miércoles, 1 de febrero de 2023

Recuperar la convivencia

Aunque no es necesario explicar lo que significa la palabra convivencia, el diccionario incluye en su definición, además de la acción de convivir, la precisión de hacerlo en armonía, definiendo esta última palabra como la buena correspondencia entre personas.

El deterioro durante los últimos años de esa buena convivencia es algo que ya hemos podido comprobar en nuestra ciudad. De poco sirve acudir a las estadísticas para justificar que vivimos en una ciudad segura, si el número de altercados en la vía publica sigue presente y la violencia de éstos es cada día más alarmante. Es difícil encontrar en este diario una semana sin noticias relacionadas con peleas callejeras con resultados de lesiones muy serias.

Tampoco nos son ajenas las preocupaciones que nos generan las noticias relacionadas con las agresiones sexuales, mientras cada día se siguen incrementando las rebajas de penas a los violadores, cuando no sus excarcelaciones.

Finalmente, un tercer ejemplo no menos importante del enrarecimiento en la convivencia social son las denominadas “okupaciones” de viviendas, donde nuevamente se vuelve a recurrir a estadísticas para minimizar las consecuencias y restar importancia a este fenómeno en nuestra ciudad. Por ello, no me parecieron acertadas las palabras de nuestra alcaldesa vinculando las ocupaciones con la falta de vivienda pública en Lugo, algo similar a comparar y justificar los robos por la falta de ingresos del que roba.

Estamos ante una espiral de ataques a la propiedad privada muchas veces alentados, por acción o por omisión, de irresponsables políticas populistas amparadas por gobiernos socialistas, que otorgan más derecho a los delincuentes que a sus víctimas, proponiendo despenalizar las ocupaciones, fomentar las expropiaciones o limitar las rentas en el alquiler.

Están vendiendo la protección del derecho a una vivienda mediante el aliento de la privación del derecho a la propiedad, y este es uno de los orígenes del incremento de estas ocupaciones.

Las leyes deben de estar del lado de las víctimas de las ocupaciones y hoy por hoy los propietarios que sufren este serio problema se ven desamparados e inmersos en larguísimos procesos judiciales mientras se hacen cargo de los gastos de luz, agua, comunidad... de sus viviendas ocupadas.

Desde el Partido Popular presentamos medidas como el desalojo de viviendas ocupadas ilegalmente en un plazo máximo de 48 horas, el refuerzo del delito de usurpación, la penalización expresa a las mafias que negocian con la okupación, o dar potestad a las comunidades de vecinos para que puedan ejercer acciones preventivas.  Estas y otras medidas estaban contempladas una Proposición de Ley Orgánica presentada en el Congreso y que socialistas y populistas votaron en contra.

Las soluciones para mejorar la convivencia en la ciudad no pasan por sustituir puertas y ventanas o tapiarlas con ladrillo, ni en mirar para otro lado ante las peleas en las calles, ni en persistir en mantener una Ley que ha demostrado ser beneficiosa para los delincuentes sexuales.

Recuperar la convivencia pasa por respetar las leyes y hacerlas cumplir por quienes hoy ejercen el poder y la autoridad. Sin matices.


Recuperar a convivencia

Aínda que non é necesario explicar o que significa a palabra convivencia, o dicionario inclúe na súa definición, ademais da acción de convivir, a precisión de facelo en harmonía, definindo esta última palabra como a boa correspondencia entre persoas.

A deterioración durante os últimos anos desa boa convivencia é algo que xa puidemos comprobar na nosa cidade. De pouco serve acudir ás estatísticas para xustificar que vivimos nunha cidade segura, se o número de altercados na vía publica segue presente e a violencia destes é cada día máis alarmante. É difícil atopar neste diario unha semana sen noticias relacionadas con pelexas nas rúas con resultados de lesións moi serias.

Tampouco nos son alleas as preocupacións que nos xeran as noticias relacionadas coas agresións sexuais, mentres cada día séguense incrementando as rebaixas de penas aos violadores, cando non as súas excarceracións.

Finalmente, un terceiro exemplo non menos importante do enrarecemento na convivencia social son as denominadas “okupaciones” de vivendas, onde novamente vólvese a recorrer a estatísticas para minimizar as consecuencias e restar importancia a este fenómeno na nosa cidade. Por iso, non me pareceron acertadas as palabras da nosa alcaldesa vinculando as ocupacións coa falta de vivenda pública en Lugo, algo similar a comparar e xustificar os roubos pola falta de ingresos do que rouba.

Estamos fronte unha espiral de ataques á propiedade privada moitas veces alentados, por acción ou por omisión, de irresponsables políticas populistas amparadas por gobernos socialistas, que outorgan máis dereito aos delincuentes que ás súas vítimas, propoñendo despenalizar as ocupacións, fomentar as expropiacións ou limitar as rendas no alugueiro.

Están a vender a protección do dereito a unha vivenda mediante o alento da privación do dereito á propiedade, e leste é un das orixes do incremento destas ocupacións.

As leis deben de estar ao lado das vítimas das ocupacións e neste momento os propietarios que sofren este serio problema ven desamparados e inmersos en longuísimos procesos xudiciais mentres se fan cargo dos gastos de luz, auga, comunidade... das súas vivendas ocupadas.

Desde o Partido Popular presentamos medidas como o desaloxo de vivendas ocupadas ilegalmente nun prazo máximo de 48 horas, o reforzo do delito de usurpación, a penalización expresa ás mafias que negocian coa okupación, ou dar potestade ás comunidades de veciños para que poidan exercer accións preventivas.  Estas e outras medidas estaban contempladas unha Proposición de Lei Orgánica presentada no Congreso e que socialistas e populistas votaron en contra.

As solucións para mellorar a convivencia na cidade non pasan por substituír portas e xanelas ou tapialas con ladrillo, nin en mirar para outro lado fronte as pelexas nas rúas, nin en persistir en manter unha Lei que demostrou ser beneficiosa para os delincuentes sexuais.

Recuperar a convivencia pasa por respectar as leis e facelas cumprir por quen hoxe exercen o poder e a autoridade. Sen matices.