miércoles, 24 de junio de 2020

Brochazos verdes

Desde hace unos meses la inquietud y la preocupación es máxima entre los diferentes colectivos de empresarios y trabajadores ligados a la cadena mar-industria de nuestra tierra gallega.

Las intenciones del Gobierno socialista, recogidas en sus propuestas legislativas, son alterar las condiciones en las que los usuarios de concesiones o permisos administrativos de actividades situadas dentro del dominio público marítimo terrestre vienen trabajando desde hace décadas. Estos cambios endurecerán las condiciones a la hora de autorizar prórrogas o nuevas concesiones, reduciendo sus plazos de duración total al cambiar los criterios que hasta ahora se venían aplicando desde la administración competente, con lo que en muchos casos la continuidad se hará inviable para muchas actividades.

Tras presionar desde el sector, el Gobierno gallego o desde el Grupo Popular en el Congreso, la ministra Teresa Ribera trataba de tranquilizarnos afirmando que presentaría una nueva Ley de Costas. Le pedimos entonces y ahora que antes de hacerlo propiciara un diálogo con las partes implicadas y la búsqueda de consensos que lograran estabilidad, viabilidad y seguridad jurídica. En febrero en el Congreso nos dijo “Queremos actuar sobre la base del diálogo, la participación, la escucha y la transparencia”. Nunca lo hubo.

La semana pasada contestó a una pregunta que le hice en el Pleno diciendo que no hay problemas, que no es para tanto y que siguen con sus planes iniciales, con un artículo colado en el Proyecto de Ley de Cambio Climático presentado en el Congreso en pleno estado de alarma que tira por tierra las esperanzas de una rectificación a su política de brochazos verdes.

Las consecuencias inmediatas, de aprobarse la introducción de estas modificaciones legislativas, serán que solo en Galicia unas mil empresas podrían ver en serio riesgo su continuidad, o ser desahuciadas. Estamos hablando de depuradoras y cocederos de mariscos, cetáreas, piscifactorías, conserveras, pequeños astilleros, unas 5.000 edificaciones… afectando también seriamente la vida de bateeiros y mariscadores. Hablamos de poner en riesgo los trabajos de más de 40.000 profesionales del mar.

En momentos como los que estamos viviendo, donde la pandemia se ha cobrado demasiadas vidas y está dejando por el camino muchos puestos de trabajo, cuando lo necesario y urgente es ayudar a reconstruir, la aportación del gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es dar un nuevo brochazo de color verde a sus políticas, un golpe definitivo a miles de familias y a un modo de vida arraigado en nuestras villas marineras.

Todos estamos a favor de cuidar nuestro litoral y de conservar nuestro medio natural, pero las políticas socialistas solo tienen en cuenta la parte ideológica, el marketing de lo verde, y esos brochazos no pueden ignorar la parte humana y social. Es como querer conservar los peces prohibiendo su pesca, tendríamos un mar lleno de peces pero un serio problema de alimentación.

Después de los brochazos a la industria en As Pontes, y ahora a ALCOA, parece que le llega el turno a las mariscadoras, conserveras y a toda la actividad que desde hace siglos genera riqueza y un modo de vida en las costas gallegas. Si no rectifica, Galicia será más verde pero estará más vacía porque no habrá trabajo.


Brochadas verdes

Desde hai uns meses a inquietude e a preocupación é máxima entre os diferentes colectivos de empresarios e traballadores ligados á cadea mar-industria da nosa terra galega.

As intencións do Goberno socialista, recollidas nas súas propostas lexislativas, son alterar as condicións nas que os usuarios de concesións ou permisos administrativos de actividades situadas dentro do dominio público marítimo terrestre veñen traballando desde hai décadas. Estes cambios endurecerán as condicións á hora de autorizar prórrogas ou novas concesións, reducindo os seus prazos de duración total ao cambiar os criterios que ata o de agora viñan aplicando desde a administración competente, co que en moitos casos a continuidade farase inviable para moitas actividades.

Tras facer presión desde o sector, o Goberno galego ou desde o Grupo Popular no Congreso, a ministra Teresa Ribeira trataba de tranquilizarnos afirmando que presentaría unha nova Lei de Costas. Pedímoslle entón e agora que antes de facelo propiciase un diálogo coas partes implicadas e a procura de consensos que lograsen estabilidade, viabilidade e seguridade xurídica. En febreiro no Congreso díxonos “Queremos actuar sobre a base do diálogo, a participación, escóitaa e a transparencia”. Nunca o houbo.

A semana pasada contestou a unha pregunta que lle fixen no Pleno dicindo que non hai problemas, que non é para tanto e que seguen cos seus plans iniciais, cun artigo coado no Proxecto de Lei de Cambio Climático presentado no Congreso en pleno estado de alarma que tira por terra as esperanzas dunha rectificación á súa política de brochadas verdes.

As consecuencias inmediatas, de aprobarse a introdución destas modificacións lexislativas, serán que só en Galicia unhas mil empresas poderían ver en serio risco a súa continuidade, ou ser desafiuzadas. Estamos a falar de depuradoras e cocedeiros de mariscos, cetarias, piscifactorías, conserveiras, pequenos estaleiros, unhas 5.000 edificacións… afectando tamén seriamente a vida de bateeiros e mariscadores. Falamos de poñer en risco os traballos de máis de 40.000 profesionais do mar.

En momentos como os que estamos a vivir, onde a pandemia cobrouse demasiadas vidas e está a deixar polo camiño moitos postos de traballo, cando o necesario e urxente é axudar a reconstruír, a achega do goberno de Pedro Sánchez e Pablo Iglesias é dar unha nova brochada de cor verde ás súas políticas, un golpe definitivo a miles de familias e a un modo de vida arraigado nas nosas vilas mariñeiras.

Todos estamos a favor de coidar o noso litoral e de conservar o noso medio natural, pero as políticas socialistas só teñen en conta a parte ideolóxica, o márketing do verde, e esas brochadas non poden ignorar a parte humana e social. É como querer conservar os peixes prohibindo a súa pesca, teriamos un mar cheo de peces pero un serio problema de alimentación.

Despois das brochadas á industria nas Pontes, e agora a ALCOA, parece que lle chega a quenda ás mariscadoras, conserveiras e a toda a actividade que desde hai séculos xera riqueza e un modo de vida nas costas galegas. Se non rectifica, Galicia será máis verde pero estará máis baleira porque non haberá traballo.