a súa vida. Ademais o perfil das persoas que acaban ocupando un posto de responsabilidade ou un lugar en calquera lista electoral, xeralmente está moi restrinxido cara a persoas con posibilidade de acollerse a unha excedencia por servizos especiais dentro da administración, resultando difícil incorporar a profesionais libres e independentes porque a separación temporal da súa forma de gañarse a vida, failles case imposible o regreso ou a supervivencia do negocio que crearon con esforzo e sacrificio.
Poida que existan receitas ou fórmulas para corrixir esta situación, pero me parece urxente recuperar o prestixio dunha ocupación necesaria. Defendo o traballo dunha gran maioría, e por iso propoño demostrar á sociedade que os que estamos en "isto" somos persoas honestas e traballadoras, que nos implicamos todos os días nos problemas reais e na procura de solucións.
Quero ir pola rúa como ata agora, tranquilo porque o está a miña conciencia, e non preocupado por pertencer ao colectivo que representa o terceiro problema para os meus veciños.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.