miércoles, 31 de octubre de 2012

Unirnos

Las urnas se cerraron hace unos días y los ciudadanos volvimos a expresar nuestra voluntad en libertad para elegir un gobierno en Galicia. Podríamos pensar que con eso volvíamos a la normalidad democrática y que en unos años no tendríamos que volver a ser testigos de nuevos procesos electorales; eso era lo que tocaba, lo lógico en el calendario electoral. Pero esta vez se quebró ese calendario y en tres semanas estaremos viendo a los ciudadanos de Cataluña acudir a las urnas dos años antes de lo que estaba previsto. Lo harán ahora y no cuando tocaba porque quien tiene la facultad de convocar, el presidente catalán, ha supeditado su interés partidista y electoral al interés general de los catalanes.

Pero lo peor no es esa estrategia de calendario sino la de sus argumentos. Para evitar que las urnas se conviertan en un examen a la gestión de los que fueron gobierno, y también de los que tuvieron el papel de oposición ¿qué mejor estrategia que echarle la culpa de todo a otros y asumir el papel de victima de los demás? Aunque el precio sea buscar la división en lugar de la unidad.

Acabamos de ver cómo en Galicia los gallegos otorgaban su confianza nuevamente a quienes, a pesar de las enormes dificultades a que se enfrentaron, se ocupaban de gestionar sus escasos recursos con sentidiño y a pagar lo que se debe, a unir a los gallegos ante la dificultad. Mientras en Cataluña las farmacias van a la huelga porque no se les pagan las facturas que les adeuda su administración catalana, o se cierran alas enteras de hospitales y centros de salud por preferir dedicar sus recursos económicos a mantener embajadas en el exterior en lugar de mantener el estado de bienestar.

Quizás por esas y otras razones parecidas los responsables de esa nefasta gestión hayan elegido esta huida hacia adelante inventándose un pulso al Estado al plantear las elecciones catalanas en clave de independencia sí o independencia no. Misión quijotesca de un gobernante que arrastra de esta manera irresponsable a 7.500.000 de ciudadanos, a todo un pueblo, en dirección contraria al curso natural de su historia.

Galicia ha rechazado aquí a aquellos que en esta tierra, de haber llegado al gobierno aun perdiendo en las urnas, con seguridad estarían planteando un disparate similar al de Artur Mas.

El pasado fin de semana se entregaba el premio Príncipe de Asturias del deporte a dos futbolistas rivales en el campo. Según se recoge en el acta del jurado, lo recibían “como ejemplo de juego limpio admirado por todos. Juntos han demostrado una actitud conciliadora que ha limado las tradicionales diferencias entre jugadores y aficiones”.

Los españoles estaríamos encantados si algún día cercano se otorgara un reconocimiento a modo de premio al político que se dedique a unirnos, juntarnos ante la adversidad y no a separarnos. Y créanme que los hay, aunque siempre serán más noticiables los que siembran la cizaña que los que practican la concordia y el entendimiento.


Unirnos

As urnas pecháronse fai uns días e os cidadáns volvemos expresar a nosa vontade en liberdade para elixir un goberno en Galicia. Poderiamos pensar que con iso volviamos á normalidade democrática e que nuns anos non teriamos que volver ser testemuñas de novos procesos electorais; iso era o que tocaba, o lóxico no calendario electoral. Pero esta vez crebouse ese calendario e en tres semanas estaremos vendo aos cidadáns de Cataluña acudir ás urnas dous anos antes do que estaba previsto. Farano agora e non cando tocaba porque quen ten a facultade de convocar, o presidente catalán, supeditou o seu interese partidista e electoral ao interese xeral dos cataláns.

Pero o peor non é esa estratexia de calendario senón a dos seus argumentos. Para evitar que as urnas convértanse nun exame á xestión dos que foron goberno, e tamén dos que tiveron o papel de oposición que mellor estratexia que botarlle a culpa de todo a outros e asumir o papel de victima dos demais? Aínda que o prezo sexa buscar a división en lugar da unidade.

Acabamos de ver como en Galicia os galegos outorgaban a súa confianza novamente a quen, a pesar das enormes dificultades a que se enfrontaron, ocupábanse de xestionar os seus escasos recursos con sentidiño e a pagar o que se debe, a unir aos galegos ante a dificultade. Mentres en Cataluña as farmacias van á folga porque non se lles pagan as facturas que lles debe a súa administración catalá, ou se pechan ás enteiras de hospitais e centros de saúde por preferir dedicar os seus recursos económicos a manter embaixadas no exterior en lugar de manter o estado de benestar.

Quizais por esas e outras razóns parecidas os responsables desa nefasta xestión elixan esta fuxida cara a adiante inventándose un pulso ao Estado ao expor as eleccións catalás en clave de independencia si ou independencia non. Misión quijotesca dun gobernante que arrastra deste xeito irresponsable a 7.500.000 de cidadáns, a todo un pobo, en dirección contraria ao curso natural da súa historia.

Galicia rexeitou aquí a aqueles que nesta terra, de chegar ao goberno aínda perdendo nas urnas, con seguridade estarían expondo un disparate similar ao de Artur Mais.

O pasado fin de semana entregábase o premio Príncipe de Asturias do deporte a dous futbolistas rivais no campo. Segundo recóllese no acta do xurado, recibíano "como exemplo de xogo limpo admirado por todos. Xuntos demostraron unha actitude conciliadora que limou as tradicionais diferenzas entre xogadores e afeccións".

Os españois estariamos encantados se algún día próximo outorgásese un recoñecemento a modo de premio ao político que se dedique a unirnos, xuntarnos ante a adversidade e non a separarnos. E créanme que os hai, aínda que sempre serán máis noticiables os que sementan a cizaña que os que practican a concordia e o entendemento.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.