miércoles, 21 de febrero de 2024

Aquí "pasou o que pasou"

Hace exactamente 4 años escribía un artículo que se publicaba en estas mismas páginas, en el que analizaba la decisión del entonces presidente de la Xunta, Feijoo, de volver a concurrir por cuarta vez a las elecciones que se celebrarían el 5 de abril de aquel 2020. Recordaba entonces la importancia de las decisiones que a lo largo de nuestra vida vamos tomando y cómo en el paso de una etapa a la siguiente estas decisiones resultan determinantes.

Venía a cuento de otra decisión tomada por él en 2016, cuando las quinielas lo situaban dando el salto en aquel año a la política nacional y optó por según sus palabras “ponerse a disposición de los gallegos,…porque entiende y practica que cuanta más alta es la responsabilidad mayor debe ser la humildad, porque tiene la cabeza y el corazón en Galicia”. Aquellas decisiones tuvieron su premio en forma de la mayoritaria confianza que los gallegos le dieron en las urnas hasta en 4 ocasiones consecutivas.

Este pasado domingo, le tocaba el turno de examinarse a otro candidato del mismo partido, a Alfonso Rueda. No era un examen fácil, porque no sólo tenía que superar en escaños a sus rivales sino que, una vez más, sólo le valía la mayoría absoluta para mantener el gobierno. Además, debía superar el desgaste que conlleva que tu partido lleve gobernando más de 20 años en Galicia, y contrarrestar a una potente maquinaria lanzada desde el Gobierno de España, con el mayor desembarco de un Presidente de Gobierno y sus ministros, que aterrizaron por aquí más veces en 15 días que en todos los años que llevan gobernando.

La victoria de Rueda tiene, como todas las victorias, componentes propios y ajenos. Los méritos personales creo que residen en su personalidad. Es un hombre tranquilo, trabajador, honesto, que no ha cambiado su manera de ser y de comportarse antes de ser presidente y que ha planteado su compromiso con los gallegos de manera creíble y avalada por su trabajo previo, su “sentidiño”. También aquí, sus decisiones han recibido su premio.

Son muchos los análisis que durante estos días se han hecho y seguirán haciéndose sobre estos comicios, pero a mí me gustaría poner el foco en algo que me resulta significativo y a la vez que viene a ilustrar la catadura de algunos líderes políticos.

Me refiero a la actitud que los dos principales protagonistas del gobierno de la nación han tenido con las personas y las siglas de sus respectivos partidos en Galicia una vez conocidos los resultados.

Pedro Sánchez, como ya he dicho, se implicó al máximo en esta campaña en Galicia y en su apuesta personal, pero la noche electoral, ante la incontestable derrota de su Partido, ni asomó la patita por debajo de la puerta. Desde la sede de Ferraz se dice que nada ha cambiado y que se ha votado en clave gallega. ¿Se imaginan su reacción de haberse perdido la mayoría absoluta por el PP?

Y qué decir de la vicepresidenta Yolanda Diaz y la apuesta por su candidata. Incapaces de haber conseguido representación y obteniendo menos votos en Galicia que Vox. Pues lo mismo, en esa noche ni se la vio ni escuchó. El marrón que se lo coma otra.

Por frecuente no deja de ser repugnante. Si ganas es normal salir a celebrarlo, pero si tu partido y candidato pierde, hay que salir a dar la cara. Un ejemplo más del que se suele tomar nota y luego pasa lo que pasa, porque, como dijo un celebre gallego, “Aquí pasou o que pasou”.


Aquí pasou ou que pasou

Hai exactamente 4 anos escribía un artigo que se publicaba nestas mesmas páxinas, no que analizaba a decisión do entón presidente da Xunta, Feijoo, de volver concorrer por cuarta vez ás eleccións que se celebrarían o 5 de abril daquel 2020. Lembraba entón a importancia das decisións que ao longo da nosa vida imos tomando e como no paso dunha etapa á seguinte estas decisións resultan determinantes.

Viña a conto doutra decisión tomada por el en 2016, cando as quinielas situábano dando o salto naquel ano á política nacional e optou por segundo as súas palabras “poñerse ao dispor dos galegos,…porque entende e practica que canta máis alta é a responsabilidade maior debe ser a humildade, porque ten a cabeza e o corazón en Galicia”. Aquelas decisións tiveron o seu premio en forma da maioritaria confianza que os galegos lle deron nas urnas ata en 4 ocasións consecutivas.

Este pasado domingo, tocáballe a quenda de examinarse a outro candidato do mesmo partido, a Alfonso Rueda. Non era un exame fácil, porque non só tiña que superar en escanos aos seus rivais senón que, unha vez máis, só lle valía a maioría absoluta para manter o goberno. Ademais, debía superar o desgaste que conleva que o teu partido leve gobernando máis de 20 anos en Galicia, e contrarrestar a unha potente maquinaria lanzada desde o Goberno de España, co maior desembarco dun Presidente de Goberno e os seus ministros, que aterraron por aquí máis veces en 15 días que en todos os anos que levan gobernando.

A vitoria de Rueda ten, como todas as vitorias, compoñentes propios e alleos. Os méritos persoais creo que residen na súa personalidade. É un home tranquilo, traballador, honesto, que non cambiou a súa maneira de ser e de comportarse antes de ser presidente e que expuxo o seu compromiso cos galegos de maneira crible e avalada polo seu traballo previo, o seu “sentidiño”. Tamén aquí, as súas decisións recibiron o seu premio.

Son moitos as análises que durante estes días fixéronse e seguirán facéndose sobre estes comicios, pero a min gustaríame poñer o foco en algo que me resulta significativo e á vez que vén ilustrar a catadura dalgúns líderes políticos.

Refírome á actitude que os dous principais protagonistas do goberno da nación tiveron coas persoas e as siglas dos seus respectivos partidos en Galicia unha vez coñecidos os resultados.

Pedro Sánchez, como xa dixen, implicouse ao máximo nesta campaña en Galicia e na súa aposta persoal, pero a noite electoral, #ante a incontestable derrota do seu Partido, nin asomou a patita por baixo da porta. Desde a sede de Ferraz dise que nada cambiou e que se votou en clave galega. Imaxínanse a súa reacción de perderse a maioría absoluta polo PP?

E que dicir da vicepresidenta Yolanda Diaz e a aposta pola súa candidata. Incapaces de conseguir representación e obtendo menos votos en Galicia que Vox. Pois o mesmo, nesa noite nin lla viu nin escoitou. O marrón que llo coma outra.

Por frecuente non deixa de ser repugnante. Se ganas é normal saír a celebralo, pero se o teu partido e candidato perde, hai que saír a dar a cara. Un exemplo máis do que se adoita tomar nota e logo pasa o que pasa, porque, como dixo un celebre galego, “Aquí pasou o que pasou”.