miércoles, 22 de junio de 2022

Al rincón

Que Galicia estuvo siempre situada en una esquina de la Península Ibérica, lo sabemos todos desde que fuimos al colegio. Que esa situación y su orografía dificultaban las conexiones con la meseta y la capital de España lo fuimos aprendiendo con los comienzos de las grandes infraestructuras.

Que un viaducto en obras se acabe desplomando puede ocurrir bajo el mandato de cualquier gobierno, pero que los primeros anuncios de este gobierno sean que hay que esperar a que se acabe de caer todo para iniciar los diagnósticos y dar las soluciones, me cuesta compartirlo porque pudiera ocurrir que esto nunca suceda o tarde meses, o años, en hacerlo.

Pero parece que las meigas se han conjurado contra nosotros, los gallegos, para que al mismo tiempo que se produce un estrangulamiento en las conexiones por carretera de Lugo con la meseta y nos retrotraen a décadas ya pasadas, al mismo tiempo, el Gobierno de Sánchez se propone eliminar decenas de líneas de autobuses estatales que atraviesan nuestra Comunidad dejando a más de 136.000 ciudadanos sin paradas de 23 concellos gallegos.

No termina aquí el castigo. Estas últimas semanas y durante algunas más, uno de los principales aeropuertos de Galicia, el de Alvedro en A Coruña, permanece cerrado durante los fines de semana por obras en su pista, lo que dificulta todavía más las conexiones y los viajes a y desde Galicia.

A estas alturas y ante este panorama estarán pensando que se habrán reforzado los servicios ferroviarios, pero no, porque esto tampoco ocurre.

Hace unas semanas conseguimos que se aprobara una iniciativa en el Congreso para que el Gobierno mejore nuestras conexiones por tren entre Lugo y Madrid. Pedíamos más frecuencias directas sin tener que hacer transbordo en Ourense y nuevas frecuencias a primera hora de la mañana para poder llegar a Madrid en horario que permita aprovechar el día para resolver gestiones o enlazar con otros destinos. Había más cosas. La respuesta por escrito del Gobierno me dice que nada de nada, y que para aumentar nuevos servicios directos tiene que haber demanda de los ciudadanos. La pescadilla que se muerde la cola, no puede haber mayor demanda si no mejoran los servicios y si no mejoran los servicios ni incrementa las frecuencias, no habrá más demanda.

Eso sí de buenas palabras estamos bien servidos, y de fotos y “ruedas de prensa anuncio” también. La que más ha llamado mi atención, no sé si a ustedes les pasaría lo mismo, ha sido la que con motivo del inicio de unas obras para la construcción de una rotonda aquí en Lugo en la nacional VI, sí, han oído bien, de una rotonda, se han fotografiado autoridades locales, provinciales y hasta el Delegado del Gobierno en Galicia. Todos a una para vendernos que el Gobierno de España “pone a Lugo en el mapa de las infraestructuras”, olvidando los años que han tardado en gestionar esta obrilla.

Estoy empleando un tono irónico en este artículo porque de hacerlo en otro más formal acabaría desconsolado. Me resulta difícil de entender un trato más despectivo a nuestra provincia por parte de quienes hoy dirigen el destino del conjunto del Estado, y no deja de sorprenderme que como pueblo nos lo tomemos con tanta deportividad, por no decir indiferencia.

Al fin y a la postre lo que hacen con nosotros es castigarnos, mandarnos al rincón.


Ao recuncho

Que Galicia estivo sempre situada nunha esquina da Península Ibérica, sabémolo todos desde que fomos ao colexio. Que esa situación e a súa orografía dificultaban as conexións coa meseta e a capital de España o fomos aprendendo cos comezos das grandes infraestruturas.

Que un viaduto en obras acábese esborrallando pode ocorrer baixo o mandato de calquera goberno, pero que os primeiros anuncios deste goberno sexan que hai que esperar a que se acabe de caer todo para iniciar os diagnósticos e dar as solucións, cústame compartilo porque puidese ocorrer que isto nunca suceda ou tarde meses, ou anos, en facelo.

Pero parece que as  meigas conxuráronse contra nós, os galegos, para que ao mesmo tempo que se produce un estreitamento nas conexións por estrada de Lugo coa meseta e nos  retrotraen a décadas xa pasadas, ao mesmo tempo, o Goberno de Sánchez proponse eliminar decenas de liñas de autobuses estatais que atravesan a nosa Comunidade deixando a máis de 136.000 cidadáns sen paradas de 23  concellos galegos.

Non termina aquí o castigo. Estas últimas semanas e durante algunhas máis, un dos principais aeroportos de Galicia, o de Alvedro na Coruña, permanece pechado durante as fins de semana por obras na súa pista, o que dificulta aínda máis as conexións e as viaxes a e desde Galicia.

A estas alturas e #ante este panorama estarán a pensar que se reforzaron os servizos ferroviarios, pero non, porque isto tampouco ocorre.

Hai unhas semanas conseguimos que se aprobase unha iniciativa no Congreso para que o Goberno mellore nosas conexións por tren entre Lugo e Madrid. Pediamos máis frecuencias directas sen ter que facer  transbordo en Ourense e novas frecuencias á primeira hora da mañá para poder chegar a Madrid en horario que permita aproveitar o día para resolver xestións ou enlazar con outros destinos. Había máis cousas. A resposta por escrito do Goberno dime que nada de nada, e que para aumentar novos servizos directos ten que haber demanda dos cidadáns. A carioca que se morde a cola, non pode haber maior demanda se non melloran os servizos e se non melloran os servizos nin incrementa as frecuencias, non haberá máis demanda.

Iso si de boas palabras estamos ben servidos, e de fotos e “roldas de prensa anuncio” tamén. A que máis chamou a miña atención, non se se a vostedes pasaríalles o mesmo, foi a que con motivo do inicio dunhas obras para a construción dunha rotonda aquí en Lugo na nacional VI, si, oíron ben, dunha rotonda, fotografáronse autoridades locais, provinciais e ata o Delegado do Goberno en Galicia. Todos a un tempo para vendernos que o Goberno de España “pon a Lugo no mapa das infraestruturas”, esquecendo os anos que tardaron en xestionar esta obriña.

Estou a empregar un ton irónico neste artigo porque de facelo noutro máis formal acabaría  desconsolado. Resúltame difícil de entender un trato máis despectivo á nosa provincia por parte de quen hoxe dirixen o destino do conxunto do Estado, e non deixa de sorprenderme que como pobo o tomemos con tanta deportividade, por non dicir indiferenza.

Ao cabo o que fan connosco é castigarnos, mandarnos ao recuncho.