miércoles, 23 de septiembre de 2015

Ni por cinco minutos

Cuando el madrileño Fernando Trueba, recogiendo el Premio “Nacional” de Cinematografía, pronunciaba entre otras cosas que “ni por cinco minutos me he sentido nunca español” muchos nos preguntamos por qué aceptaba tan suculento premio de quienes no eran personas con las que él se sintiera identificado o ni tan siquiera consideraba sus paisanos. Pero 30.000€ deben ser para él muchos euros como para plantearse devolverlos en coherencia con sus soflamas anti españolas.

En Cataluña, donde la pela es la pela, posiblemente también habrá quienes no se hayan sentido ni por cinco minutos españoles, pero ahora que la banca y las principales empresas asentadas en esa tierra avisan de su marcha a otras comunidades si finalmente los delirios de Mas y sus acólitos acaban cristalizando, me pregunto cuántos de ellos estarán dispuestos a sentirse un poco más españoles para no poner en riesgo sus ahorros o el futuro de sus patrimonios.

Por activa y pasiva han sido muchos, los principales estamentos políticos y económicos de cualquier rincón del mundo, los que han mandado mensajes muy claros para el supuesto de que Mas apostase por una ruptura unilateral rompiendo la Constitución española. Cataluña quedaría fuera de la Unión Europea, el Banco Central Europeo dejaría de salvaguardar y proteger los depósitos y ahorros de los ciudadanos catalanes. Se terminaría con la libertad de circulación, es decir volverían las fronteras, para las personas pero también para las mercancías y los bienes y servicios. Se desplomarían sus exportaciones por verse gravadas por nuevas tasas e impuestos. Caerían bruscamente las ventas de sus productos en el resto de España, donde este mercado representa el 33% de sus ingresos…

Por eso ahora que los que avisan son los suyos, Caixabank, el Banco de Sabadell y sus principales empresas, espero que algunos de los que a la pela le han dado y siguen dando la importancia que finalmente acaba teniendo, que ese casi 30% de ciudadanos que manifiestan en las encuestas que todavía no saben a quien votar dentro de cuatro días, con su papeleta digan alto y claro que con su dinero, su pensión, los ahorros de muchos años, el futuro de los suyos, no se juega ni por cinco minutos.

Tantos indecisos y personas que hoy no piensan en votar, porque creen que esto no va con ellos, tendrán el domingo la clave para salir de esta milonga demagógica que les llevan contando mucho tiempo algunos dirigentes iluminados apelando a leyendas oportunistas, sentimentales y emotivas que nada tiene que ver ni con la realidad social ni con la histórica de los catalanes.

El domingo son los catalanes los que tendrán que asumir sus propias responsabilidades, y elegir entre las múltiples opciones serias existentes y la que puede llevarlos muchos cinco minutos más a la completa oscuridad.

Nin por cinco minutos

Cando o madrileño Fernando Trueba, recollendo o Premio “Nacional” de Cinematografía, pronunciaba entre outras cousas que “nin por cinco minutos sentinme nunca español” moitos nos preguntamos por que aceptaba tan suculento premio de quen non eran persoas coas que el sentise identificado ou nin tan sequera consideraba os seus paisanos. Pero 30.000€ deben ser para el moitos euros como para exporse devolvelos en coherencia coas súas soflamas anti españolas.

En Cataluña, onde a pela é pélaa, posiblemente tamén haberá quen non se sentiron nin por cinco minutos españois, pero agora que a banca e as principais empresas asentadas nesa terra avisan da súa marcha a outras comunidades se finalmente os delirios de Mais e os seus acólitos acaban cristalizando, pregúntome cantos deles estarán dispostos a sentirse un pouco máis españois para non poñer en risco os seus aforros ou o futuro dos seus patrimonios.

Por activa e pasiva foron moitos, os principais estamentos políticos e económicos de calquera recuncho do mundo, os que mandaron mensaxes moi claras para o suposto de que Mais apostase por unha ruptura unilateral rompendo a Constitución española. Cataluña quedaría fóra da Unión Europea, o Banco Central Europeo deixaría de salvagardar e protexer os depósitos e aforros dos cidadáns cataláns. Terminaríase coa liberdade de circulación, é dicir volverían as fronteiras, para acódelas pero tamén para as mercadorías e os bens e servizos. Esborrallaríanse as súas exportacións por verse gravadas por novas taxas e impostos. Caerían bruscamente as vendas dos seus produtos no resto de España, onde este mercado representa o 33% dos seus ingresos?

Por iso agora que os que avisan son os seus, Caixabank, o Banco de Sabadell e as súas principais empresas, espero que algúns dos que á pela déronlle e seguen dando a importancia que finalmente acaba tendo, que ese case 30% de cidadáns que manifestan nas enquisas que aínda non saben a quen votar dentro de catro días, coa súa papeleta digan alto e claro que co seu diñeiro, a súa pensión, os aforros de moitos anos, o futuro dos seus, non se xoga nin por cinco minutos.

Tantos indecisos e persoas que hoxe non pensan en votar, porque cren que isto non vai con eles, terán o domingo a clave para saír desta milonga demagóxica que lles levan contando moito tempo algúns dirixentes iluminados apelando a lendas oportunistas, sentimentais e emotivas que nada ten que ver nin coa realidade social nin coa histórica dos cataláns.

O domingo son os cataláns os que terán que asumir as súas propias responsabilidades, e elixir entre as múltiples opcións serias existentes e a que pode levalos moitos cinco minutos máis á completa escuridade.


0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.