miércoles, 18 de abril de 2012

Pedagogía

Una de las labores más importantes que puede hacer un representante del pueblo español es explicar con convicción que todas las reformas que está haciendo el gobierno atienden al interés general de España y de los españoles.

Esta labor de pedagogía nos la pedía nuestro presidente Rajoy en estos últimos días, y lo hacía recordando el desafío al que se enfrenta España, al tiempo que señalaba que muchas decisiones que está tomando no son agradables ni compartidas por muchos, pero que así como algunas se han tomado por ser justas, razonables o de sentido común, otras lo han sido porque las circunstancias obligaron a ello.

Explicar cómo inciden en nuestras vidas y en las decisiones del gobierno asuntos como la prima de riesgo, el déficit, la deuda pública y los mercados no es sencillo, pero algunos ejemplos ayudaran a entenderlo. Supongo que resulta fácil comprender que no podemos gastar más de lo que ingresamos, y aquí el año pasado se gastaron 90.000 millones de euros más de lo que se ingresó, es decir, se endeudó a cada español en más de 2.000 euros. Este dinero hubo que pedirlo prestado porque no lo teníamos, y ahora además de devolverlo hay que pagar los intereses, y para eso gastamos 29.000 millones de euros, sólo para el pago de intereses, que hay que detraer de la mejora de los servicios públicos o de inversiones que generarían empleo.

De aquí la imperiosa necesidad de salir de este círculo vicioso que nos está estrangulando, y de que la primera prioridad este siendo reducir el déficit público. Pero hay más, porque mientras no se consiga, todo el crédito de las entidades financieras lo están consumiendo las administraciones y por ello no puede llegar a las familias ni a los autónomos.

“Este gobierno ha tomado el camino que le corresponde, el de las grandes naciones en las encrucijadas. Camino largo, de reformas históricas, de esfuerzos inaplazables, salpicado en ocasiones con incomprensiones...” nos decía Rajoy a los diputados, y sin duda créanme si les digo que a pesar de las enormes dificultades debemos estar confiados en que tenemos por fin un gobierno que avanza en el camino correcto, que tiene las ideas muy claras, que tiene un plan y que tiene un rumbo fijo y cuatro años por delante.

Es verdad que como también nos decía “ahora estamos viviendo el momento más difícil, que es el de los sacrificios compartidos para corregir los errores del pasado, sin frutos aparentes”. Y es que esos frutos se verán con el paso de los meses. Que nadie lo dude porque al fin y al cabo lo que se está haciendo es cambiar radicalmente las políticas económicas que durante los últimos años nos condujeron a la situación en la que hoy estamos.

Son comprensibles el temor y las dudas que generan las noticias económicas de dentro y fuera de nuestras fronteras, pero yo confío plenamente en la capacidad y la voluntad política de nuestro Gobierno de sacar a España de esta situación. Démosle tiempo y pongamos cada uno todo lo que esté en nuestras manos. Al fin y al cabo en ello nos va a todos nuestro futuro.

Pedagoxía

Un dos labores máis importantes que pode facer un representante do pobo español é explicar con convicción que todas as reformas que está facendo o goberno atenden ao interese xeral de España e dos españois.

Este labor de pedagoxía pedíanola o noso presidente Rajoy nestes últimos días, e facíao recordando o desafío ao que se enfronta España, á vez que sinalaba que moitas decisións que está tomando non son agradables nin compartidas por moitos, pero que así como algunhas se tomaron por ser xustas, razoables ou de sentido común, outras o foron porque as circunstancias obrigaron a iso.

Explicar como inciden nas nosas vidas e nas decisións do goberno asuntos como a curmá de risco, o déficit, a débeda pública e os mercados non é sinxelo, pero algúns exemplos axudasen a entendelo. Supoño que resulta fácil comprender que non podemos gastar máis do que ingresamos, e aquí o ano pasado gastáronse 90.000 millóns de euros máis do que se ingresou, é dicir, endebedouse a cada español en máis de 2.000 euros. Este diñeiro houbo que pedilo prestado porque non o tiñamos, e agora ademais de devolvelo hai que pagar os intereses, e para iso gastamos 29.000 millóns de euros, só para o pago de intereses, que hai que detraer da mellora dos servizos públicos ou de investimentos que xerarían emprego.

De aquí a imperioso necesidade de saír deste círculo vicioso que nos está estrangulando, e de que a primeira prioridade este sendo reducir o déficit público. Pero hai máis, porque mentres non se consiga, todo o crédito das entidades financeiras estano consumindo as administracións e por iso non pode chegar ás familias nin aos autónomos.

“Este goberno tomou o camiño que lle corresponde, o das grandes nacións nas encrucilladas. Camiño longo, de reformas históricas, de esforzos inaprazables, salpicado en ocasións con incomprensións...” dicíanos Rajoy aos deputados, e sen dúbida créanme se lles digo que a pesar das enormes dificultades debemos estar confiados en que temos por fin un goberno que avanza no camiño correcto, que ten as ideas moi claras, que ten un plan e que ten un rumbo fixo e catro anos por diante.

É verdade que como tamén nos dicía “agora estamos vivindo o momento máis difícil, que é o dos sacrificios compartidos para corrixir os erros do pasado, sen froitos aparentes?” E é que eses froitos veranse co paso dos meses. Que ninguén o dubide porque á fin e ao cabo o que se está facendo é cambiar radicalmente as políticas económicas que durante os últimos anos conducíronnos á situación na que hoxe estamos.

Son comprensibles o temor e as dúbidas que xeran as noticias económicas de dentro e fóra das nosas fronteiras, pero eu confío plenamente na capacidade e a vontade política do noso Goberno de sacar a España desta situación. Démosle tempo e poñamos cada un todo o que estea nas nosas mans. Á fin e ao cabo niso vainos a todos o noso futuro.

2 comentarios:

Jose dijo...

Puede que las medidas de ajuste no ayuden a reactivar la actividad económica, pero no hay elección. Lo mismo que pasaría en una economía doméstica con una estructura similar, lo prioritario es ajustar los gastos a los ingresos, pagar lo que se debe y, una vez saneada, continuar por la senda de la responsabilidad. El Gobierno anterior, que NO DEJÓ NADA, ¿hasta dónde pensaba llegar antes de mayo de 2010? ¡Qué caradura tienen los socialistas, empezando por Rubalcaba y Valenciano! Por culpa de ellos, por no hacer los deberes a tiempo cuando se veía lo que nos iba a caer encima estamos en la situación en la que nos encontramos a día de hoy. Menos mal para los gallegos que Feijoo empezó a hacer los deberes en 2009 desde el primer minuto de su mandato, y menos mal que el actual Gobierno de España está trabajando sin descanso y tratando de arreglar el desaguisado heredado. Acertará o no con sus medidas y reformas, eso ya lo veremos (yo espero que sí), pero no hay duda de que tiene los pies en la tierra, como no cabe esperar otra cosa de una persona sensata y equilibrada como Mariano Rajoy.

Jose Angel dijo...

As reformas son necesarias pero unha gran parte da sociedade non as entende e non as acepta. A outra gran parte parécennos razoables pero ingratas.
Aqueles que fixeron que non saísemos do pozo, agora están alentando ás masas e seguramente esto irá a máis.
Moita forza e moito traballo para sacar a este país da lamentable situación na que nos atopamos.

Se ha producido un error en este gadget.