domingo, 28 de junio de 2009

Arde Lucus

Acaba de terminar una edición más de una fiesta que cada vez atrae más participantes y visitantes. Cuando en el año 1998 propuse la creación del Foro de ciudades de origen romano del Noroeste Peninsular, una de las ideas que debatimos en las pocas reuniones que dio tiempo a mantener - porque tras la llegada de los socialistas al Gobierno Local de este foro nunca más se supo - fue la de implantar un evento anual que conmemorara el origen romano de la ciudad. Así se lo transmití, al igual que otros proyectos de importancia que quedaban en marcha, al Alcalde entrante. Por ello cuando años después vi esta iniciativa, me alegré porque la considero acertada, oportuna y de amplia repercusión turística y por tanto económica. Felicitaciones pues a los impulsores y organizadores año tras año.

De todas maneras, quisiera poner algunos peros para que, si se quieren tener presentes como aportaciones en positivo, se puedan tomar precauciones y corregir algunos fallos en futuras ediciones.

Me preocupa que valga todo a la hora de montar mercadillos y así, en una fiesta romana, pudimos ver puestos que poco o nada tenían que ver con la causa. Los mismos que se instalan en la feria medieval, la goyesca, o cualquiera de las muchas que ahora se venden a los ayuntamientos por parte de las mismas empresas organizadoras.

El programa podría ser algo más reducido y no, por llenar un folleto, poner algunas cosas sin mucho contenido pero sí gasto. Además, se da el caso de que no es posible acudir a todo por coincidir en horario y estar en diferentes emplazamientos.

Es muy positivo el que la población participe con sus trajes de la época, pero habrá que tener cuidado a la hora de los repartos desde el Ayuntamiento para evitar sospechas, o algo más, de favoritismos. Lo mismo que en el reparto de entradas para determinados espectáculos.

En definitiva, creo que como en otras cuestiones lo importante es la calidad y no la cantidad, por eso apuesto por reducir programación y concentrarse en aquellos actos que realmente puedan ser fieles a la tradición e historia del pueblo romano, con una organización a nivel de garantizar la seguridad, el orden público y la limpieza para que puedan ser digno ejemplo para los que nos visitan esos días.

Finalmente espero apoyo para la petición que mi grupo municipal le planteo al Presidente de la Xunta en su última visita a Lugo: declarar esta fiesta de interés turístico para potenciar su proyección y difusión.

Ésta es una buena oportunidad de vender Lugo como algo único y fiel a su historia. Aprovechémosla.

__________________________________________________________________________


Arde Lucus

Acaba de terminar unha edición máis dunha festa que cada vez atrae máis participantes e visitantes. Cando no ano 1998 propuxen a creación do Foro de cidades de orixe romana do Noroeste Peninsular, unha das ideas que debatemos nas poucas reunións que deu tempo a manter - porque tras a chegada dos socialistas ao Goberno Local deste foro nunca máis se soubo - foi a de implantar un evento anual que conmemorase a orixe romana da cidade. Así llo transmitín, do mesmo xeito que outros proxectos de importancia que quedaban en marcha, ao Alcalde entrante. Por iso cando anos despois vin esta iniciativa, alegreime porque a considero acertada, oportuna e de ampla repercusión turística e xa que logo económica. Felicitacións pois aos impulsores e organizadores ano tras ano.

De todas as maneiras, quixese pór algúns peros para que, se se queren ter presentes como achegas en positivo, póidanse tomar precaucións e corrixir algúns fallos en futuras edicións.

Preocúpame que valla todo á hora de montar mercadillos e así, nunha festa romana, puidemos ver postos que pouco ou nada tiñan que ver coa causa. Os mesmos que se instalan na feira medieval, a goyesca, ou calquera das moitas que agora se venden aos concellos por parte das mesmas empresas organizadoras.

O programa podería ser algo máis reducido e non, por encher un folleto, pór algunhas cousas sen moito contido pero si gasto. Ademais, dáse o caso de que non é posible acudir a todo por coincidir en horario e estar en diferentes emprazamentos.

É moi positivo o que a poboación participe cos seus traxes da época, pero haberá que ter coidado á hora das reparticións desde o Concello para evitar sospeitas, ou algo máis, de favoritismos. O mesmo que na repartición de entradas para determinados espectáculos.

En definitiva, creo que como noutras cuestións o importante é a calidade e non a cantidade, por iso aposto por reducir programación e concentrarse naqueles actos que realmente poidan ser fieis á tradición e historia do pobo romano, cunha organización a nivel de garantir a seguridade, a orde pública e a limpeza para que poidan ser digno exemplo para os que nos visitan eses días.

Finalmente espero apoio para a petición que o meu grupo municipal expuxo ao Presidente da Xunta na súa última visita a Lugo: declarar esta festa de interese turístico para potenciar a súa proxección e difusión.

Esta é unha boa oportunidade de vender Lugo como algo único e fiel á súa historia. Aproveitémola.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.