miércoles, 30 de diciembre de 2015

Certera incertidumbre

Durante estos últimos días no es fácil esquivar en cualquier medio de comunicación las noticias relacionadas con el futuro incierto abierto por los resultados de las últimas elecciones generales en España.

He de comenzar diciendo que la situación me preocupa, y mucho. Me pasé la campaña, al igual que muchos compañeros de candidatura de las diferentes provincias de España, hablando de estabilidad, certeza, tranquilidad, fiabilidad y otros calificativos necesarios para aplicar a los tiempos que nos ha tocado vivir y como continuidad a la situación de recuperación que, lenta pero firmemente, se viene vislumbrando en nuestra tierra desde hace meses. Los descalificativos se los dejamos a otros, a los que no solamente carecían de argumentos contrastables, sino que su discurso tenía un denominador común: negar la recuperación y apostar toda su suerte a que el PP perdiera la mayoría necesaria para formar gobierno.

Reiteré de manera incansable por toda nuestra provincia la necesidad de contar con un escenario que propiciase la confianza para crear empleo como prioridad y como herramienta para garantizar la sostenibilidad de nuestros sistemas sanitario, educativo, y en general de todo lo que se viene encuadrando bajo la ya manida denominación de estado del bienestar.

No me cabe duda de que le corresponde formar gobierno al ganador de las elecciones, a Rajoy. Tampoco de que no le resultará fácil a la vista de los anuncios previos del resto de candidatos.

En este escenario, siento envidia democrática de muchos países europeos donde la no obtención de mayorías absolutas es algo que se aborda con responsabilidad y normalidad, buscando el bien del país y no la solución para problemas de liderazgo o de partido.

En el mensaje navideño de S.M. el Rey Felipe VI están comprendidas muchas de las claves que hoy por hoy son imprescindibles para alcanzar la certidumbre y la estabilidad en España. El problema está, como casi siempre, en las personas, sus intereses y prioridades.

Estoy convencido de que ante Rajoy se abre un escenario prolongado de incertidumbre que solo puede suponer riesgos y desconfianza del resto de países hacia nosotros, algo que ya le tocó vivir y sortear con acierto al llegar al Gobierno.

Pero también estoy seguro de que la cabeza del principal partido de la oposición, por ahora, no piensa igual, y que con seguridad dedica todos los minutos del día a calibrar sus opciones personales para llegar a presidir un gobierno formado por perdedores en momentos en los que su propio futuro dentro de su partido parece muy incierto.

Ojalá me equivoque, porque lo peor que le puede pasar a los españoles es verse obligados a participar en un nuevo proceso electoral en pocos meses, pero o mucho cambian de actitud los responsables del partido socialista o podemos encontrarnos con esa situación o con algo peor, un gobierno certero en algo, en la incertidumbre que generarán para España.

Es la hora de demostrar que podemos superar juntos las situaciones de dificultad, pero también es la hora de no volver a cometer errores históricos que acabaron con la fuerza de nuestra nación. Son tiempos de certera incertidumbre.


Certeira incerteza

Durante estes últimos días non é fácil esquivar en calquera medio de comunicación as noticias relacionadas co futuro incerto aberto polos resultados das últimas eleccións xerais en España.

Hei de comezar dicindo que a situación me preocupa, e moito. Paseime a campaña, do mesmo xeito que moitos compañeiros de candidatura das diferentes provincias de España, falando de estabilidade, certeza, tranquilidade, fiabilidade e outros cualificativos necesarios para aplicar aos tempos que nos tocou vivir e como continuidade á situación de recuperación que, lenta pero firmemente, vén albiscando na nosa terra desde hai meses. Os descualificativos deixámosllos a outros, aos que non soamente carecían de argumentos contrastables, senón que o seu discurso tiña un denominador común: negar a recuperación e apostar toda a súa sorte a que o PP perdese a maioría necesaria para formar goberno.

Reiterei de maneira incansable por toda a nosa provincia a necesidade de contar cun escenario que propiciase a confianza para crear emprego como prioridade e como ferramenta para garantir a sustentabilidade dos nosos sistemas sanitario, educativo, e en xeral de todo o que vén encadrando baixo a xa manida denominación de estado do benestar.

Non me cabe dúbida de que lle corresponde formar goberno ao gañador das eleccións, a Rajoy. Tampouco de que non lle resultará fácil á vista dos anuncios previos do resto de candidatos.

Neste escenario, sinto envexa democrática de moitos países europeos onde a non obtención de maiorías absolutas é algo que se aborda con responsabilidade e normalidade, buscando o ben do país e non a solución para problemas de liderado ou de partido.

Na mensaxe do Nadal de S.M. o Rei Felipe VI están comprendidas moitas das claves que neste momento son imprescindibles para alcanzar a certidumbre e a estabilidade en España. O problema está, como case sempre, nas persoas, os seus intereses e prioridades.

Estou convencido de que ante Rajoy ábrese un escenario prolongado de incerteza que só pode supoñer riscos e desconfianza do resto de países cara a nós, algo que xa lle tocou vivir e sortear con acerto ao chegar ao Goberno.

Pero tamén estou seguro de que a cabeza do principal partido da oposición, por agora, non pensa igual, e que con seguridade dedica todos os minutos do día para calibrar as súas opcións persoais para chegar a presidir un goberno formado por perdedores en momentos nos que o seu propio futuro dentro do seu partido parece moi incerto.

Oxalá me equivoque, porque o peor que lle pode pasar aos españois é verse obrigados a participar nun novo proceso electoral en poucos meses, pero ou moito cambian de actitude os responsables do partido socialista ou podemos atoparnos con esa situación ou con algo peor, un goberno certeiro en algo, na incerteza que xerarán para España.

É a hora de demostrar que podemos superar xuntos as situacións de dificultade, pero tamén é a hora de non volver cometer erros históricos que acabaron coa forza da nosa nación. Son tempos de certeira incerteza.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.