miércoles, 17 de octubre de 2012

Dejadme que os lo pida

Cuando estas líneas estén en sus manos estaremos a pocos días de tomar una decisión importante para todos los gallegos. Tendremos que reflexionar y decidir qué modelo de gobierno, qué clase de personas, queremos al frente de las instituciones de Galicia y por tanto quiénes deberán tomar las riendas de las decisiones que durante los próximos cuatro años marcarán, para bien o para mal, el futuro inmediato de nuestra querida tierra.

Dejadme que os cuente cómo veo las cosas. Cuando los partidos concurren a unas elecciones resulta importante cuidar el candidato que eligen y los mensajes o slogans de sus campañas.

De entrada me quedo con los mensajes en positivo como el de “Galicia primeiro”, que indican cuáles son las prioridades de quien se presenta para revalidar la presidencia del gobierno gallego. Pero los hay que van por otro camino y con su tarjeta de presentación ya nos enseñan sus verdaderas intenciones. Y sino, díganme qué intenciones transmiten cuando dicen “Hai que paralos” o “Para facerlles frente”.

Por tanto, ya podemos diferenciar claramente entre aquellos que rinden cuentas y declaran su voluntad y compromiso de seguir en la línea de trabajo riguroso y transparente cuatro años más, y aquellos otros que sin rubor ni disimulo plantean abiertamente el grito de “a por ellos”, en clara referencia a su sentimiento de odio y voluntad de tirar por tierra todo el trabajo realizado en estos últimos cuatro años. El mejor resumen de esta situación lo plasmó Feijóo “Unos van a emplear sus votos para gobernar contra el PP, nosotros emplearemos los nuestros para gobernar para todos”.

Dejadme que os diga también que, especialmente en este momento, a esta tierra y al conjunto de España lo que menos le convienen son el sectarismo y las personas cargadas de rencor. Por el contrario, lo que más conviene a todos los gallegos son las personas honestas y trabajadoras que con sus aciertos y errores han sido coherentes con sus propuestas y han demostrado dejarse la piel todos los días al frente de sus altas responsabilidades.

Si os sentís defraudados por la situación que en lo personal os toca vivir, con vuestra indiferencia y por tanto posible abstención en las urnas, sólo conseguiréis agravar la tormenta perfecta que nos toca atravesar.

Conozco a Feijóo lo suficiente para deciros que es un hombre honesto, trabajador, inteligente, austero y sencillo por naturaleza, con carácter para tomar decisiones complicadas, y que siente “por riba de todo” a Galicia como su mayor prioridad. Está libre de sospecha en medio de la tormenta de acusaciones de corrupción que recaen por desgracia sobre muchos políticos. Y además, por si lo anterior a alguien le supiese a poco, no ha permitido que el oropel del poder haya cambiado su forma de ser y actuar.

Dejadme que os pida un voto de confianza en las personas en las que yo confío. Dejadme que os pida el voto para Feijóo.


Deixádeme que volo pida


Cando estas liñas estean nas súas mans estaremos a poucos días de tomar unha decisión importante para todos os galegos. Teremos que reflexionar e decidir que modelo de goberno, que clase de persoas, queremos á fronte das institucións de Galicia e xa que logo quen deberán tomar as rendas das decisións que durante os próximos catro anos marcarán, para ben ou para mal, o futuro inmediato da nosa querida terra.

Deixádeme que vos conte como vexo as cousas. Cando os partidos concorren a unhas eleccións resulta importante coidar o candidato que elixen e as mensaxes ou slogans das súas campañas.

De entrada quédome coas mensaxes en positivo como o de "Galicia primeiro", que indican cales son as prioridades de quen se presenta para revalidar a presidencia do goberno galego. Pero os hai que van por outro camiño e co seu cartón de presentación xa nos ensinan as súas verdadeiras intencións. E senón, díganme que intencións transmiten cando din "Hai que paralos" ou "Para facerlles fronte".

Xa que logo, xa podemos diferenciar claramente entre aqueles que renden contas e declaran a súa vontade e compromiso de seguir na liña de traballo rigoroso e transparente catro anos máis, e aqueloutros que sen rubor nin disimulo expón abertamente o berro de "a por eles", en clara referencia ao seu sentimento de odio e vontade de tirar por terra todo o traballo realizado nestes últimos catro anos. O mellor resumo desta situación plasmouno Feijóo "Uns van empregar os seus votos para gobernar contra o PP, nós empregaremos os nosos para gobernar para todos".

Deixádeme que vos diga tamén que, especialmente neste momento, a esta terra e ao conxunto de España o que menos lle conveñen son o sectarismo e as persoas cargadas de rancor. Pola contra, o que máis convén a todos os galegos son as persoas honestas e traballadoras que cos seus acertos e erros foron coherentes coas súas propostas e demostraron deixarse a pel todos os días á fronte das súas altas responsabilidades.

Se vos sentides defraudados pola situación que no persoal tócavos vivir, coa vosa indiferenza e xa que logo posible abstención nas urnas, só conseguiredes agravar a tormenta perfecta que nos toca atravesar.

Coñezo a Feijóo o suficiente para dicirvos que é un home honesto, traballador, intelixente, austero e sinxelo por natureza, con carácter para tomar decisións complicadas, e que sente ?por riba de todo? a Galicia como a súa maior prioridade. Está libre de sospeita no medio da tormenta de acusacións de corrupción que recaen por desgraza sobre moitos políticos. E ademais, por se o anterior a alguén lle soubese a pouco, non permitiu que o oropel do poder cambie a súa forma de ser e actuar.

Deixádeme que vos pida un voto de confianza nas persoas nas que eu confío. Deixádeme que vos pida o voto para Feijóo.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.