miércoles, 11 de mayo de 2022

Más de lo mismo

En estas últimas fechas se suceden las opiniones y los comentarios políticos acerca de la nueva etapa que se abre en el escenario gallego con la marcha de Feijoo y la entrada al frente del gobierno gallego de Alfonso Rueda, hasta ahora vicepresidente de la Xunta.

Entre las diferentes manifestaciones publicitadas me quiero referir en este artículo de opinión a las expresadas por los actuales líderes de los dos partidos que actualmente ocupan los escaños de la oposición en el Parlamento de Galicia, el PSOE y el BNG.

El primero de ellos afirmaba que no se pronunciarían sobre su sentido de voto en la investidura de Rueda hasta escuchar su discurso y darle un breve periodo de gracia. Horas después se desdecían para anunciar que votarán NO, escuchen lo que escuchen y diga lo que diga el candidato a la investidura.

De la otra formación me quedo con su negativa a Rueda con el potente argumento de que es “más de lo mismo”. Pues de esto va este artículo.

Si todos fuésemos lo suficientemente sinceros y dejáramos aparcadas nuestras ideologías y simpatías personales, sería difícil encontrar a muchos españoles que dijesen querer que los derroteros de las políticas actuales del Gobierno de España tuviesen continuidad, que quieren más de lo mismo.

Las razones son evidentes y, cada semana que pasa de esta legislatura, todavía más elocuentes. Enumeremos algunas: Las mentiras del Presidente del Gobierno dan para llenar una enciclopedia de varios tomos; los escándalos y fuertes discrepancias en el seno del Consejo de Ministros, incontables; las tensiones entre ministros del mismo partido político, también; y lo peor, un desgobierno y una falta del necesario liderazgo que ponga remedio a la grave crisis económica y social que cada día alcanza nuevas cotas, sumada al desprestigio de muchas instituciones dentro de casa, y de la imagen de España a nivel internacional.

En Galicia durante más de una década las cosas han sido y siguen siendo diferentes. Aquí hay una sana convivencia, las posturas extremistas o rupturistas no obtienen respaldo entre los gallegos. El independentismo no encuentra aquí una tierra donde germinen sus principios.

La educación, la sanidad y la economía han evolucionado de manera más satisfactoria que en muchos otros lugares de nuestra Nación.  Las políticas sociales y económicas de los gobiernos presididos por Feijoo han merecido por 4 veces consecutivas un respaldo más que amplio por parte de los gallegos.

Han llegado a su final 13 años de gobiernos presididos por alguien que siempre tuvo a su lado a quien ahora aspira a tomar el relevo en tan importante responsabilidad, convertirse en el más alto representante del Estado en Galicia. En unos días Alfonso Rueda será nuestro nuevo Presidente en Galicia y nada me hace pensar que sus políticas difieran de las que durante los últimos años han deparado estabilidad y progreso a nuestra querida tierra. Al contrario, estoy convencido de que trabajará duro con su equipo para mejorar aquello que los gallegos les demandemos.

Por eso les digo a quienes rechazan su llegada con el argumento de que representa “más de lo mismo”, que precisamente por eso muchos gallegos seguirán confiando en su gobierno.


Máis do mesmo

Nestas últimas datas sucédense as opinións e os comentarios políticos acerca da nova etapa que se abre no escenario galego coa marcha de Feijoo e a entrada á fronte do goberno galego de Alfonso Rueda, ata o de agora vicepresidente da Xunta.

Entre as diferentes manifestacións publicitadas quérome referir neste artigo de opinión ás expresadas polos actuais líderes dos dous partidos que actualmente ocupan os escanos da oposición no Parlamento de Galicia, o PSOE e o BNG.

O primeiro deles afirmaba que non se pronunciarían sobre o seu sentido de voto na investidura de Rueda ata escoitar o seu discurso e darlle un breve período de graza. Horas despois desdecíanse para anunciar que votarán NON, escoiten o que escoiten e diga o que diga o candidato á investidura.

Da outra formación quedo coa súa negativa a Rueda co potente argumento de que é “máis do mesmo”. Pois disto vai este artigo.

Se todos fósemos o suficientemente sinceros e deixásemos aparcadas as nosas ideoloxías e simpatías persoais, sería difícil atopar a moitos españois que dixesen querer que os camiños das políticas actuais do Goberno de España tivesen continuidade, que queren máis do mesmo.

As razóns son evidentes e, cada semana que pasa desta lexislatura, aínda máis elocuentes. Enumeremos algunhas: As mentiras do Presidente do Goberno dan para encher unha enciclopedia de varios tomos; os escándalos e fortes discrepancias no seo do Consello de Ministros, incontables; as tensións entre ministros do mesmo partido político, tamén; e o peor, un desgoberno e unha falta do necesario liderado que poña remedio á grave crise económica e social que cada día alcanza novas cotas, sumada ao desprestixio de moitas institucións dentro de casa, e da imaxe de España a nivel internacional.

En Galicia durante máis dunha década as cousas foron e seguen sendo diferentes. Aquí hai unha sa convivencia, as posturas extremistas ou rupturistas non obteñen respaldo entre os galegos. O independentismo non atopa aquí unha terra onde florezan os seus principios.

A educación, a sanidade e a economía evolucionaron de maneira máis satisfactoria que en moitos outros lugares da nosa Nación. As políticas sociais e económicas dos gobernos presididos por Feijoo mereceron por 4 veces consecutivas un respaldo máis que amplo por parte dos galegos.

Chegaron ao seu final 13 anos de gobernos presididos por alguén que sempre tivo ao seu lado a quen agora aspira a tomar a substitución en tan importante responsabilidade, converterse no máis alto representante do Estado en Galicia. Nuns días Alfonso Rueda será o noso novo Presidente en Galicia e nada me fai pensar que as súas políticas difiran das que durante os últimos anos depararon estabilidade e progreso á nosa querida terra. Ao contrario, estou convencido de que traballará duro co seu equipo para mellorar aquilo que os galegos lles demandemos.

Por iso dígolles a quen rexeita a súa chegada co argumento de que representa “máis do mesmo”, que precisamente por iso moitos galegos seguirán confiando no seu goberno.