miércoles, 26 de diciembre de 2012

Contrastes navideños

Aunque habitualmente nos sorprendamos por las diferentes escenas e imágenes que la vida nos pone delante a diario, quizás sea en estas fechas cuando por diferentes razones , nos fijamos mucho más en estos contrastes.

En estas fechas, y todos los años desde que tengo recuerdos, los medios de comunicación dedican sus informativos a lo que podríamos denominar “clásicos navideños”. Entre ellos no puede faltar la operación salida de vacaciones, el sorteo de la lotería nacional con todos sus asuntos colaterales, el mensaje navideño desde Zarzuela, la visita del presidente del gobierno a las tropas en misiones especiales en el exterior, las inclemencias meteorológicas, los balances del año, las campanadas de fin de año, la cabalgata de Reyes, las rebajas....

Por algunas razones este año algunas de estas escenas han tenido algún matiz diferenciador respecto a situaciones anteriores. De todas ellas la que más me ha llamado la atención y al mismo tiempo me ha alegrado, ha sido el importante numero de beneficiarios de los premios importantes del sorteo de Navidad. El gordo más repartido de la historia se ha llegado a decir.

Son muchas las historia bonitas que nos han ofrecido los telediarios del día del sorteo y también en las siguientes jornadas. Personas que acababan de perder su empleo, otras al borde del desahucio, mayores que todavía trabajan en el campo por necesidad, u otras que ahora tendrán más fácil iniciar su proyecto de vida, todas lo tendrán más fácil ahora con los decimos premiados en sus manos.

De todas formas, y a pesar de esas efímeras alegrías, no son precisamente ese tipo de escenas las que perduran por más tiempo en nuestras retinas. En seguida la dura realidad, la crisis económica con sus múltiples connotaciones sociales, nos devuelve al día a día de los últimos tiempos. Son muchos los que no tendrán una feliz Navidad por mucho que lo deseemos, porque no tiene tampoco su vida encauzada debido a la falta de un trabajo o de recursos suficientes para soñar con su modo de vida.

Los contrastes navideños volverán a ser los de siempre pero más graves. En las mismas calles personas con bolsas de regalos frente a otras buscando en el interior de los contenedores. Personas sacando dinero de los cajeros a pocos metros de otras pidiendo limosna en el suelo. Copiosas cenas familiares en las mismas ciudades que son incapaces de atender la creciente demanda de sus comedores sociales. Los mismos contrastes pero más acentuados.

Quiero pensar que seremos capaces de acentuar también, de incrementar en todo lo posible, las dosis de solidaridad que estas situaciones no solo requieren, sino que me atrevería a decir, exigen. No será la solución, pero al igual que los premios de la lotería, ayudarán a paliar tantas y tantas historias de dificultades y de proyectos rotos por una maldita crisis que nunca debimos tolerar que se instalara entre nosotros. 

Un ultimo deseo, que entre todos, y a ser posible juntos, consigamos un feliz 2013, o al menos , que no sea peor que el que ahora termina.


Contrastes navideños

Aínda que habitualmente sorprendámosnos/sorprendámonos polas diferentes escenas e imaxes que a vida ponnos diante a diario, quizais sexa nestas datas cando por diferentes razóns , fixámosnos/fixámonos moito máis nestes contrastes.

Nestas datas, e todos os anos desde que teño recordos, os medios de comunicación dedican os seus informativos ao que poderiamos denominar "clásicos navideños". Entre eles non pode faltar a operación saída de vacacións, o sorteo da lotería nacional con todos os seus asuntos colaterales, a mensaxe navideño desde Zarzuela, a visita do presidente do goberno ás tropas en misións especiais no exterior, as inclemencias metereologicas, os balances do ano, as campanadas de fin de ano, a cabalgata de Reis, rebáixalas, etc. etc.

Por algunhas razóns este ano algunhas destas escenas han ter algún matiz diferenciador respecto de situacións anteriores. De todas elas a que mais chamoume a atención e ao mesmo tempo alegroume, foi o importante numero de beneficiarios dos premios importantes do sorteo de Nadal. O gordo mais repartido da historia chegouse a dicir.

Son moitas as historia bonitas que nos ofreceron os telediarios do día do sorteo e tamén nas seguintes xornadas. Persoas que acababan de perder o seu emprego, outras ao bordo do desahucio, maiores que aínda traballan no campo por necesidade, ou outras que agora terán mais fácil iniciar o seu proxecto de vida, todas o terán mais fácil agora con dicímolos premiados nas súas mans.

De todos os xeitos, e malia esas efémeras alegrías, non son precisamente ese tipo de escenas as que perduran por mais tempo nas nosas retinas. Deseguido a dura realidade, a crise económica cos seus múltiples connotaciones sociais, devólvenos ao día a día dos últimos tempos. Son moitos os que non terán un feliz Nadal por moito que o desexemos, porque non ten tampouco a súa vida encauzada debido á falta dun traballo ou de recursos suficientes para soñar co seu modo de vida.

Os contrastes navideños volverán ser os de sempre pero mais graves. Nas mesmas cales persoas con bolsas de agasallos fronte a outras buscando no interior dos contenedores. Persoas sacando diñeiro dos cajeros a poucos metros doutras pedindo esmola no chan. Copiosas ceas familiares nas mesmas cidades que son incapaces de atender a crecente demanda dos seus comedores sociais. Os mesmos contrastes pero mais acentuados.

Quero pensar que seremos capaces de acentuar tamén, de incrementar en todo o posible, as doses de solidariedade que estas situacións non só requiren, senón que me atrevería a dicir, esixen. Non será a solución, pero do mesmo xeito que os premios da lotería, axudarán a paliar tantas e tantas historias de dificultades e de proxectos rotos por unha maldita crise que nunca debemos tolerar que se instalase entre nós. 

Un ultimo desexo, que entre todos, e se é posible xuntos, consigamos un feliz 2013, ou polo menos , que non sexa peor que o que agora termina.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.