miércoles, 1 de abril de 2020

Moral de victoria

Emociones y sentimientos contradictorios saturan nuestras vidas en las largas jornadas de confinamiento. Los telediarios y las portadas de los periódicos no cesan de reproducir cifras, estadísticas, gráficas… todas relacionadas con la crueldad de la pandemia.

Cabalgamos a diario todas estas emociones y todos queremos hacer más, más y más por salir cuanto antes de este encierro forzoso .

Nos dijeron que esta lucha era como la de una guerra y puede que la comparación sea válida, lo cual me lleva a incrementar todavía más mi propio estado de alerta emocional. La victoria en las guerras se produce al final como consecuencia de aplicar durante un tiempo las estrategias correctas que diseñan los mandos expertos, acompañadas de las correctas transmisiones y coordinación de las órdenes a las tropas, la eficacia de las armas utilizadas y la moral de victoria. En las guerras también cuenta mucho la actitud e implicación de la sociedad civil desarrollando tareas de apoyo económico, social y moral.

En esta particular guerra contra el coronavirus, ya salió la palabra, nuestras tropas son de auténtica élite, su empeño en la lucha que libran a diario algún día se compensará mucho más que con el puñado de aplausos de todas las tardes. Pero las dificultades para la victoria final están en otros lugares del campo de batalla, quizás en los cuarteles generales. Seguramente en este particular alto estado mayor.

Quien tiene todos los poderes desde la entrada en vigor del estado de alarma y sus respectivas prórrogas ha enviado al frente, a la primera línea de combate, a magníficas personas sin los medios necesarios para combatir un virus y al tiempo protegerse de su contagio. Soldados sin metralletas, o con ellas pero sin munición. Soldados sin cascos ni chalecos, o quizá sin botas para caminar en el barro. ¿Y la sociedad civil?. Confinada en sus casas con paralización de todas las producciones “no imprescindibles”, sin poder aportar a esta pelea más que el quedarse en casa.

Si a esta situación de simulación bélica añadimos generales que cada día improvisan sobre la táctica adecuada, que a cada orden emiten una contraorden, y que en cada arenga a la tropa en lugar de transmitir con empatía palabras de aliento y animo, se limitan a lanzar soflamas vacías de contenido, frases enlatadas incapaces de llegar al corazón de la población, si solamente añadimos estas variables, nunca habrá moral de victoria.

Se está diciendo que no es momento de reproches, pero es posible que todavía estén permitidas las reflexiones en voz alta. La mía no puede ser más que la de pedirle al mando que deje de culpabilizar a otros de sus desatinos y que permita ayudar a quienes tienen experiencia y conocimiento en situaciones similares, que los hay. Que no engañen a la población con mensajes poco creíbles y cambiantes, y lo más importante, que doten YA a la primera línea del frente de las herramientas necesarias para protegerse y así poder proteger con eficacia a los demás. Que nos dé motivos para compartir todos una moral de victoria.

Moral de vitoria


Emociones e sentimentos contraditorios saturan as nosas vidas nas longas xornadas de confinamento. Os telexornais e as portadas dos xornais non cesan de reproducir cifras, estatísticas, gráficas… todas relacionadas coa crueldade da pandemia.

Cabalgamos a diario todas estas emocións e todos queremos facer máis, máis e máis por saír canto antes deste peche forzoso .

Dixéronnos que esta loita era como a dunha guerra e poida que a comparación sexa válida, o cal me leva a incrementar aínda máis o meu propio estado de alerta emocional. A vitoria nas guerras prodúcese ao final como consecuencia de aplicar durante un tempo as estratexias correctas que deseñan os mandos expertos, acompañadas das correctas transmisións e coordinación das ordes ás tropas, a eficacia das armas utilizadas e a moral de vitoria. Nas guerras tamén conta moito a actitude e implicación da sociedade civil desenvolvendo tarefas de apoio económico, social e moral.

Nesta particular guerra contra o coronavirus, xa saíu a palabra, as nosas tropas son de auténtica elite, o seu empeño na loita que libran a diario algún día compensarase moito máis que co puñado de aplausos de todas as tardes. Pero as dificultades para a vitoria final están noutros lugares do campo de batalla, quizais nos cuarteis xerais. Seguramente neste particular alto estado maior.

Quen ten todos os poderes desde a entrada en vigor do estado de alarma e as súas respectivas prórrogas enviou á fronte, á primeira liña de combate, a magníficas persoas sen os medios necesarios para combater un virus e ao tempo protexerse do seu contaxio. Soldados sen metralletas, ou con elas pero sen munición. Soldados sen cascos nin chalecos, ou quizá sen botas para camiñar no barro. E a sociedade civil?. Confinada nas súas casas con paralización de todas as producións “non imprescindibles”, sen poder achegar a esta pelexa máis que o quedarse na casa.

Se a esta situación de simulación bélica engadimos xenerais que cada día improvisan sobre a táctica adecuada, que a cada orde emiten unha contraorde, e que en cada arenga á tropa en lugar de transmitir con empatía palabras de alento e animo, limítanse a lanzar soflamas baleiras de contido, frases enlatadas incapaces de chegar ao corazón da poboación, se soamente engadimos estas variables, nunca haberá moral de vitoria.

Está a dicirse que non é momento de reproches, pero é posible que aínda estean permitidas as reflexións en voz alta. A miña non pode ser máis que a de pedirlle ao mando que deixe de culpar a outros dos seus desatinos e que permita axudar a quen ten experiencia e coñecemento en situacións similares, que os hai. Que non enganen á poboación con mensaxes pouco cribles e cambiantes, e o máis importante, que doten XA á primeira liña da fronte das ferramentas necesarias para protexerse e así poder protexer con eficacia aos demais. Que nos dea motivos para compartir todos unha moral de vitoria.