miércoles, 1 de junio de 2016

Livio Druso el Tribuno

Leyendo un artículo periodístico un nombre llamó mi atención por desconocimiento, Livio Druso el Tribuno. Echando mano de Wikipedia satisfice mi curiosidad. Se trata de un personaje que plasmó su fuerza en los años 90 antes de Cristo. Según la enciclopedia siguió una política populista, presentó una ley demagógica y devaluó la moneda. Quiso contentar a todos en el Senado romano consiguiendo el descontento de las órdenes de caballeros y Padres. Con su ley agraria logró la oposición de terratenientes y de la plebe. Finalmente en un clima de guerra civil, Druso fue desaprobado oficialmente por el Senado, apareciendo muerto a los pocos días apuñalado en su casa por un desconocido, lo que desencadenó la guerra social que duró desde el 90 aC. hasta el 88 aC.

Extrapolando fechas, nombres y denominaciones, su conducta podría asimilarse a la personajes de nuestra historia contemporánea, donde cuando las crisis desesperan a muchos ciudadanos aparecen algunos inconscientes promoviendo leyes y normas de bonito enunciado y nefastas consecuencias, unas impulsadas por Zapatero, otras prometidas por Pablo Iglesias y algunas otras puestas en práctica por alcaldes populistas como Ada Colau en Barcelona.

Todos conocemos ejemplos recientes y cercanos de políticas populistas, de la demagogia de la extrema izquierda o de los secesionistas. No nos lo tomemos a broma.

Podemos y sus alianzas con IU representan la ideología más nefasta por sus consecuencias sociales de los últimos cien años: el comunismo.

De Pedro Sánchez no podemos creernos casi nada. Mientras él dice que no habrá terceras elecciones, algunos de los miembros de la dirección del PSOE ya han repetido que sea cual sea el resultado del 26J, con quien no piensan pactar nunca será con el PP. Yo añado, con Podemos tendrán su baza para asentarse en la Moncloa, o viceversa.

Mientras, en Europa crece la preocupación ante el avance del populismo ultranacionalista, provocado en parte como respuesta a la deficiente gestión de la crisis de los refugiados.

En Francia las movilizaciones y protestas sindicales contra la reforma laboral están llevando el país al caos, mientras en Reino Unido la batalla política se presenta en forma de debate generacional entre los partidarios y detractores del Brexit o abandono de la UE.

Para los británico su ex primer ministro Blair les daba una recomendación, “si no estáis seguros, no os vayáis”. Extrapolado a la decisión que los españoles tomaremos el 26J podría ser “si no tenéis claro que votando a partidos populistas o a aquellos que hoy dicen una cosa y mañana la contraria las cosas van a mejorar, no los votéis”

Si Livio Druso fue un desastre para Roma, no propiciemos que conductas y políticas similares vuelvan a regir nuestro futuro, que los errores de otros recaigan sobre todos.

Solo impidiendo democráticamente que tengan la oportunidad de legislar y gobernar estaremos libres de esas pesadillas.

Que las políticas populistas que a lo largo de la historia ya han demostrado sus fracasos no vuelvan a regir nuestro destino está en nuestras manos. No nos equivoquemos.



Livio Druso o Tribuno

Lendo un artigo xornalístico un nome chamou a miña atención por descoñecemento, Livio Druso o Tribuno. Botando man de Wikipedia satisfixen a miña curiosidade. Trátase dun personaxe que plasmou a súa forza nos anos 90 antes de Cristo. Segundo a enciclopedia seguiu unha política populista, presentou unha lei demagóxica e devaluou a moeda. Quixo contentar a todos no Senado romano conseguindo o descontento das ordes de cabaleiros e Pais. Coa súa lei agraria logrou a oposición de terratenentes e da plebe. Finalmente nun clima de guerra civil, Druso foi desaprobado oficialmente polo Senado, aparecendo morto aos poucos días apuñalado na súa casa por un descoñecido, o que desencadeou a guerra social que durou desde o 90 aC. ata o 88 aC.

Extrapolando datas, nomes e denominacións, a súa conduta podería asimilarse á personaxes da nosa historia contemporánea, onde cando as crises desesperan a moitos cidadáns aparecen algúns inconscientes promovendo leis e normas de bonito enunciado e nefastas consecuencias, unhas impulsadas por Zapatero, outras prometidas por Pablo Igrexas e algunhas outras postas en práctica por alcaldes populistas como Ada Colau en Barcelona.

Todos coñecemos exemplos recentes e próximos de políticas populistas, da demagoxia da extrema esquerda ou dos secesionistas. Non nolo tomemos de broma.

Podemos e as súas alianzas con EU representan a ideoloxía máis nefasta polas súas consecuencias sociais dos últimos cen anos: o comunismo.

De Pedro Sánchez non podemos crernos case nada. Mentres el di que non haberá terceiras eleccións, algúns dos membros da dirección do PSOE xa repetiron que sexa cal for o resultado do 26J, con quen non pensan pactar nunca será co PP. Eu engado, con Podemos terán a súa baza para asentarse na Moncloa, ou viceversa.

Mentres, en Europa crece a preocupación ante o avance do populismo ultranacionalista, provocado en parte como resposta á deficiente xestión da crise dos refuxiados.

En Francia as mobilizacións e protestas sindicais contra a reforma laboral están a levar o país ao caos, mentres en Reino Unido a batalla política preséntase en forma de debate xeracional entre os partidarios e detractores do Brexit ou abandono da UE.

Para os británico o seu ex primeiro ministro Blair dáballes unha recomendación, ?se non estades seguros, non vos vaiades?. Extrapolado á decisión que os españois tomaremos o 26J podería ser ?se non tedes claro que votando a partidos populistas ou a aqueles que hoxe din unha cousa e mañá a contraria as cousas van mellorar, non os votedes?

Se Livio Druso foi un desastre para Roma, non propiciemos que condutas e políticas similares volvan rexer o noso futuro, que os erros doutros recaian sobre todos.

Só impedindo democraticamente que teñan a oportunidade de lexislar e gobernar estaremos libres deses pesadelos.

Que as políticas populistas que ao longo da historia xa demostraron os seus fracasos non volvan rexer o noso destino está nas nosas mans. Non nos equivoquemos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.