miércoles, 24 de agosto de 2011

Permanente improvisación

Parece que la capacidad de sorprendernos de algunos dirigentes políticos no descansa ni en agosto. Un día sí y otro también aparecen propuestas poco meditadas y oportunistas. Este prologo bien pudiera aplicarse a las declaraciones que en las últimas fechas el candidato, y hasta hace poco portavoz y vicepresidente del gobierno socialista de España, P. Rubalcaba, viene proclamando. Me refiero a su propuesta de suprimir las Diputaciones Provinciales, Instituciones Forales provinciales y los Cabildos y Consells Insulares.

Impresentable es un calificativo aplicable para aquel que formula este tipo de propuestas sin otra intención que regalar los oídos de muchos ciudadanos que en momentos muy difíciles y de graves dificultades económicas pueden ver con buenos ojos todo lo que suponga acabar con entes administrativos, organismos públicos o gobiernos.

La propuesta de Rubalcaba, que no es un señor cualquiera sino, al contrario, un buen conocedor de las obligaciones que conlleva la acción de gobierno, choca frontalmente con la Constitución, concretamente con su articulo 141, que no admite la desaparición de estas Instituciones, por lo que su propuesta debería en todo caso incluir su intención de modificar la Constitución, algo que omite para que su mensaje amable y facilón no provoque recelos en algunos votantes.

Lo que debería proponer, y en todo caso sí ha planteado el Presidente del PP, Mariano Rajoy, es un gran pacto de Estado encaminado a conseguir una racionalización de las competencias que tienen asumidas las diferentes administraciones para, bajo un ejercicio amplio de austeridad, eliminar órganos innecesarios y duplicidades competenciales, aumentando la eficacia de toda la gestión pública, y reformulando el papel que tienen cada una de ellas. Esto es una propuesta seria, lo otro una ración de populismo de las que nos servirán muchas más dentro del circo que parece haber empezado.

Pero si ésta ha sido una propuesta poco meditada, no lo han sido menos las decisiones del todavía Presidente del Gobierno acordadas en el pasado Consejo de Ministros. Una nueva muestra de las improvisaciones permanentes. Así  rebajando el IVA por la compra de vivienda nos dicen que se venderán los pisos que ahora no encuentran comprador. Lo que no reconocen es que el problema no está en los euros que se ahorren los posibles compradores, sino en que los bancos siguen sin conceder préstamos hipotecarios, con el 8% o con el 4% de IVA.

El horno no está para más improvisación, ni para sufrir una nueva campaña electoral cargada de mentiras. La situación es realmente seria para andarse con estos juegos. Mientras en Europa se echa en falta un liderazgo firme que defienda el proyecto común de los europeos,  en España sigue faltando la sensibilidad  y la voluntad del gobierno de propiciar los acuerdo de Estado entre los dos grandes partidos que nos ayuden a ver la salida a esta crisis que ya dura demasiado.

Permanente improvisación

Parece que a capacidade de sorprendernos dalgúns dirixentes políticos non descansa nin en agosto. Un día si e outro tamén aparecen propostas pouco meditadas e oportunistas. Este prologo ben puidese aplicarse ás declaracións que nas últimas datas o candidato, e ata hai pouco portavoz e vicepresidente do goberno socialista de España, P. Rubalcaba, vén proclamando. Refírome á súa proposta de suprimir as Deputacións Provinciais, Institucións Forais provinciais e os Cabildos e Consells Insulares.

Impresentable é un cualificativo aplicable para aquel que formula este tipo de propostas sen outra intención que regalar os oídos de moitos cidadáns que en momentos moi difíciles e de graves dificultades económicas poden ver con bos ollos todo o que supoña acabar con entes administrativos, organismos públicos ou gobernos.

A proposta de Rubalcaba, que non é un señor calquera senón, ao contrario, un bo coñecedor das obrigacións que leva a acción de goberno, choca frontalmente coa Constitución, concretamente coa súa articulo 141, que non admite a desaparición destas Institucións, polo que a súa proposta debería en todo caso incluír a súa intención de modificar a Constitución, algo que omite para que a súa mensaxe amable e facilón non provoque receos nalgúns votantes.

O que debería propor, e en todo caso si expuxo o Presidente do PP, Mariano Rajoy, é un gran pacto de Estado encamiñado a conseguir unha racionalización das competencias que teñen asumidas as diferentes administracións para, baixo un exercicio amplo de austeridade, eliminar órganos innecesarios e duplicidades competenciais, aumentando a eficacia de toda a xestión pública, e reformulando o papel que teñen cada unha delas. Isto é unha proposta seria, o outro unha ración de populismo das que nos servirán moitas máis dentro do circo que parece empezar.

Pero se esta foi unha proposta pouco meditada, non o foron menos as decisións do aínda Presidente do Goberno acordadas no pasado Consello de Ministros. Unha nova mostra das improvisacións permanentes. Así rebaixando o IVE pola compra de vivenda dinnos que se venderán os pisos que agora non atopan comprador. O que non recoñecen é que o problema non está nos euros que se aforren os posibles compradores, senón en que os bancos seguen sen conceder préstamos hipotecarios, co 8% ou co 4% de IVE.

O forno non está para máis improvisación, nin para sufrir unha nova campaña electoral cargada de mentiras. A situación é realmente seria para andarse con estes xogos. Mentres en Europa bótase en falta un liderado firme que defenda o proxecto común dos europeos, en España segue faltando a sensibilidade e a vontade do goberno de propiciar os acordo de Estado entre os dous grandes partidos que nos axuden a ver a saída a esta crise que xa dura demasiado.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.