miércoles, 2 de diciembre de 2015

En la línea de salida

Cuando este artículo vea la luz estaremos a pocas horas del pistoletazo de salida oficial del comienzo de la campaña electoral hacia el 20-D. Muchos pronósticos y pocas certezas hasta el momento rodean el ambiente en la línea de salida de esta nueva y trepidante carrera hasta el día en que las urnas se abran y los españoles decidan qué modelo y qué dirigentes quieren para sus próximos años.

Siempre han existido muchas dudas acerca de la eficacia de las campañas electorales y de su influencia en la decisión de electores. Dudas que permanecen y que obligan a todos los partidos políticos a variar su formato y adaptarlo a las nuevas circunstancias según cada caso. En esta ocasión parece que los medios de comunicación, las redes sociales y los actos en la calle cobran protagonismo frente a los mítines tradicionales, aunque creo que de todo habrá y para gustos también diversos colores.

La novedad puede que esté en la presencia de nuevas formaciones políticas de las que en algunos casos poco se conoce en relación con su experiencia de gobierno su equipo, o falta del mismo, y en otros lo que se conoce inquieta por el contenido demagógico o irrealizable de sus propuestas, cambiantes en función de las encuestas y de intentar mantenerse a cualquier precio.

Como candidato de una de las formaciones que participan en esta carrera tengo mi opinión sobre cómo acometer estos apasionantes días que tenemos por delante: dejar las descalificaciones personales a otros, a aquellos que siempre las utilizan como único recurso para desgastar al rival; recorrer todos los lugares posibles, todos a los que el cronómetro imparable y las energías humanas permitan llegar.

Pero la carrera electoral no implica que todo lo acontecido anteriormente no pese o ayude a los que nos situamos en la línea de salida. A algunos el dorsal les pesará mucho porque sus incongruencias y errores pasados les frenará y debilitará en su esfuerzo por alcanzar la victoria. A otros su falta de preparación y experiencia pueden llevarlos a salidas en falso. Los habrá que estén más pendientes de su odio y sus ganas de revancha que de jugar limpio y les valdrá cualquier cosa con tal de ganar algunos aplausos.

Otros procuraremos salir empujados por el aval de cuatro años de preparación para esta prueba. De cuatro años de entrenamiento difícil y duro que han permitido a este gran país, a España, demostrar una vez más que sus ciudadanos han sabido estar a la altura de las circunstancias, muy difíciles por cierto, con un gobierno que no se escondió ante los problemas que nos asfixiaban. Juntos hemos realizado un gran esfuerzo, una gran tarea que nos permite mirar al futuro con mucho más optimismo que hace cuatro años.

Por eso otros saldremos con el aval de haber apoyado las medidas que nos han permitido cambiar el errático rumbo que los que nos precedieron en el timón de la nación equivocaron llevándonos hacia las rocas que hubiesen provocado el seguro hundimiento del barco. 

Ya en la línea de salida, solo resta un último esfuerzo, tomar aire y salir hacia la meta. Las urnas nos esperan.

Na liña de saída

Cando este artigo vexa a luz estaremos a poucas horas do pistoletazo de saída oficial do comezo da campaña electoral cara ao 20-D. Moitos prognósticos e poucas certezas ata o momento rodean o ambiente na liña de saída desta nova e trepidante carreira ata o día en que as urnas se abran e os españois decidan que modelo e que dirixentes queren para os seus próximos anos.

Sempre existiron moitas dúbidas acerca da eficacia das campañas electorais e da súa influencia na decisión de electores. Dúbidas que permanecen e que obrigan a todos os partidos políticos a variar o seu formato e adaptalo ás novas circunstancias segundo cada caso. Nesta ocasión parece que os medios de comunicación, as redes sociais e os actos na rúa cobran protagonismo fronte aos mitins tradicionais, aínda que creo que de todo haberá e para gustos tamén diversos cores.

A novidade poida que estea na presenza de novas formacións políticas das que nalgúns casos pouco coñécese en relación coa súa experiencia de goberno o seu equipo, ou falta do mesmo, e noutros o que se coñece inquieta polo contido demagóxico ou irrealizable das súas propostas, cambiantes en función das enquisas e de tentar manterse a calquera prezo.

Como candidato dunha das formacións que participan nesta carreira teño a miña opinión sobre como acometer estes apaixonantes días que temos por diante: deixar as descualificacións persoais a outros, a aqueles que sempre as utilizan como único recurso para desgastar ao rival; percorrer todos os lugares posibles, todos aos que o cronómetro imparable e as enerxías humanas permitan chegar.

Pero a carreira electoral non implica que todo o acontecido anteriormente non pese ou axude aos que nos situamos na liña de saída. A algúns o dorsal pesaralles moito porque as súas incongruencias e erros pasados frearalles e debilitará no seu esforzo por alcanzar a vitoria. A outros a súa falta de preparación e experiencia poden levalos a saídas en falso. Haberaos que estean máis pendentes do seu odio e as súas ganas de desquite que de xogar limpo e valeralles calquera cousa con tal de gañar algúns aplausos.

Outros procuraremos saír empuxados polo aval de catro anos de preparación para esta proba. De catro anos de adestramento difícil e duro que permitiron a este gran país, a España, demostrar unha vez máis que os seus cidadáns souberon estar á altura das circunstancias, moi difíciles por certo, cun goberno que non se escondeu ante os problemas que nos asfixiaban. Xuntos realizamos un gran esforzo, unha gran tarefa que nos permite mirar ao futuro con moito máis optimismo que fai catro anos.

Por iso outros sairemos co aval de apoiar as medidas que nos permitiron cambiar o errático rumbo que os que nos precederon no temón da nación equivocaron levándonos cara ás rocas que provocasen o seguro afundimento do barco. 

Xa na liña de saída, só resta un último esforzo, tomar aire e saír cara á meta. As urnas nos esperan.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.