miércoles, 28 de abril de 2021

De mal en peor

No es ninguna novedad decir que llevamos un largo tiempo padeciendo la crispación y polarización que algunas formaciones políticas practican y que, como consecuencia, también acaban contagiando al resto de la sociedad.

A los enfrentamientos y provocaciones que nos hemos acostumbrado a ver en todo debate con carga ideológica, se vienen sumando en las últimas semanas los derivados de una nueva campaña electoral, esta vez en la Comunidad de Madrid. Lejos de parecer algo ajeno a los ciudadanos de otros lugares de España, al menos en esta ocasión, se está convirtiendo en el punto de mira de la política y de los medios de comunicación. Las razones, la oportunidad de apoyar o reprobar la gestión de la Comunidad más atacada desde el Gobierno de la Nación, la ocasión de decirles a los partidos que gobiernan desde la Moncloa que no quieren, o sí, que su modelo se aplique a los madrileños, y también la manera de castigar, o no, las políticas económicas, sociales y de gestión de esta pandemia lideradas por el presidente Sánchez. Cada cual podrá añadir otras razones, la suyas.

Con el foco puesto en Madrid nos hemos olvidado de que hace pocas semanas también se celebraron elecciones en Cataluña, y de que allí a día de hoy todavía no se ponen de acuerdo los nacionalistas e independentistas en la formación de un gobierno, lo que de no corregirse en pocos días avocaría a la repetición de los comicios. Un nuevo factor que añadir a este clima de polarización y enfrentamientos en el que cada día más se está convirtiendo la convivencia política y social de los españoles.

Lejos de los focos electorales y los debates en los parlamentos, el ruido también ha llegado esta semana nada menos que a las páginas del Boletín Oficial de Estado. Un BOE publicado en el día del libro, que en sus páginas y en preámbulo de una ley orgánica contiene un texto más propio de un mitin electoral que de un texto legislativo. Introduce criticas a la gestión de un gobierno de España, el de Rajoy, y en una ley, y lo grave es que dicho texto tiene la firma del Rey porque así lo exigen sus obligaciones constitucionales. Meten en campaña electoral al BOE. Muy grande debe ser la preocupación y desesperación entre las filas de los partidos en el gobierno.

Escribiendo este articulo desde una atalaya privilegiada, Galicia, no puedo dejar de poner en valor la situación que aquí tenemos. Aquí se respira sana convivencia, se centra el foco en lo que realmente importa a los gallegos, la salud y el trabajo. Se percibe a un gobierno entregado a resolver estas prioridades y a una oposición que desde la discrepancia y en ocasiones el ruido, no llega al nivel de tensión de otros lares. En Galicia gozamos de una paz social que aleja el centro de las noticias de las broncas entre paridos para orientarlas hacia una gestión sanitaria y económica que en general resulta muy bien valorada.

Sin duda alguna apuesto una vez más por un modelo de convivencia social y político donde se rebaje el nivel de crispación y donde los ciudadanos puedan valorar, juzgar y decidir sobre las políticas que quieren para ellos. Sin ese modelo cada día que pase, iremos de mal en peor, y todo tiene un límite.


De mal a peor

Non é ningunha novidade dicir que levamos un longo tempo padecendo a crispación e polarización que algunhas formacións políticas practican e que, como consecuencia, tamén acaban contaxiando ao resto da sociedade.

Aos enfrontamentos e provocacións que nos afixemos a ver en todo debate con carga ideolóxica, veñen sumando nas últimas semanas os derivados dunha nova campaña electoral, esta vez na Comunidade de Madrid. Lonxe de parecer algo alleo aos cidadáns doutros lugares de España, polo menos nesta ocasión, está a converterse no punto de mira da política e dos medios de comunicación. As razóns, a oportunidade de apoiar ou reprobar a xestión da Comunidade máis atacada desde o Goberno da Nación, a ocasión de dicirlles aos partidos que gobernan desde a Moncloa que non queren, ou si, que o seu modelo aplíquese aos madrileños, e tamén a maneira de castigar, ou non, as políticas económicas, sociais e de xestión desta pandemia lideradas polo presidente Sánchez. Cada cal poderá engadir outras razóns, a súas.

Co foco posto en Madrid esquecémonos de que hai poucas semanas tamén se celebraron eleccións en Cataluña, e de que alí a día de hoxe aínda non se poñen de acordo os nacionalistas e independentistas na formación dun goberno, o que de non corrixirse en poucos días obrigaría á repetición dos comicios. Un novo factor que engadir a este clima de polarización e enfrontamentos no que cada día máis se está convertendo a convivencia política e social dos españois.

Lonxe dos focos electorais e os debates nos parlamentos, o ruído tamén chegou esta semana nada menos que ás páxinas do Boletín Oficial de Estado. Un BOE publicado no día do libro, que nas súas páxinas e en preámbulo dunha lei orgánica contén un texto máis propio dun mitin electoral que dun texto lexislativo. Introduce criticas á xestión dun goberno de España, o de Rajoy, e nunha lei, e o grave é que devandito texto ten a firma do Rei porque así o esixen as súas obrigacións constitucionais. Meten en campaña electoral ao BOE. Moi grande debe ser a preocupación e desesperación entre as filas dos partidos no goberno.

Escribindo leste articulo desde unha atalaia privilexiada, Galicia, non podo deixar de poñer en valor a situación que aquí temos. Aquí respírase sa convivencia, céntrase o foco no que realmente importa aos galegos, a saúde e o traballo. Percíbese a un goberno entregado a resolver estas prioridades e a unha oposición que desde a discrepancia e en ocasións o ruído, non chega ao nivel de tensión doutras lareiras. En Galicia gozamos dunha paz social que afasta o centro das noticias das rifas entre paridos para orientalas cara a unha xestión sanitaria e económica que en xeral resulta moi ben valorada.

Sen ningunha dúbida aposto unha vez máis por un modelo de convivencia social e político onde se rebaixe o nivel de crispación e onde os cidadáns poidan valorar, xulgar e decidir sobre as políticas que queren para eles. Sen ese modelo cada día que pase, iremos de mal a peor, e todo ten un límite.