miércoles, 19 de octubre de 2016

Violencia

Es muy posible que el interés informativo de estos días se siga centrando en las inmediatas y decisivas jornadas que desembocarán en una investidura exitosa o en la repetición por tercera vez de unas elecciones generales. El tema lo merece.

Pero van a permitirme que dedique esta líneas a algo que siendo de mayor calado y gravedad ocupa poco espacio en los medios de comunicación y en el debate social en general.

En estas ultimas fechas hemos sido testigos de noticias tremendas para una sociedad que se dice moderna y civilizada. Nos enterábamos de la agresión a una niña de 8 años en el patio de su colegio y por sus propios compañeros. También de los informes de la fiscalía de una provincia del país vasco en el que se recogen las 47 denuncias en este año por acoso en el entorno escolar, llegando al extremo de que en alguno de estos casos se llegó a necesitar escolta escolar para la protección del menor.

Por último, y no por que no hubiese más sino por necesidad de adaptarme al espacio del artículo, me impactaba la noticia referida a un niño almeriense de 12 años que como consecuencia del acoso y las agresiones prolongadas que sufría desde que tenia 8 años, según su propia madre “ya no tiene ganas de vivir” y permanece encerrado en su casa medicado con ansiolíticos y antidepresivos.

Son ejemplos dispares y al azar de noticias que pasan ante nuestros ojos y que parecen resbalar a una sociedad anestesiada e insensible. Por ello son muchas las veces en que deberíamos preguntarnos qué clase de personas estamos creando.

Debemos buscar respuestas y soluciones que puedan explicar la existencia de jóvenes que llegan a lincharse, a insultarse gravemente e incluso a matar por celos. También a las reacciones de adultos deseando la muerte a un niño enfermo de cáncer que desea curarse para llegar a ser torero. Todo esto no es fruto de mi perversa imaginación, es el resumen de algunas, solo algunas, noticias de estos días.

Vivimos en una sociedad donde cada vez es más palpable la carencia de valores humanos y donde la violencia física y psicológica en colegios es una realidad a la que no podemos dar la espalda ni ser indiferentes.

La compleja tarea de su erradicación debe compartirse entre padres y escuelas. Sirve de poco el rigor en una parte si la otra es totalmente permisiva negando el maltrato y la violencia.

Pero también la sociedad en su conjunto debe ser consciente de la influencia de tanta violencia envolviendo las mentes de los más jóvenes por medio de películas y series televisivas, incluso de “juegos” que son líderes en ventas para consolas y ordenadores.

No estaría mal que al igual que en muchas aplicaciones líderes en las redes sociales le damos con facilidad al “me gusta”, también inventásemos y pulsásemos la opción “rechazo”, “denuncio”, “aborrezco” cualquier comentario, indicio o evidencia de casos de violencia, acoso, insultos o agresiones físicas y psicológicas que a diario se muestran ante nosotros. Acorralar y poner fin a la violencia es tarea de todos.


Violencia

É moi posible que o interese informativo destes días sígase centrando nas inmediatas e decisivas xornadas que desembocarán nunha investidura exitosa ou na repetición por terceira vez dunhas eleccións xerais. O tema meréceo.

Pero van permitirme que dedique esta liñas a algo que sendo de maior calado e gravidade ocupa pouco espazo nos medios de comunicación e no debate social en xeral.

Nestas ultimas datas fomos testemuñas de noticias tremendas para unha sociedade que se di moderna e civilizada. Decatabámonos da agresión a unha nena de 8 anos no patio do seu colexio e polos seus propios compañeiros. Tamén dos informes da fiscalía dunha provincia do país vasco no que se recollen as 47 denuncias neste ano por acoso na contorna escolar, chegando ao extremo de que nalgún destes casos chegouse a necesitar escolta escolar para a protección do menor.

Por último, e non por que non houbese máis senón por necesidade de adaptarme ao espazo do artigo, impactábame a noticia referida a un neno almeriense de 12 anos que como consecuencia do acoso e as agresións prolongadas que sufría desde que tenia 8 anos, segundo a súa propia nai ?xa non ten ganas de vivir? e permanece encerrado na súa casa medicado con ansiolíticos e antidepresivos.

Son exemplos dispares e ao azar de noticias que pasan ante os nosos ollos e que parecen escorregar a unha sociedade anestesiada e insensible. Por iso son moitas as veces en que deberiamos preguntarnos que clase de persoas estamos a crear.

Debemos buscar respostas e solucións que poidan explicar a existencia de mozas que chegan a lincharse, a insultarse gravemente e mesmo a matar por celos. Tamén ás reaccións de adultos desexando a morte a un neno enfermo de cancro que desexa curarse para chegar a ser toureiro. Todo isto non é froito da miña perversa imaxinación, é o resumo de algunhas, só algunhas, noticias destes días.

Vivimos nunha sociedade onde cada vez é máis palpable a carencia de valores humanos e onde a violencia física e psicolóxica en colexios é unha realidade á que non podemos dar as costas nin ser indiferentes.

A complexa tarefa da súa erradicación debe compartirse entre pais e escolas. Serve de pouco o rigor nunha parte se a outra é totalmente permisiva negando os malos tratos e a violencia.

Pero tamén a sociedade no seu conxunto debe ser consciente da influencia de tanta violencia envolvendo as mentes dos máis novos por medio de películas e series televisivas, mesmo de “xogos” que son líderes en vendas para consolas e computadores.

Non estaría mal que do mesmo xeito que en moitas aplicacións líderes nas redes sociais dámoslle con facilidade ao “gústame”, tamén inventásemos e pulsásemos a opción “rexeitamento”, “denuncio”, “aborrezo” calquera comentario, indicio ou evidencia de casos de violencia, acoso, insultos ou agresións físicas e psicolóxicas que a diario se mostran ante nós. Acurralar e poñer fin á violencia é tarefa de todos.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Quienes hacéis las leyes, podríais empezar por devolver al profesorado la autoridad de la que se les ha despojado. Los Liberty Valance que campan por institutos y colegios son intocables hasta que cometen una cafrada muy gorda, del tipo de las que hemos leído estos días. De poco sirven los brindis al sol si no se aborda el problema por la base.


Se ha producido un error en este gadget.