domingo, 29 de marzo de 2009

Cuestión de Estado

Todavía tengo mis retinas cargadas de imágenes difíciles de olvidar, las de los rostros de familiares, amigos y vecinos de cuatro jóvenes de Friol que perdieron la vida al mismo tiempo, en un nuevo y fatal accidente de tráfico.

Hay quien señala al mal estado de la red viaria como causa de tanto accidente; otros lo hacen mirando hacia los excesos de velocidad, de alcohol, o con las drogas. Las estadísticas también dejan sitio para las distracciones al volante o el cansancio, etc.

Todos estos factores combinados provocan los fatídicos cócteles que acaban en accidentes en nuestras carreteras. Muchos, muchísimos de estos siniestros son mortales, como los que han segado la vida de estos cuatro jóvenes lucenses.

¿Por qué no miramos hacia países europeos, como Alemania, Suiza y otros, en los que se suelen respetar las señales, incluso donde no existen limitaciones de velocidad?. Lugares donde los conductores no superan la limitación de 100 km/hora por un túnel o los 80 km/h en zonas de obras así limitadas. Los pasos de peatones, no digamos los de cebra, son algo muy serio, y la prioridad del peatón prevalece generalmente. Es verdad que también hay sonoras excepciones a estas conductas.

Sin embargo, en nuestro país todavía perduran actitudes incomprensibles y temerarias. Es frecuente observar como cuando nos acercamos a un coche para adelantarlo el conductor incrementa la velocidad para dificultar la maniobra ¿acto reflejo o ejemplo de actitud de reto? También es muy habitual observar vehículos pegados al que llevan delante en claro gesto amenazante.

Estos y otros ejemplos me confirman que muchas personas al volante experimentan una transformación radical, sacando a relucir conductas que en su vida diaria nadie identificaría con ellos.

Las cifras de muertos en las carreteras apuntan a que si no tomamos conciencia de la necesidad de educar para ser un buen peatón o un buen conductor, de nada valen las campañas y la publicidad. Es necesario educar desde la infancia en los buenos hábitos. Hay que hacer comprender a todos que una vez que se aprueba un examen de conducir coger el volante es un acto de responsabilidad y nunca un juego ni una forma de exteriorizar poderío o fuerza.

Es en las carreteras donde más personas dejan sus vidas. Si le damos tanta importancia al envío de tropas al exterior, si nos revelamos como sociedad ante las guerras: ¿Por qué no hacemos de este problema, la sangría de miles de vidas cada año en las carreteras españolas, una cuestión de Estado y trabajamos toda la sociedad en ponerle freno sin más dilación?


_______________________________________________________________________


Cuestión de Estado


Aínda teño as miñas retinas cargadas de imaxes difíciles de esquecer, as dos rostros de familiares, amigos e veciños de catro mozos de Friol que perderon a vida ao mesmo tempo, nun novo e fatal accidente de tráfico.

Hai quen sinala ao mal estado da rede viaria como causa de tanto accidente; outros o fan mirando cara aos excesos de velocidade, de alcol, ou coas drogas. As estatísticas tamén deixan sitio para as distraccións ao volante ou o cansazo, etc.

Todos estes factores combinados provocan os fatídicos cócteles que acaban en accidentes nas nosas estradas. Moitos, moitísimos destes sinistros son mortais, como os que segaron a vida destes catro mozos lucenses.

Por que non miramos cara a países europeos, como Alemaña, Suíza e outros, nos que se adoitan respectar os sinais, ata onde non existen limitacións de velocidade?. Lugares onde os condutores non superan a limitación de 100 km/hora por un túnel ou os 80 km/h en zonas de obras así limitadas. Os pasos de peóns, non digamos os de cebra, son algo moi serio, e a prioridade do peón prevalece xeralmente. É verdade que tamén hai sonoras excepcións a estas condutas.

Con todo, no noso país aínda perduran actitudes incomprensibles e temerarias. É frecuente observar como cando nos achegamos a un coche para adiantalo o condutor incrementa a velocidade para dificultar a manobra acto reflexo ou exemplo de actitude de reto? Tamén é moi habitual observar vehículos pegados ao que levan diante en claro xesto ameazante.

Estes e outros exemplos confírmanme que moitas persoas ao volante experimentan unha transformación radical, sacando a relucir condutas que na súa vida diaria ninguén identificaría con eles.

As cifras de mortos nas estradas apuntan a que se non tomamos conciencia da necesidade de educar para ser un bo peón ou un bo condutor, de nada valen as campañas e a publicidade. É necesario educar desde a infancia nos bos hábitos. Hai que facer comprender a todos que unha vez que se aproba un exame de conducir coller o volante é un acto de responsabilidade e nunca un xogo nin unha forma de exteriorizar poderío ou forza.

É nas estradas onde máis persoas deixan as súas vidas. Se lle damos tanta importancia ao envío de tropas ao exterior, se nos revelamos como sociedade ante as guerras: Por que non facemos deste problema, a sangría de miles de vidas cada ano nas estradas españolas, unha cuestión de Estado e traballamos toda a sociedade en porlle freo sen máis dilación?

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.