miércoles, 28 de septiembre de 2022

Rascar unos minutos

Hace unos días visitaba la ciudad la Secretaria de Estado del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, la Señora Pardo de Vera. Antes de centrarme en lo que quiero contarles, decirles que me alegró saber que ya está recuperada de los problemas de salud que le afectaron en los últimos meses.

En declaraciones a los medios de comunicación y relacionado con los temas de infraestructuras que atañen a nuestra provincia y por tanto a los lucenses, dijo que en el Gobierno trabajaban para “rascar unos minutos” al tiempo de viaje en tren entre Lugo y Ourense.

Ciertamente no creo que estuviese acertada en su expresión, no sólo por la parte semántica sino fundamentalmente por las connotación de desprecio por una reivindicación que, lejos de partidismos, compartimos muchos lucenses: reducir sensiblemente el tiempo de viaje entre Lugo y Ourense para que también se vea reducido ese tiempo hasta Madrid.

Durante años se nos dijo que a Lugo llegaría la alta velocidad, pero hace tiempo que dejé de creerlo. Es sencillamente imposible que en los momentos que vivimos y con las dificultades económicas crecientes, sumadas a los componentes de impacto paisajístico en el trazado actual, se construya una línea ferroviaria de las características que exige la alta velocidad. 

Pero ello no es óbice para que se mejoren las condiciones del viaje, no sólo con mejoras como las que se están acometiendo, sino también para que se construyan unas variantes en varias partes de ese trazado actual que permitan acortar sensiblemente los tiempos de viaje. Esos proyectos existen y sus compromisos presupuestarios iniciales figuraron en los Presupuestos Generales del Estado cuando gobernaba el Partido Popular, pero que este Gobierno dejó de priorizar. Con esas actuaciones se reduciría el tiempo de viaje entre esas ciudades en unos 25 minutos, lo que sumado a los tiempos del viaje de la nueva línea de alta velocidad entre Ourense y Madrid, haría competitivo con el coche y el avión los desplazamientos en tren para los lucenses.

Mientras esas mejoras no se acometan de manera decidida no podremos disponer de unos tiempos de viajes razonables entre Lugo y la capital de España, o dicho con las palabras de la Secretaria de Estado, no “rascaremos minutos” a nuestros viajes.

Pero si ello es de importancia, no lo es menos que se nos niegue una y otra vez la posibilidad de contar con más trenes y mejores horarios para poder conectar en Ourense con el amplio abanico de opciones ya disponibles, y todo con la disculpa del viejo argumento de que no hay demanda de plazas. Pongan esos servicios en marcha y verán como en pocas semanas se cubren esas plazas.

Mientras los que hoy nos gobiernan y tienen en sus manos la capacidad de decidir sobre estas cuestiones concentren sus esfuerzos en “rascar unos minutos” en nuestros viajes, poco podremos avanzar.

Sigo pensando que el ferrocarril es el medio de transporte con más futuro y si a Lugo no se le dota de las infraestructuras ferroviarias necesarias, volverá a quedar apeado de sus opciones de progreso. Una vez más.


Rascar uns minutos

Hai uns días visitaba a cidade a Secretaria de Estado do Ministerio de Transportes, Movilidad e Axenda Urbana, a Señora Pardo de Beira. Antes de centrarme no que quero contarlles, dicirlles que me alegrou saber que xa está recuperada dos problemas de saúde que lle afectaron nos últimos meses.

En declaracións aos medios de comunicación e relacionado cos temas de infraestruturas que incumben á nosa provincia e por tanto aos lucenses, dixo que no Goberno traballaban para “rascar uns minutos” ao tempo de viaxe en tren entre Lugo e Ourense.

Certamente non creo que estivese acertada na súa expresión, non só pola parte semántica senón fundamentalmente polas connotación de desprezo por unha reivindicación que, lonxe de partidismos, compartimos moitos lucenses: reducir sensiblemente o tempo de viaxe entre Lugo e Ourense para que tamén se vexa reducido ese tempo ata Madrid.

Durante anos díxosenos que a Lugo chegaría a alta velocidade, pero hai tempo que deixei de crelo. É sinxelamente imposible que nos momentos que vivimos e coas dificultades económicas crecentes, sumadas aos compoñentes de impacto paisaxístico no trazado actual, constrúase unha liña ferroviaria das características que esixe a alta velocidade. 

Pero iso non é óbice para que se melloren as condicións da viaxe, non só con melloras como as que se están acometendo, senón tamén para que se constrúan unhas variantes en varias partes dese trazado actual que permitan acurtar sensiblemente os tempos de viaxe. Eses proxectos existen e os seus compromisos orzamentarios iniciais figuraron nos Orzamentos Xerais do Estado cando gobernaba o Partido Popular, pero que este Goberno deixou de priorizar. Con esas actuacións reduciríase o tempo de viaxe entre esas cidades nuns 25 minutos, o que sumado aos tempos da viaxe da nova liña de alta velocidade entre Ourense e Madrid, faría competitivo co coche e o avión os desprazamentos en tren para os lucenses.

Mentres esas melloras non se acometan de maneira decidida non poderemos dispoñer duns tempos de viaxes razoables entre Lugo e a capital de España, ou devandito coas palabras da Secretaria de Estado, non “rascaremos minutos” ás nosas viaxes.

Pero se iso é de importancia, non o é menos que néguellenos unha e outra vez a posibilidade de contar con máis trens e mellores horarios para poder conectar en Ourense co amplo abanico de opcións xa dispoñibles, e todo coa desculpa do vello argumento de que non hai demanda de prazas. Poñan eses servizos en marcha e verán como en poucas semanas cóbrense esas prazas.

Mentres os que hoxe nos gobernan e teñen nas súas mans a capacidade de decidir sobre estas cuestións concentren os seus esforzos en “rascar uns minutos” nas nosas viaxes, pouco poderemos avanzar.

Sigo pensando que o ferrocarril é o medio de transporte con máis futuro e se a Lugo non se lle dota das infraestruturas ferroviarias necesarias, volverá quedar apeado das súas opcións de progreso. Unha vez máis.