miércoles, 22 de octubre de 2014

Si se fueran de allí

La palabra Pandemia viene definida en el diccionario como “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Cuando el miedo se instala entre muchos ciudadanos de diferentes culturas y continentes surgen en nuestra memoria las grandes pandemias que a lo largo de la Historia asolaron nuestros pueblos y civilizaciones. Desde la peste que llegó a la antigua Grecia procedente de Egipto, segando la vida de las dos terceras partes de la población de Atenas, hasta nuestros días, han sido muchas las grandes pandemias que con diferentes formatos y denominaciones nos han amedrentado: tifus, ántrax, viruela, y ahora el Ébola.

De los brotes de Ébola que nos han azotado históricamente, la variedad del Zaire ha sido la más letal. Es una enfermedad aguda que o mata en pocas semanas o se sobrevive.

Las previsiones más optimistas para África, con la epidemia fuera de control y con los contagios en progresión geométrica, pronostican que a principios del 2015 podríamos contar con medio millón de afectados en aquellos países, por lo que será inevitable que nuevos casos de personas contagiadas vuelvan a surgir en nuestro entorno.

Pero también hay previsiones menos optimistas, ignoro si más realistas, que hablan de que la cifra de contagiados para entonces rondaría el millón y medio de personas, y será entonces cuando el avance hacia Europa resultaría difícil de contener, especialmente sino se adoptan las medidas que en los últimos días países como EE.UU., Gran Bretaña, Francia o Bélgica han empezado a tomar, a pesar de que hace tan sólo una semana las principales autoridades sanitarias europeas acabaran su Consejo sin compromisos concretos. En España los grandes profesionales sanitarios, de los que es un buen ejemplo Teresa Romero, estan demostrando con su buen hacer que debemos confiar en su trabajo. 

Sólo el miedo en dosis elevadas, el pánico, nos fuerza a implicarnos en los problemas de esta envergadura. Será cuestión de egoísmo o de pura supervivencia, porque cuando se trata del sufrimiento ajeno, nuestra sensibilidad alcanza cotas muy bajas.

Son las pandemias, los graves riesgos afectando a muchas personas, las que parecen activar los resortes de las respuestas humanitarias. A pesar de ello no podemos ni debemos olvidar que mientras aquí sólo nos hacemos sensibles al peligro cuando la noticia de una persona infectada abre todos los telediarios, en otros lugares a miles de kilómetros de sus casas, y en primera línea de batalla a la enfermedad, hay personas que sin disponer de los sofisticados trajes protectores del contagio, pero equipados con una gran cantidad de generosidad y entrega, tratan de atajar el brote de la enfermedad y cuidar a los enfermos. Cooperantes, misioneros, médicos… una gran legión de grandes corazones, a pesar de la alarma social, siguen allí y no piensan salir corriendo, porque como nos han dicho, “si nos fuéramos de allí sería una traición a la gente”. 

Nuestra sociedad nunca sabrá ni podrá pagarles su sacrificio.

Se marcharan de alí 

A palabra pandemia defínese no dicionario como "epidemia que se estende a varios países ou que ataca a case todos os individuos dunha localidade ou rexión". 

Cando o medo está instalado entre moitos cidadáns de diferentes culturas e continentes xorden na nosa memoria as grandes pandemias que ao longo da historia devastou nosos pobos e civilizacións. Dende a praga que veu á Grecia antiga de Exipto, acabando coa vida de dous terzos da poboación de Atenas, ata hoxe, houbo moitas grandes pandemias con diferentes formatos e nomes aos que ter medo a tifo, Anthrax , varíola, e agora Ébola.

Dos brotes de Ébola que nos atormentaron historicamente, a variedade de Zaire foi o máis letal. É unha enfermidade aguda ou mata en poucas semanas ou se sobrevive. 

As previsións máis optimistas a África, coa epidemia fóra de control e os contaxios en progresión xeométrica, prevén que a principios de 2015 podería afectar a medio millón de persoas deses países, polo que é inevitable que novos casos de persoas infectadas xurdan novamente no noso medio ambiente. 

Pero tamén hai previsións menos optimistas, eu non sei se máis realista, que falan do número de infectados para entón de preto dun millón e medio de persoas, e será entón cando o avance sería moi difícil de conter, especialmente se non son tomadas medidas que nos últimos días países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Bélxica comezaron a tomar, aínda que hai só unha semana as principais autoridades de saúde europeas terminaron o Consello sen compromisos concretos. En España, os principais profesionais de saúde, e un bo exemplo é Teresa Romero, están demostrando o seu bo traballo, hai que confiar no seu traballo. 

Só o medo en doses elevadas, o pánico, nos está a forzar a involucrarse nos problemas desa magnitude. Será cuestión de egoísmo ou pura supervivencia, porque, cando se trata do sufrimento dos outros, a nosa sensibilidade alcanza niveis moi baixos. 

Son as pandemias, os principais riscos que afectan a moita xente, as que parecen activar os resortes das respostas humanitarias. Con todo, non podemos e non debemos esquecer que, mentres estamos aquí só nos facemos sensible ao perigo cando a noticia dunha persoa infectada abre todas as noticias, noutros lugares a miles de quilómetros das súas casas, e na primeira liña para enfermidade hai persoas que non teñen roupa de protección de exposición sofisticado, ou equipado, pero que con moita xenerosidade e dedicación buscan conter a epidemia da enfermidade e coidar dos enfermos. Traballadores humanitarios, misioneiros, médicos ... unha lexión de grandes corazóns que, a pesar da alarma social, aínda están alí e non creo que para saír correndo, porque, como xa dixeron, "se saímos de alí sería unha traizón do pobo." 

A nosa sociedade non vai saber ou poder pagar o seu sacrificio.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.