miércoles, 25 de noviembre de 2020

Otro paso más

Llevamos meses en los que la sucesión de decisiones gubernativas y de pasos cada vez más alucinantes, hacen que la capacidad de sorprendernos se agote y, lo que es peor, las reacciones sociales carezcan de intensidad. Posiblemente el vivir en este permanente estado de alarma, con las restricciones conocidas, influye en esa limitada o escasa reacción, que seguro que en otras circunstancias sería bien diferente.

El último revuelo, en el momento de escribir este artículo, tiene que ver con la aprobación en el Congreso de un nuevo Proyecto de Ley de Educación sin el más mínimo dialogo previo y por tanto sin consensos sociales ni políticos.

Con independencia de las criticas particulares estamos ante una Ley que destila ideología sectaria en todas sus páginas donde el Gobierno, su único autor, busca la confrontación y se erige en el único valedor de causas como la infancia, la inclusión o la perspectiva de genero, en un modelo que por lo que más destaca es por su limitación a la libertad, por la imposición.

El resumen es terrible: la renuncia a las escasas competencias que quedan al Estado en materia de educación, siendo hasta ahora el encargado de velar por la vertebración y cohesión del sistema educativo, como la enseñanza del castellano y en castellano en todo el territorio o la realización de pruebas al finalizar el Bachillerato, la practica desaparición de la Alta Inspección y su capacidad sancionadora, la eliminación de la autonomía organizativa del centro, los ataques frontales a la libertad de elección de las familias, llegándose a hablar de “asignar” centro educativo en vez de “elegir”, y un largo etcétera .

Se ha puesto el foco de manera prioritaria en cuestiones como la eliminación de la lengua oficial en España como lengua vehicular, cuestión de gravedad poco valorada, y menos en otras cosas como el pasar de curso sin recibir el aprobado de las correspondientes asignaturas, o dicho de manera clara, con suspensos, algo que se proclama contrario a una educación de calidad, que destroza la cultura del esfuerzo, básica para el progreso de cualquier persona o nación. La garantía para que las generaciones salidas de esas nuevas aulas llenen su currículo de incompetencia e incapacidad para la vida y se vean abocadas a un fracaso anunciado. Éste ha sido otro paso más en la dirección de pervertir nuestra democracia en los últimos meses.

Antes, pero a escasos días, hemos visto los ataques a la independencia judicial, las campañas y maniobras para acosar a la Corona, la jefatura del Estado, los pactos con los herederos de ETA, las maniobras en política exterior que tensionan las relaciones internacionales y desprestigian todavía más la imagen de España desviando inversiones y arruinando la principal industria española, el turismo, o por añadir una última cuestión, la creación del “Ministerio de la Verdad” donde las personas del núcleo duro de Moncloa decidirán qué noticias son ciertas y cuáles no. 

Un cóctel de acontecimientos medidos por aquellos que llevan años planificando una involución democrática para acabar con la libertad, el bien más preciado para toda persona, algo ya confirmado sin disimulo por Bildu, “vamos a Madrid a tumbar definitivamente el régimen”. Otro paso más a la espera del próximo, que no se hará esperar.


Outro paso máis

Levamos meses nos que a sucesión de decisións do Goberno e de pasos cada vez máis alucinantes, fan que a capacidade de sorprendernos estea esgotada e, o que é peor, as reaccións sociais carezan de intensidade. Posiblemente o vivir neste permanente estado de alarma, coas restricións coñecidas, inflúe nesa limitada ou escasa reacción, que seguro que noutras circunstancias sería ben diferente.

O último balbordo, no momento de escribir este artigo, ten que ver coa aprobación no Congreso dun novo Proxecto de Lei de Educación sen o máis mínimo dialogo previo e por tanto sen consensos sociais nin políticos.

Con independencia de critícalas particulares estamos fronte unha Lei que destila ideoloxía sectaria en todas as súas páxinas onde o Goberno, o seu único autor, busca a confrontación e eríxese no único  valedor de causas como a infancia, a inclusión ou a perspectiva de xero, nun modelo que polo que máis destaca é pola súa limitación á liberdade, pola imposición.

O resumo é terrible: a renuncia ás escasas competencias que quedan ao Estado en materia de educación, sendo ata o de agora o encargado de velar pola vertebración e cohesión do sistema educativo, como o ensino do castelán e en castelán en todo o territorio ou a realización de probas ao finalizar o Bacharelato, practícaa desaparición da Alta Inspección e a súa capacidade sancionadora, a eliminación da autonomía organizativa do centro, os ataques frontais á liberdade de elección das familias, chegándose a falar de “asignar” centro educativo no canto de “elixir”, e un longo etcétera .

Púxose o foco de maneira prioritaria en cuestións como a eliminación da lingua oficial en España como lingua  vehicular, asunto de gravidade pouco valorada, e menos noutras cousas como o pasar de curso sen recibir o aprobado das correspondentes materias, ou devandito de maneira clara, con suspensos, algo que se proclama contrario a unha educación de calidade, que esnaquiza a cultura do esforzo, básica para o progreso de calquera persoa ou nación. A garantía para que as xeracións saídas desas novas aulas teñan o seu currículo cheo de incompetencia e incapacidade para a vida e véxanse abocadas a un fracaso anunciado. Este foi outro paso máis na dirección de perverter nosa democracia nos últimos meses.

Antes, pero a escasos días, vimos os ataques á independencia xudicial, as campañas e manobras para acosar á Coroa, a xefatura do Estado, os pactos cos herdeiros de ETA, as manobras en política exterior que tensan as relacións internacionais e desprestixian aínda máis a imaxe de España desviando investimentos e arruinando a principal industria española, o turismo, ou por engadir unha última cuestión, a creación do “Ministerio da Verdade” onde as persoas do núcleo duro de Moncloa decidirán que noticias son certas e cales non. 

Un cóctel de acontecementos medidos por aqueles que levan anos planificando unha  involución democrática para acabar coa liberdade, o ben máis prezado para toda persoa, algo xa confirmado sen  disimulo por  Bildu, “imos a Madrid a tombar definitivamente o réxime”. Outro paso máis á espera do próximo, que non se fará esperar.