miércoles, 22 de septiembre de 2010

Verdad y Certeza

Decir la verdad a los ciudadanos en todo momento es algo que no todos practican, y tenemos múltiples ejemplos. El más reciente e imperdonable lo recordaremos por mucho tiempo, y me refiero al presidente Zapatero diciendo una y otra vez que no estábamos atravesando una crisis económica, para después reconocerla y mentir nuevamente al afirmar que ya estábamos saliendo de ella. Ahora, más recientemente, nos dice además que las personas sin trabajo pero haciendo cursos de formación, en realidad no son parados sino que trabajan para España.

Los gallegos debemos saber que el gobierno central está exigiendo al autonómico que devuelva 2.500 millones de euros que la actual Xunta no pidió. La cifra sólo fue fruto de las malas previsiones del gobierno de ZP y de los delirios de gasto del bipartito anterior. Se le exige su devolución en 5 años, a razón de 500 millones de euros al año, cuando el propio Estado tardaría en pagar esta cifra 15 años. Ésta es la verdad. Y ante esta situación injusta, Feijoo y su gobierno están planteando algo que parece razonable: incrementar el plazo de tiempo para devolver este dinero de 5 a 10 años, de forma que el impacto en los presupuestos de inversiones para los próximos años sea menor.

Este trato a Galicia contrasta con el que el Partido Socialista está ofreciendo al Partido Nacionalista Vasco  para que, a cambio de 400 millones de euros extras en políticas de empleo, le venda los 6 votos del Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados que necesita para aprobar los próximos Presupuestos para 2011. Ésta es la doble vara de medir.

La certeza también está presente en esta historia. Además de conocer la verdad, para Feijoo es importante que los gallegos tengan claro y seguro que para poder seguir recibiendo servicios públicos de calidad,  van a  priorizar el gasto en unos presupuestos austeros: congelarán el número de empleados públicos, buscarán formulas de pago aplazadas para las inversiones productivas, y no abandonarán ninguna obra que ya fuese comenzada por este gobierno, al tiempo que se priorizarán las nuevas infraestructuras pendientes.

Todo esto frente al dinero malgastado en el Plan E, los cheques bebes que se prometieron para rápidamente esfumarse o los 400 euros prometidos un año para retirarlos al siguiente. Certeza frente a pérdida de credibilidad. Verdad frente a engaño.

En Galicia al timón de nuestro barco tenemos un capitán sensato y prudente, que tiene  a la verdad y a la certeza como principales valores en su forma de gobernar. Sus palabras suenan sinceras y su ejemplo diario las avala. En las mismas aguas, otros barcos más grandes mantienen un día un rumbo y al siguiente el contrario. A bordo llevan un capitán y una tripulación con las ideas agotadas y sin más ilusión que seguir de crucero hasta el 2012. Sólo falta saber si todos los que vamos a bordo, los 47 millones de españoles, no acabamos antes mareados o presenciando un motín a bordo.

Verdade e Certeza

Dicir a verdade aos cidadáns en todo momento é algo que non todos practican, e temos múltiples exemplos. O máis recente e imperdoable recordarémolo por moito tempo, e refírome ao presidente Zapatero dicindo unha e outra vez que non estabamos atravesando unha crise económica, para despois recoñecela e mentir novamente ao afirmar que xa estabamos saíndo dela. Agora, máis recentemente, dinos ademais que as persoas sen traballo pero facendo cursos de formación, en realidade non son parados senón que traballan para España.

Os galegos debemos saber que o goberno central está esixindo ao autonómico que devolva 2.500 millóns de euros que a actual Xunta non pediu. A cifra só foi froito das malas previsións do goberno de ZP e dos delirios de gasto do bipartito anterior. Esíxeselle a súa devolución en 5 anos, a razón de 500 millóns de euros ao ano, cando o propio Estado tardaría en pagar esta cifra 15 anos. Esta é a verdade. E ante esta situación inxusta, Feijoo e o seu goberno están expondo algo que parece razoable: incrementar o prazo de tempo para devolver este diñeiro de 5 a 10 anos, de forma que o impacto nos orzamentos de investimentos para os próximos anos sexa menor.

Este trato a Galicia contrasta co que o Partido Socialista está ofrecendo ao Partido Nacionalista Vasco para que, a cambio de 400 millóns de euros extras en políticas de emprego, véndalle os 6 votos do Grupo Vasco no Congreso dos Deputados que necesita para aprobar os próximos Orzamentos para 2011. Esta é a dobre vara de medir.

A certeza tamén está presente nesta historia. Ademais de coñecer a verdade, para Feijoo é importante que os galegos teñan claro e seguro que para poder seguir recibindo servizos públicos de calidade, van priorizar o gasto nuns orzamentos austeros: conxelarán o número de empregados públicos, buscarán formulas de pago aprazadas para os investimentos produtivos, e non abandonarán ningunha obra que xa fose comezada por este goberno, á vez que se priorizarán as novas infraestruturas pendentes.
Todo isto fronte ao diñeiro malgastado no Plan E, os cheques bebes que se prometeron para rapidamente esfumarse ou os 400 euros prometidos un ano para retiralos ao seguinte. Certeza fronte a perda de credibilidade. Verdade fronte a engano.

En Galicia ao temón do noso barco temos un capitán sensato e prudente, que ten á verdade e á certeza como principais valores na súa forma de gobernar. As súas palabras soan sinceras e o seu exemplo diario aválaas. Nas mesmas augas, outros barcos máis grandes manteñen un día un rumbo e ao seguinte o contrario. A bordo levan un capitán e unha tripulación coas ideas esgotadas e sen máis ilusión que seguir de cruceiro ata o 2012. Só falta saber se todos os que imos a bordo, os 47 millóns de españois, non acabamos antes mareados ou presenciando un motín a bordo.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.