domingo, 22 de marzo de 2009

Transición

Es tiempo de transición después de las últimas elecciones generales y antes de la constitución del nuevo Parlamento y posterior formación de gobierno.

Y es especial este tiempo porque en esta ocasión la constitución del nuevo Parlamento, y especialmente el Gobierno de la Xunta de Galicia, sufrirán modificaciones relevantes, que en este último caso supondrán el fin de una coalición denominada como bipartito y su sustitución por un gobierno del Partido Popular en mayoría.

Estos días de transición parece que todo está parado y nada sucede, pero esta falsa impresión oculta movimientos que en algunos casos podrían considerarse poco éticos y reprochables. Citaré algunos.

La Conselleira de Politica Territorial, a pesar de estar en funciones y de no continuar, ni ella ni su Partido, en su cometido en el próximo Gobierno, estos días demuestra una agilidad y una actividad que ya hubiésemos querido ver durante los pasados cuatro años, dedicando sus últimos días a la sospechosa actividad de adjudicar cuanta obra pueda. ¿Será para que el nuevo gobierno se quede sin presupuesto y sin capacidad de maniobra? No me cabe duda, ya lo hicieron en otras ocasiones.

La Vicepresidencia de Igualdad, de Anxo Quintana, tampoco le anda a la zaga, concediendo curso para bailes y otras charangas a las asociaciones que le conviene por valor de 120.000 euros, limosnillas en tiempos de crisis.

Otros departamentos apuran sus últimas horas en seguir dando nuevos pasos en convocatorias de plazas para funcionarios, cuyos procesos fueron denunciados políticamente y cosecharon rechazos sindicales.

Estas semanas deberían servir para poner en marcha un proceso de traspaso de funciones y poderes llevado a cabo a nivel de partidos políticos, y nunca deberían utilizarse para apurar adjudicaciones, contratos, oposiciones, subvenciones... porque todo ello dejará un tufo de sospecha y amiguismo.

Prudencia y “sentidiño” es lo que pido porque de estas otras actitudes aquí expuestas ya hemos tenido muestras sobradas en estos últimos cuatro años, y no queremos más.

_____________________________________________________________________


Transición

É tempo de transición logo das últimas eleccións xerais e antes da constitución do novo Parlamento e posterior formación de goberno.

E é especial este tempo porque nesta ocasión a constitución do novo Parlamento, e especialmente o Goberno da Xunta de Galicia, sufrirán modificacións relevantes, que neste último caso suporán o fin dunha coalición denominada como bipartito e a súa substitución por un goberno do Partido Popular en maioría.

Estes días de transición parece que todo está parado e nada sucede, pero esta falsa impresión oculta movementos que nalgúns casos poderían considerarse pouco éticos e reprochables. Citarei algúns.

A Conselleira de Politica Territorial, a pesar de estar en funcións e de non continuar, nin ela nin o seu Partido, no seu labor no próximo Goberno, estes días demostra unha axilidade e unha actividade que xa quixésemos ver durante os pasados catro anos, dedicando os seus últimos días á sospeitosa actividade de adxudicar canta obra poida. Será para que o novo goberno quede sen orzamento e sen capacidade de manobra? Non me cabe dúbida, xa o fixeron noutras ocasións.

A Vicepresidencia de Igualdade, de Anxo Quintana, tampouco lle anda á zaga, concedendo curso para bailes e outras charangas ás asociacións que lle convén por valor de 120.000 euros, limosnillas en tempos de crises.

Outros departamentos apuran as súas últimas horas en seguir dando novos pasos en convocatorias de prazas para funcionarios, cuxos procesos foron denunciados politicamente e cultivaron rexeitamentos sindicais.

Estas semanas deberían servir para pór en marcha un proceso de traspaso de funcións e poderes levado a cabo a nivel de partidos políticos, e nunca deberían utilizarse para apurar adxudicacións, contratos, oposicións, subvencións... porque todo iso deixará un tufo de sospeita e amiguismo.

Prudencia e "sentidiño" é o que pido porque destoutras actitudes aquí expostas xa tivemos mostras sobradas nestes últimos catro anos, e non queremos máis.

3 comentarios:

EL VAPOR LIBERAL dijo...

Un gallego, que reside en Salamanca, desea que Nuñez Feijoo sea capaz de encauzar el desatino de estos últimos cuatro años. Lo tiene bastante fácil porque peor no se pudo haber hecho.

A los políticos les pedimos "gestión". Es bien sencillo ¿o no?. Si necesitan ayuda, y como voy con frecuencia a miña terra galega, les echo una mano. Un cordial saludo de un vigués residente en la ciudad del Tormes.

Caminando dijo...

PAJIN mental.

En una muestra más del fondo marxista que alimenta a muchos de los dirigentes del PSOE actual, Pajín ha advertido a la Iglesia que no confunda política con Religión.
Esto, claro está, viene a cuenta del aborto y las protestas de Semana Santa.

La forma de pensar de esta gente está clara:
NADIE puede tener ideas propias o convicciones morales propias, la moral se impone por el sumo sacerdote ZP desde el Estado.

¿POR QUÉ el PP no se adhiere a la campaña y pide a todos sus militantes y simpatizantes que acudan con lazos blancos a las procesiones de Semana Santa, en defensa de la vida y en defensa de patria potestad de los padres para con sus hijas menores de edad?

Anónimo dijo...

¿Y qué váis a hacer cuando Orozco pase de todo y no cese a nadie ni pida disculpas?

Se ha producido un error en este gadget.