miércoles, 12 de junio de 2019

Aprender de la Historia

Se acaba de conmemorar el 75 aniversario del episodio bélico conocido por todos como el desembarco de Normandía, el principio del fin de la II Guerra Mundial, en el que miles de soldados británicos, estadounidenses, y de otros países aliados dieron pasos de gigantes en el comienzo de la liberación de una Europa entonces oprimida y controlada por los nazis. Aquel episodio y los 12 largos meses que le siguieron permitirían que aquellas tropas jugaran un papel decisivo en la historia y que gracias a ellos hoy podamos vivir en paz y en libertad, lo que debe obligarnos a que estas gestas históricas nunca queden en el olvido.

Aquella mañana del 6 de junio de 1944 dejaron su vida sobre las playas y dunas de Normandía más de 4.000 jóvenes y entre ellos un gallego de 28 años, Manuel Otero, algo que muchos desconocíamos.

La semana pasada 16 jefes de gobierno estuvieron presentes en esa conmemoración y realizaron una declaración pública de rechazo a la guerra y de compromiso con la paz en Europa. De todas las contiendas siempre hay enseñanzas de las que aprender.

Mientras se celebraba ese espíritu de colaboración entre naciones que llevó a la gran victoria, la situación actual no nos ofrece esa deseada unidad europea, donde los intereses son dispares y el Brexit se manifiesta como el ejemplo más claro de nuestra debilidad.

Hoy son muchos los ciudadanos europeos que temen un colapso en las próximas décadas y por ello me gusta recordar aquellas palabras pronunciadas por el Primer Ministro Británico en 1946. Churchill dijo, “Si Europa se uniese para compartir su herencia común, no habría límite para la felicidad, la prosperidad y la gloria que sus 400 millones de habitantes podrían disfrutar”.

En ocasiones tengo la percepción de que estas gestas históricas, por su lejanía en el tiempo, por no haberlas vivido y sufrido en carne propia o porque han tenido más eco en la gran pantalla que en los centros de educación, pasan inadvertidas o son minusvaloradas, despreciando las enseñanzas que todos debemos obtener de la Historia, cuando lo deseable sería que todos sintiéramos la obligación de administrar la herencia que aquellos soldados y la heroica población civil nos dejaron. Tenemos la responsabilidad de mantener viva la memoria de esos acontecimientos.

¡Qué tristeza produce la ignorancia de unos y el desconocimiento de otros de aquellos episodios en los que la historia cambió el rumbo gracias a decisiones valientes y al sacrificio colectivo de muchas personas! Todo ello produce especial irritación cuando lo contrastamos con los momentos que vivimos actualmente en España donde el cortoplacismo y la falta de altura de miras produce estériles enfrentamientos políticos que se alejan del interés general y solo buscan la conquista de poderes a cualquier precio. Si a ello le sumamos las actuaciones de aquellos que mirándose al ombligo solo buscan la división territorial propia de las miopías nacionalistas, o el portazo para irse de la Europa común, estaremos caminado en sentido contrario al deseo de Churchill de unirnos para compartir la herencia común, y alejándonos de alcanzar la prosperidad de todos los europeos.

Una pena que no sepamos o no queramos aprender de la Historia.

Aprender da Historia

Acábase de conmemorar o 75 aniversario do episodio bélico coñecido por todos como o desembarco de Normandía, o principio do fin da II Guerra Mundial, no que miles de soldados británicos, estadounidenses, e doutros países aliados deron pasos de xigantes no comezo da liberación dunha Europa entón oprimida e controlada polos nazis. Aquel episodio e os 12 longos meses que lle seguiron permitirían que aquelas tropas xogasen un papel decisivo na historia e que grazas a eles hoxe podamos vivir en paz e en liberdade, o que debe obrigarnos a que estas xestas históricas nunca queden no esquecemento.

Aquela mañá do 6 de xuño de 1944 deixaron a súa vida sobre as praias e dunas de Normandía máis de 4.000 mozos e entre eles un galego de 28 anos, Manuel Otero, algo que moitos descoñeciamos.

A semana pasada 16 xefes de goberno estiveron presentes nesa conmemoración e realizaron unha declaración pública de rexeitamento á guerra e de compromiso coa paz en Europa. De todas as contendas sempre hai ensinos das que aprender.

Mentres se celebraba ese espírito de colaboración entre nacións que levou á gran vitoria, a situación actual non nos ofrece esa desexada unidade europea, onde os intereses son dispares e o Brexit maniféstase como o exemplo máis claro da nosa debilidade.

Hoxe son moitos os cidadáns europeos que temen un colapso nas próximas décadas e por iso gústame lembrar aquelas palabras pronunciadas polo Primeiro Ministro Británico en 1946. Churchill dixo, “Se Europa unísese para compartir a súa herdanza común, non habería límite para a felicidade, a prosperidade e a gloria que os seus 400 millóns de habitantes poderían gozar”.

En ocasións teño a percepción de que estas xestas históricas, pola súa distancia no tempo, por non vivilas e sufrido en carne propia ou porque tiveron máis eco na gran pantalla que nos centros de educación, pasan inadvertidas ou son minusvaloradas, desprezando os ensinos que todos debemos obter da Historia, cando o desexable sería que todos sentísemos a obrigación de administrar a herdanza que aqueles soldados e a heroica poboación civil deixáronnos. Temos a responsabilidade de manter viva a memoria deses acontecementos.

Que tristeza produce a ignorancia duns e o descoñecemento doutros daqueles episodios nos que a historia cambiou o rumbo grazas a decisións valentes e ao sacrificio colectivo de moitas persoas! Todo iso produce especial irritación cando o contrastamos cos momentos que vivimos actualmente en España onde o cortoplacismo e a falta de altura de miras produce estériles enfrontamentos políticos que se afastan do interese xeral e só buscan a conquista de poderes a calquera prezo. Se a iso sumámoslle as actuacións daqueles que mirándose ao embigo só buscan a división territorial propia das miopías nacionalistas, ou a portada para irse da Europa común, estaremos camiñado en sentido contrario ao desexo de Churchill de unirnos para compartir a herdanza común, e afastándonos de alcanzar a prosperidade de todos os europeos.

Unha pena que non saibamos ou non queiramos aprender da Historia.