miércoles, 17 de febrero de 2021

Juntos y revueltos

Por todos es conocido el mal ambiente reinante en el seno del Consejo de Ministros, en la cocina de Moncloa. Sabíamos que el aceite no se mezcla con el agua y también que el chef de la cocina monclovita buscaría a diario recetas que permitan con ligar ambos elementos y con ello permitirle seguir al calor de esos privilegiados fogones. También sabemos que el vicepresidente Iglesias no es hombre de gestión, sino de provocación y soflamas dando espectáculo para seguir subiendo en cuota de pantalla.

Somos muchos los que pensamos que en esa cocina, por seguir con el símil, el pinche cuestiona la salubridad del establecimiento o la calidad de los ingredientes mientras que Sánchez que se las da de gran chef, guarda silencio y mira para otro lado. Es lo que con gran difusión y ningún arrepentimiento acaba de hacer Pablo Iglesias cuando hace pocos días criticó la democracia española, “en España no hay una situación de plena normalidad democrática”, dixit.

En lo que si tiene razón es en que esa imperfección de nuestra democracia le ha permitido a él y a su pareja sentarse juntos en el mismo Gobierno y pagar con cargo al dinero público la niñera que cuida de sus hijos. Esto sí que es un ejemplo de la imperfección democrática.

Los silencios del chef Sánchez ante los exabruptos de su pinche, su estrategia de que nada malo va con él ha quedado confirmada, pero olvida que quien calla otorga.

Juntos y revueltos andan todos, y no sólo entre rojos y morados sino dentro de las mismas filas socialistas donde las discrepancias son cada día más notorias. Sólo un ejemplo, no hay espacio para más: La Vicepresidenta Ribera hace bandera de la protección del lobo mientras su colega de agricultura le enseña la tarjeta roja.

El revoltijo en la cocina es muy serio, y mucho más cuando los que hablan son los que visten delantal morado. No sólo por sus cuestionamientos a la democracia, también por sus ataques a la Jefatura del Estado, a la monarquía, con la colaboración de la televisión pública, sus ataques a la Justicia en la cara del Consejo General del Poder Judicial, sus disparatadas propuestas con leyes como la ley trans, la de vivienda, la del salario mínimo o la de las pensiones. Todas ellas paralizadas por los enfrentamientos constantes dentro de esa cocina. Unos prefieren la sal, otros la pimienta, y mientras los comensales, los españoles, a pan y agua.

Este domingo 14 y con eses ambiente en la cocina, en el comedor los comensales que esperaban por sus platos se han sobresaltado al abrirse de golpe las ventanas y entrar una fuerte tramontana que levanta los manteles y lanza al suelo copas y cubiertos.

Los españoles tienen muchos motivos de preocupación, por si los efectos de la pandemia en la salud y en los trabajos no fuesen ya suficientes. A un gobierno de personas juntas y revueltas se le unirán ahora las nuevas amenazas, escenarios a día de hoy abiertos e inciertos que pueden abocar al chef a nuevas cesiones que le permitan seguir cocinando, eso sí, unos platos que a los españoles cada día se nos hacen más intragables.

Xuntos e revoltos

Por todos é coñecido o mal ambiente reinante no seo do Consello de Ministros, na cociña de Moncloa. Sabiamos que o aceite non se mestura coa auga e tamén que o chef da cociña  monclovita buscaría a diario receitas que permitan con ligar ambos os elementos e con iso permitirlle seguir á calor deses privilexiados fogóns. Tamén sabemos que o vicepresidente Iglesias non é home de xestión, senón de provocación e  soflamas dando espectáculo para seguir subindo en cota de pantalla.

Somos moitos os que pensamos que nesa cociña, por seguir co  símil, o pique cuestiona a salubridade do establecemento ou a calidade dos ingredientes mentres que Sánchez que llas dá de gran chef, garda silencio e mira para outro lado. É o que con gran difusión e ningún arrepentimento acaba de facer Pablo Iglesias cando hai poucos días criticou a democracia española, “en España non hai unha situación de plena normalidade democrática”,  dixit.

No que se ten razón é en que esa imperfección da nosa democracia permitiulle a el e á súa parella sentar xuntos no mesmo Goberno e pagar con cargo ao diñeiro público a aia que coida dos seus fillos. Isto si que é un exemplo da imperfección democrática.

Os silencios do chef Sánchez fronte os  exabruptos do seu pique, a súa estratexia de que nada malo vai con el quedou confirmada, pero esquece que quen cala outorga.

Xuntos e revoltos andan todos, e non só entre vermellos e morados senón dentro das mesmas filas socialistas onde as discrepancias son cada día máis notorias. Só un exemplo, non hai espazo para máis: A Vicepresidenta Ribeira fai bandeira da protección do lobo mentres o seu colega de agricultura ensínalle a tarxeta vermella.

O  revoltijo na cociña é moi serio, e moito máis cando os que falan son os que visten mandil morado. Non só polos seus  cuestionamientos á democracia, tamén polos seus ataques á Xefatura do Estado, á monarquía, coa colaboración da televisión pública, os seus ataques á Xustiza na cara do Consello Xeral do Poder Xudicial, as súas disparatadas propostas con leis como a lei  trans, a de vivenda, a do salario mínimo ou a das pensións. Todas elas paralizadas polos enfrontamentos constantes dentro desa cociña. Uns prefiren o sal, outros a pementa, e mentres os comensais, os españois, a pan e auga.

Este domingo 14 e con  eses ambiente na cociña, no comedor os comensais que esperaban polos seus pratos sobresaltáronse ao abrirse de golpe as xanelas e entrar unha forte  tramontana que levanta os manteis e lanza ao adoito copas e cubertos.

Os españois teñen moitos motivos de preocupación, por se os efectos da pandemia na saúde e nos traballos non fosen xa suficientes. A un goberno de persoas xuntas e revoltas uniránselle agora as novas ameazas, escenarios a día de hoxe abertos e incertos que poden abocar ao chef a novas cesións que lle permitan seguir cociñando, iso si, uns pratos que aos españois cada día fánsenos máis  intragables.