miércoles, 15 de diciembre de 2010

Aterriza como puedas

El reciente fallecimiento de Leslie Nielsen hace que sea irresistible unir el título de aquella comedia a la situación recientemente vivida en el espacio aéreo español. La comedia  transformada en drama cambiaría el titulo por “Despega cuando puedas”.

Pero la cosa no es para bromas. Lo que este rocambolesco episodio ha puesto de manifiesto de forma clara son dos cosas. La primera, y lo digo clarito, es que el colectivo de controladores actuó de forma irresponsable, causando un grave perjuicio a los ciudadanos y a la nación en un calentón que nunca debió producirse. Por ello condenamos la acción de este colectivo de trabajadores al tiempo que en público y en privado desde el PP se apoyaba al Gobierno en defensa de la ley y del interés general.

Lo segundo es que el Gobierno ha sido causante indirecto de este episodio que todavía dura. No olvidemos que en España seguimos en “Estado de Alarma”, y esta vez no vale echar la culpa a los anteriores, como de costumbre, tras seis años gobernando. Durante este tiempo el gobierno de Zapatero ha sido incapaz de acordar un nuevo convenio colectivo que sustituya al finalizado en diciembre de 2004, ni ha convocado las plazas necesarias para cubrir la demanda de un tráfico aéreo en crecimiento exponencial.

Mientras, la actitud del Partido Popular no ha sido la de “poner palos en las ruedas”, como le gusta recalcar en todo momento a Zapatero, sino la de arrimar el hombro apoyando las medidas que fue proponiendo el Gobierno durante los últimos meses.

En febrero el ministro Blanco aprobó un Decreto que afirmó que serviría para solucionar el problema. Se equivocó el Ministro, tensaron la cuerda al máximo y en vísperas del puente en el que más ciudadanos se desplazan, y teniendo ya calentito al personal, van y decretan una serie de medidas que hacen saltar por lo aires toda posibilidad de acuerdo con los controladores. ¿Cómo se entiende que firmen 3 Decretos Ley para resolver un conflicto laboral? y encima para no solucionar el problema, no hay más que ver cómo estamos, y sin saber si se prolongará esta situación por más semanas.

A golpe de decretazos, todo lo contrario al diálogo y el talante del que tanto presumen, estos señores han metido a España en un Estado de Alarma, por primera vez en la democracia, para corregir una situación a la que se llegó por la pasividad, desidia y falta de responsabilidad del gobierno socialista.

Era lo que le faltaba a la deteriorada imagen de España en el mundo. Aquí los problemas se agravan por dejarlos envejecer, por mirar para otro lado y culpar al vecino de lo que ellos no hicieron o hicieron mal durante los últimos 6 años.

 

Aterra como poidas

O recente falecemento de Leslie Nielsen fai que sexa irresistible unir o título daquela comedia á situación recentemente vivida no espazo aéreo español. A comedia transformada en drama cambiaría o titulo por “Despega cando poidas”.

Pero a cousa non é para bromas. O que este rocambolesco episodio puxo de manifesto de forma clara son dúas cousas. A primeira, e dígoo clarito, é que o colectivo de controladores actuou de forma irresponsable, causando un grave prexuízo aos cidadáns e á nación nun calentón que nunca debeu producirse. Por iso condenamos a acción deste colectivo de traballadores á vez que en público e en privado desde o PP apoiábase ao Goberno en defensa da lei e do interese xeral.

O segundo é que o Goberno foi causante indirecto deste episodio que aínda dura. Non esquezamos que en España seguimos en “Estado de Alarma”, e esta vez non vale botar a culpa aos anteriores, como de costume, tras seis anos gobernando. Durante este tempo o goberno de Zapatero foi incapaz de acordar un novo convenio colectivo que substitúa ao finalizado en decembro de 2004, nin convocou as prazas necesarias para cubrir a demanda dun tráfico aéreo en crecemento exponencial.

Mentres, a actitude do Partido Popular non foi a de “pór paus nas rodas”, como lle gusta recalcar en todo momento a Zapatero, senón a de arrimar o ombreiro apoiando as medidas que foi propondo o Goberno durante os últimos meses.

En febreiro o ministro Branco aprobou un Decreto que afirmou que serviría para solucionar o problema. Equivocouse o Ministro, tensaron a corda ao máximo e en vésperas da ponte no que máis cidadáns se desprazan, e tendo xa calentito ao persoal, van e decretan unha serie de medidas que fan saltar por aírelo toda posibilidad de acordo cos controladores. Como se entende que asinen 3 Decretos Lei para resolver un conflito laboral? e encima para non solucionar o problema, non hai máis que ver como estamos, e sen saber se se prolongará esta situación por máis semanas.

A golpe de decretazos, todo o contrario ao diálogo e o talante do que tanto presumen, estes señores meteron a España nun Estado de Alarma, por primeira vez na democracia, para corrixir unha situación á que se chegou pola pasividade, desidia e falta de responsabilidade do goberno socialista.

Era o que lle faltaba á deteriorada imaxe de España no mundo. Aquí os problemas agrávanse por deixalos envellecer, por mirar para outro lado e culpar ao veciño do que eles non fixeron ou fixeron mal durante os últimos 6 anos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.