miércoles, 16 de noviembre de 2016

Estabilidad

Si acudimos al diccionario de la Real Academia de la Lengua y buscamos su significado obtendremos una definición escueta y sencilla: “cualidad de estable”, citando como ejemplos la estabilidad atmosférica, económica o la de un coche. Como quiera que podemos quedar insatisfechos buscamos el adjetivo “estable”, y encontramos tres posibles acepciones:

  1. Que se mantiene sin peligro de cambiar, caer o desaparecer. Ejemplo: Temperatura, economía estable.
  2. Que permanece en un lugar durante mucho tiempo. Ejemplo: Inquilino estable.
  3. Que mantiene o recupera el equilibrio. Ejemplo: Un coche muy estable

Corren tiempos, dentro y fuera de casa, donde las situaciones que vivimos nos transmiten sensaciones de inquietud, preocupación, incertidumbre... muy distantes de las incluidas en la anterior definición.

Si seguimos los ejemplos recogidos en el diccionario podremos ver la importancia de la estabilidad aplicada a nuestro día a día.

Así, ¡qué decir de la estabilidad atmosférica!, ¡con la importancia que cada día damos a que el tiempo se mantenga estable, el bueno claro, y no nos sorprendan los cambios bruscos de temperaturas! Lo mismo para la estabilidad económica, que nos mantenga alejados de sobresaltos en las bolsas, en la prima de riesgo, en los tipos de cambio. O de la estabilidad en el empleo como síntoma de tranquilidad y seguridad.

Traigo a colación este tema porque tengo la certeza de que valoramos muy poco algunas de las decisiones y actuaciones políticas que tienen como finalidad propiciar estabilidad a nuestro país y por extensión a todos cuantos vivimos en él.

Es posible que los meses que han transcurrido en España sin un gobierno con plenas funciones hayan hecho recapacitar sobre la importancia de no generar incertidumbre y que muchos gallegos a la hora de elegir su opción política y depositar su voto hace unas semanas tuviesen presente en su memoria lo que podría ocurrir en Galicia si no se continuaba por la senda de la seriedad y recuperación que ya notamos. La alternativa era clara, inestabilidad política con un gobierno formado por tres o cuatro partidos.

Al definir la estabilidad nuestro diccionario habla de una cualidad, de algo positivo. Sin embargo los españoles pertenecemos a un pueblo que tradicionalmente no ha tendido a sentirse orgulloso de su historia y de sus muchos aciertos. Por el contrario, tendemos a quejarnos y criticar mucho de lo que tenemos o conseguimos como logro colectivo. Tenemos una tendencia inexplicable a dispararnos en los pies.

Hoy Galicia y España cuentan con gobiernos fiables y predecibles, que actúan y por tanto gobiernan sin sobresaltos, sin sorpresas, con políticas contrastadas que persiguen mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, sin revanchismos ni sectarismos, sin enfrentamientos entre buenos y malos, izquierdas o derechas.

Por eso le doy tanta importancia a la estabilidad. Porque es una cualidad positiva y porque representa lo que todos queremos en nuestras vidas. Y como dice el diccionario “sin peligro de desaparecer o de caer”. Valoremos lo que tenemos. 

Estabilidade

Se acudimos ao dicionario da Real Academia da Lingua e buscamos o seu significado obteremos unha definición concisa e sinxela: "calidade de estable", citando como exemplos a estabilidade atmosférica, económica ou a dun coche. Como queira que podemos quedar insatisfeitos buscamos o adxectivo "estable", e atopamos tres posibles acepcións:
  1. Que se mantén sen perigo de cambiar, caer ou desaparecer. Exemplo: Temperatura, economía estable.
  2. Que permanece nun lugar durante moito tempo. Exemplo: Inquilino estable.
  3. Que mantén ou recupera o equilibrio. Exemplo: Un coche moi estable
Corren tempos, dentro e fóra de casa, onde as situacións que vivimos transmítennos sensacións de inquietude, preocupación, incerteza... moi distantes das incluídas na anterior definición. 

Se seguimos os exemplos recolleitos no dicionario poderemos ver a importancia da estabilidade aplicada ao noso día a día.

Así, que dicir da estabilidade atmosférica!, coa importancia que cada día damos a que o tempo se manteña estable, o bo claro, e non nos sorprendan os cambios bruscos de temperaturas! O mesmo para a estabilidade económica, que nos manteña afastados de sobresaltos nas bolsas, na curmá de risco, nos tipos de cambio. Ou da estabilidade no emprego como síntoma de tranquilidade e seguridade.

Traio a colación este tema porque teño a certeza de que valoramos moi pouco algunhas das decisións e actuacións políticas que teñen como finalidade propiciar estabilidade ao noso país e por extensión a todos cuantos vivimos nel.

É posible que os meses que transcorreron en España sen un goberno con plenas funcións fixesen recapacitar sobre a importancia de non xerar incerteza e que moitos galegos á hora de elixir a súa opción política e depositar o seu voto hai unhas semanas tivesen presente na súa memoria o que podería ocorrer en Galicia se non se continuaba pola senda da seriedade e recuperación que xa notamos. A alternativa era clara, inestabilidade política cun goberno formado por tres ou catro partidos.

Ao definir a estabilidade o noso dicionario fala dunha calidade, de algo positivo. Con todo os españois pertencemos a un pobo que tradicionalmente non tendeu a sentirse orgulloso da súa historia e dos seus moitos acertos. Pola contra, tendemos a queixarnos e criticar moito do que temos ou conseguimos como logro colectivo. Temos unha tendencia inexplicable a dispararnos nos pés. 

Hoxe Galicia e España contan con gobernos fiables e predicibles, que actúan e por tanto gobernan sen sobresaltos, sen sorpresas, con políticas contrastadas que perseguen mellorar as condicións de vida dos cidadáns, sen revanchismos nin sectarismos, sen enfrontamentos entre bos e malos, esquerdas ou dereitas.

Por iso doulle tanta importancia á estabilidade. Porque é unha calidade positiva e porque representa o que todos queremos nas nosas vidas. E como di o dicionario ?sen perigo de desaparecer ou de caer?. Valoremos o que temos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.