miércoles, 4 de mayo de 2011

Dosis de prudencia

Aunque no lo parezca estamos a pocas horas de que comience una nueva campaña electoral, esta vez para elegir munícipes y el color de algunos gobiernos autonómicos, que no de todos, porque hasta en la necesaria agrupación de jornadas electorales imprescindibles en momentos de obligada austeridad y de cortar con la sangría del gasto publico, parece que no hay voluntad.

El ambiente en que se va a desenvolver esta época de mítines, vallas publicitarias, cuñas electorales y algún que otro debate ya es conocido, y me estoy refiriendo al panorama que no sólo flota en el ambiente sino que se toca y palpa a diario como cruda realidad.

El pasado fin de semana, en prácticamente todos los medios de comunicación, una boda real dulcificaba y en todo caso tapaba la escalofriante noticia de que en España ya tenemos 5 millones de parados, o, si damos por buenas las cifras del presidente de la asociación de desempleados Adesorg, serían 6 millones al tener en cuenta a los autónomos que tras cerrar su negocio no están apuntados en las listas del paro.

Este mismo fin de semana, en Canarias el presidente del gobierno de España pronunciaba una nueva frase desafortunada y provocadora: “Nosotros por responsabilidad tenemos que combatir la crisis y el paro que no generamos”.

El gobierno ni crea ni destruye, pero legisla y adopta medidas para favorecer un escenario donde las empresas, los autónomos, los emprendedores, los jóvenes… tengan altas posibilidades de encontrar trabajo y pocas probabilidades de perderlo. Por eso hoy más que nunca suenan grotescas y ofensivas estas palabras mitineras.

Cuando España vive su particular drama social en el contexto europeo es, no sólo necesario sino diría que obligatorio, que las personas que aspiran a obtener una alcaldía, una diputación o un gobierno autónomo, cuiden desde sus actitudes y conductas hasta sus más sencillos mensajes. No soy quién para dar consejos a nadie, pero me atrevo desde estas modestas líneas de un periódico de Provincia, a decirles a todos ellos que no se atrevan a prometer nada que no tengan en su mano el poder cumplir, que se ahorren descalificaciones a sus rivales y que adopten comportamientos humildes y prudentes.

No prometer imposibles porque la sociedad cada día cree menos a sus políticos, entre los que me encuentro. No olvidar que seguimos siendo el tercer problema para la sociedad, y esto es un indicador que, como ya dije en alguna ocasión desde esta colaboración, me quita el sueño.

No practicar el chiste fácil en las intervenciones publicas, ni tampoco la descalificación personal, porque el ambiente está ya muy caldeado para que venga nadie a encender cerillas.

En definitiva, a todos vosotros, valientes personas que habéis dado este paso al frente, dispuestos a que os reprochen casi todo y os agradezcan casi nada, os pido prudencia, muchas dosis de prudencia. Las urnas la compensarán.

Dose de prudencia

Aínda que non o pareza estamos a poucas horas de que comece unha nova campaña electoral, esta vez para elixir concelleiros e a cor dalgúns gobernos autonómicos, que non de todos, porque ata na necesaria agrupación de xornadas electorais imprescindibles en momentos de obrigada austeridade e de cortar coa sangría do gasto publico, parece que non hai vontade.

O ambiente en que se vai a desenvolver esta época de mitins, valos publicitarios, cuñas electorais e algún que outro debate xa é coñecido, e estoume referindo ao panorama que non só flota no ambiente senón que se toca e palpa a diario como crúa realidade.

O pasado fin de semana, en practicamente todos os medios de comunicación, unha voda real dulcificaba e en todo caso tapaba a arrepiante noticia de que en España xa temos 5 millóns de parados, ou, se damos por boas as cifras do presidente da asociación de desempregados Adesorg, serían 6 millóns ao ter en conta aos autónomos que tras pechar o seu negocio non están apuntados nas listas do paro.

Este mesmo fin de semana, en Canarias o presidente do goberno de España pronunciaba unha nova frase desafortunada e provocadora: “Nós por responsabilidade temos que combater a crise e o paro que non xeramos”.

O goberno nin crea nin destrúe, pero lexisla e adopta medidas para favorecer un escenario onde as empresas, os autónomos, os emprendedores, os mozos? teñan altas posibilidades de atopar traballo e poucas probabilidades de perdelo. Por iso hoxe máis que nunca soan grotescas e ofensivas estas palabras mitineras.

Cando España vive o seu particular drama social no contexto europeo é, non só necesario senón diría que obrigatorio, que as persoas que aspiran a obter unha alcaldía, unha deputación ou un goberno autónomo, coiden desde as súas actitudes e condutas ata as súas máis sinxelas mensaxes. Non son quen para dar consellos a ninguén, pero me atrevo desde estas modestas liñas dun xornal de Provincia, a dicirlles a todos eles que non se atrevan a prometer nada que non teñan na súa man o poder cumprir, que se aforren descualificacións aos seus rivais e que adopten comportamentos humildes e prudentes.

Non prometer imposibles porque a sociedade cada día cre menos aos seus políticos, entre os que me atopo. Non esquecer que seguimos sendo o terceiro problema para a sociedade, e isto é un indicador que, como xa dixen nalgunha ocasión desde esta colaboración, quítame o soño.

Non practicar o chiste fácil nas intervencións publicas, nin tampouco a descualificación persoal, porque o ambiente está xa moi caldeado para que veña ninguén a acender mistos.

En definitiva, a todos vós, valentes persoas que destes este paso á fronte, dispostos a que vos reprochen case todo e agradézanvos case nada, pídovos prudencia, moitas doses de prudencia. As urnas a compensarán.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.