miércoles, 3 de abril de 2024

Guiños

Cansado de leer noticias reiteradas sobre la insostenible tensión política y sus derivaciones, no he podido evitar detenerme a leer otro tipo de crónicas que seguramente pasan más inadvertidas. En esta ocasión el titular decía así: “Un estudio revela que las ranas hembra guiñan el ojo a los machos para coquetear”. De su contenido no voy a dar cuenta aquí, sólo decirles que los científicos de una universidad china han descubierto esta forma de comunicarse entre las ranas hembra y macho mediante el guiño de un ojo como inicio en el ritual de apareamiento, algo que hasta ahora se consideraba exclusivo de algunos primates, y en especial de los humanos.

Su lectura me animó a escribir sobre este asunto a nivel de las personas, algo que descarté rápidamente por temor a que, debido a que por la deriva que en España sufren algunos sectores del feminismo, los mismos que han aplaudido la Ley “trans” o la denominada del “si es si”, me descalificaran sin piedad.

Por ello he preferido buscarle un enfoque más serio al asunto del guiño, y poniéndome serio, otra noticia me ha impactado de manera especial. La de un hombre que habiendo padecido un fuerte ataque al corazón que le dejó en coma durante 20 días por congestión cerebral despertó totalmente paralizado salvo su párpado izquierdo. Con dedicación y aprendizaje acabo comunicándose con el resto del mundo de la manera más básica con su ojo: un parpadeo significaba sí; dos, no. Además, aprendió un alfabeto ordenado por la frecuencia de la aparición de las letras. Con todo consiguió dictar un libro publicado pocos días antes de morir.

Me ha resultado imposible abstraerme de esta nueva lección de superación frente a la adversidad, de reflexionar sobre esos guiños de la vida que se nos muestran a diario y que con mucha frecuencia ignoramos o dejamos pasar.

Muchos no somos conscientes de los privilegios que disfrutamos porque, teniendo salud, tendemos a quejarnos de cualquier contratiempo, mientras otras personas privadas no ya de una buena salud, sino a veces viviendo en cuerpos con serias limitaciones nos dan auténticas lecciones de superación.

Todos conocemos a personas que tienen que luchar a diario para seguir entre nosotros, haciéndonos ver que lo que para muchos es una discapacidad de la que no escaparán, en muchas ocasiones se convierte en todo un guiño a la vida. A todos ellos mi respeto, admiración y reconocimiento. 

Y es que los guiños de la vida no son frecuentes y a pesar de ello cuando se nos presentan los despreciamos: Me ha llamado la atención la cantidad de personas conocidas que en estos días nos han dejado, por edad, enfermedad o accidentes. He leído hermosos obituarios publicados en varios medios de comunicación, y en ellos se destacan las cualidades de esas personas y del recuerdo imborrable que dejan en quienes los conocieron y me pregunto si fuimos capaces de valorar esos valores, esos guiños que nos ofrecían a diario, de percibirlos hasta que la vida nos privó de ellos para siempre. La vida es muy paradójica, valoremos y aprovechemos esos guiños que la vida nos ofrece.


Chiscos

Canso de ler noticias reiteradas sobre a insostible tensión política e as súas derivacións, non puiden evitar determe a ler outro tipo de crónicas que seguramente pasan máis inadvertidas. Nesta ocasión o titular dicía así: “Un estudo revela que as ras femia chiscan o ollo aos machos para coquetear”. Do seu contido non vou dar conta aquí, só dicirlles que os científicos dunha universidade chinesa han descuberto esta forma de comunicarse entre as ras femia e macho mediante o chisco dun ollo como inicio no ritual de apareamento, algo que ata o de agora se consideraba exclusivo dalgúns primates, e en especial dos humanos.

A súa lectura animoume a escribir sobre este asunto a nivel das persoas, algo que descartei rapidamente por temor a que, debido a que pola deriva que en España sofren algúns sectores do feminismo, os mesmos que aplaudiron a Lei “trans” ou a denominada do “se é se”, descualificásenme sen piedade.

Por iso preferín buscarlle un enfoque máis serio ao asunto dos chiscos, e poñéndome serio, outra noticia impactoume de maneira especial. A dun home que padecendo un forte ataque ao corazón que lle deixou en coma durante 20 días por conxestión cerebral espertou totalmente paralizado salvo a súa pálpebra esquerda. Con dedicación e aprendizaxe acabo comunicándose co resto do mundo da maneira máis básica co seu ollo: un parpadeo significaba si; dous, non. Ademais, aprendeu un alfabeto ordenado pola frecuencia da aparición das letras. Con todo conseguiu ditar un libro publicado poucos días antes de morrer.

Resultoume imposible abstraerme desta nova lección de superación fronte á adversidade, de reflexionar sobre eses chiscos da vida que se nos mostran a diario e que con moita frecuencia ignoramos ou deixamos pasar.

Moitos non somos conscientes dos privilexios que gozamos porque, tendo saúde, tendemos a queixarnos de calquera contratempo, mentres outras persoas privadas non xa dunha boa saúde, senón ás veces vivindo en corpos con serias limitacións dannos auténticas leccións de superación.

Todos coñecemos a persoas que teñen que loitar a diario para seguir entre nós, facéndonos ver que o que para moitos é unha discapacidade da que non escaparán, en moitas ocasións convértese en todo un chisco á vida. A todos eles o meu respecto, admiración e recoñecemento. 

E é que os chiscos da vida non son frecuentes e a pesar diso cando se nos presentan desprezámolos: Chamoume a atención a cantidade de persoas coñecidas que nestes días deixáronnos, por idade, enfermidade ou accidentes. Lin fermosos obituarios publicados en varios medios de comunicación, e neles destácanse as calidades desas persoas e do recordo indeleble que deixan en quen os coñeceu e pregúntome se fomos capaces de valorar eses valores, eses chiscos que nos ofrecían a diario, de percibilos ata que a vida privounos deles para sempre. A vida é moi paradoxal, valoremos e aproveitemos eses chiscos que a vida nos ofrece.