miércoles, 15 de junio de 2016

El valor de tu voto

Muchas veces pienso en la poca importancia que le damos al hecho de poder emitir un voto, cuando realmente es la herramienta con la que estamos eligiendo a las personas en las que queremos depositar nuestra confianza para que resuelvan los problemas que más nos afectan o preocupan. Posiblemente la falta de tradición democrática de esta España nuestra, en la que la democracia todavía es joven, sea una de las razones.

En ocasiones cuando no podemos asistir a la junta de vecinos de una comunidad nos preocupamos y movilizamos para que otro vecino lleve nuestra representación, habilitándolo al efecto. Lo mismo valdría para reuniones de APAS, montes vecinales, asociaciones deportivas y un sinfín de actividades de nuestra vida diaria.

Si en esas ocasiones demostramos interés, deberíamos actuar en consecuencia cuando de lo que se trata es de elegir en manos de quiénes queremos poner durante los próximos años las decisiones que nos tocaran de lleno. Las pensiones, los impuestos, la educación de nuestros hijos, la sanidad, la seguridad y tranquilidad para nuestras vidas y las de nuestros compatriotas españoles estén donde estén.

Como candidato que recorre pueblos y ciudades, percibo en estos momentos en gran parte de la sociedad importantes dosis de hartazgo y cansancio de la política y hacia los políticos. Estas circunstancias puedan hacer al votante caer en la tentación de no participar en las próximas elecciones del 26J. Siendo ésta una opción legítima, no votar no refleja desacuerdo sino simplemente no decir nada. Y cuando uno no habla con su voto y otros sí lo hacen, serán estos últimos los que decidan por ti.

De igual manera me resulta difícil de entender el voto contra alguien. Si a mí no me gustan los perros no me dedico a criar gatos, los tendré solo si me gustan. Si odio los garbanzos, no debería llenar la despensa de arroz. Del mismo modo si no me cae bien el líder de un partido o su ideología no debo votar al contrario sin gustarme solo por fastidiar al primero, porque lo que estaré haciendo es fastidiarme a mí mismo. En definitiva, el voto en “contra de” seguramente se convertirá en un voto “contra mí”.

En pocos días tendremos en nuestras manos una nueva oportunidad de tomar una importante decisión. Me atrevo a pediros con humildad y respeto que valoréis y elijáis la opción que entendáis que mejor se adapta a vuestra forma de pensar y concebir el modelo de sociedad que deseáis para vosotros y los vuestros. Que lo hagáis en positivo, sin dejaros llevar por promesas irrealizables que en estos días se prodigan y sin resquicios de rechazo o venganza.

Evidentemente mi propuesta es votar para permitir que continúe el cambio que ha transformado España en un país que en lugar de destruir empleo ahora lo crea, o que permite que nuestras pensiones estén garantizadas por ley, pero no se trata de hacer campaña por mi Partido, sino de resaltar la importancia que tiene que vosotros habléis.

Votar no es cubrir una quiniela o una primitiva. Votar es ejercer uno de nuestros derechos democráticos más importantes. Tu voto tiene mucho valor. No lo desprecies.

O valor do teu voto

Moitas veces penso na pouca importancia que lle damos ao feito de poder emitir un voto, cando realmente é a ferramenta coa que estamos a elixir ás persoas nas que queremos depositar a nosa confianza para que resolvan os problemas que máis nos afectan ou preocupan. Posiblemente a falta de tradición democrática desta España nosa, na que a democracia aínda é nova, sexa unha das razóns.

En ocasións cando non podemos asistir á xunta de veciños dunha comunidade preocupámonos e mobilizamos para que outro veciño leve nosa representación, habilitándoo para o efecto. O mesmo valería para reunións de APAS, montes veciñais, asociacións deportivas e unha infinidade de actividades da nosa vida diaria.

Se nesas ocasións demostramos interese, deberiamos actuar en consecuencia cando do que se trata é de elixir en mans de quen queremos poñer durante os próximos anos as decisións que nos tocasen de cheo. As pensións, os impostos, a educación dos nosos fillos, a sanidade, a seguridade e tranquilidade para as nosas vidas e as dos nosos compatriotas españois estean onde estean.

Como candidato que percorre pobos e cidades, percibo nestes momentos en gran parte da sociedade importantes dose de hartazgo e cansazo da política e cara aos políticos. Estas circunstancias poidan facer ao votante caer na tentación de non participar nas próximas eleccións do 26J. Sendo esta unha opción lexítima, non votar non reflicte desacordo senón simplemente non dicir nada. E cando uno non fala co seu voto e outros si o fan, serán estes últimos os que decidan por ti.

De igual maneira resúltame difícil de entender o voto contra alguén. Se a min non me gustan os cans non me dedico a criar gatos, tereinos só se me gustan. Se odio os garavanzos, non debería encher a despensa de arroz. Do mesmo xeito se non me cae ben o líder dun partido ou a súa ideoloxía non debo votar ao contrario sen gustarme só por amolar ao primeiro, porque o que estarei a facer é amolarme a min mesmo. En definitiva, o voto en “contra de” seguramente se converterá nun voto “contra min”.

En poucos días teremos nas nosas mans unha nova oportunidade de tomar unha importante decisión. Atrévome a pedirvos con humildade e respecto que valoredes e elixades a opción que entendades que mellor se adapta á vosa forma de pensar e concibir o modelo de sociedade que desexades para vós e os vosos. Que o fagades en positivo, sen deixarvos levar por promesas irrealizables que nestes días prodíganse e sen físgoas de rexeitamento ou vinganza.

Evidentemente a miña proposta é votar para permitir que continúe o cambio que transformou España nun país que en lugar de destruír emprego agora créao, ou que permite que as nosas pensións estean garantidas por lei, pero non se trata de facer campaña polo meu Partido, senón de resaltar a importancia que ten que vós faledes.

Votar non é cubrir unha quiniela ou unha primitiva. Votar é exercer un dos nosos dereitos democráticos máis importantes. O teu voto ten moito valor. Non o despreces.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.