miércoles, 30 de octubre de 2019

Reconocimiento compartido

El pasado viernes la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Lugo acordaba de manera unánime elevar al próximo pleno municipal la propuesta de concedernos la Medalla de Oro del Ayuntamiento a los 5 alcaldes que tuvimos el honor de representar a Lugo desde que se instauró la democracia en España.

En primer lugar vaya mi sincera enhorabuena al resto de alcaldes, Quiroga, Notario, Orozco y a la familia de Novo Freire, fallecido hace unos años. Siento una enorme satisfacción por compartir con todos ellos este reconocimiento de mi ayuntamiento, de la ciudad donde vivo desde hace décadas y de la casa en la que pasé en diferentes periodos y situaciones diez años de mi trayectoria política. 

Lo comparto con 4 buenos alcaldes que, como yo, dedicaron esfuerzos para conseguir mejorar la ciudad, sus parroquias y la vida de todos los lucenses, cada uno con sus singularidades, dificultades, perspectiva política y situaciones personales, pero todos con el único objetivo de ser buenos alcaldes a ojos de sus vecinos.

Participé en tres corporaciones municipales, la primera como primer teniente de alcalde, después como alcalde y unos años después portavoz de mi grupo en la oposición. De todas y cada una de esas etapas son innumerables los recuerdos y las vivencias.

Es habitual recordar al gobierno que tuve el honor de encabezar por la peatonalización y recuperación del Casco Histórico y por la tramitación, en colaboración con el gobierno gallego, del expediente que logró la declaración de Patrimonio de la Humanidad para nuestra inigualable Muralla romana. Son solo etiquetas que ocultan otras realizaciones que solo los seguidores de la vida municipal, o los vecinos directamente beneficiados recuerdan tiempo después.

Si fuese yo quien tuviera que etiquetar aquellos años, y aprovechando estere conocimiento, les diré que una de las cosas que más me enorgullecen de mi etapa como alcalde fue la recuperación de espacios antes abandonados o convertidos en vertederos, transformándolos en una de las zonas más agradables para pasear: el parque del Miño y el del recinto del Palacio de Ferias y Congresos. Supuso el pistoletazo de salida para acercar el río a los ciudadanos y poner en valor los importantes espacios verdes que rodean la ciudad, que posteriormente tendrían continuación en otras actuaciones como el parque del Rato.

Si compartir esta medalla con otros cuatro alcaldes es un privilegio, no quiero dejar pasar esta oportunidad para repartir el mérito con todos los integrantes de aquella Corporación municipal de 1995 a 1999. Tanto con los integrantes de mi equipo de gobierno, de los cuales algunos ya no están entre nosotros como Paco Cacharro, Pena Souto o Pilar Iglesias, como también con el resto de concejales de los diferentes grupos de la oposición, entre los que también han fallecido Álvaro Moral, Manolo Méndez, Marcos Cela y Anselmo Sampedro, demasiados.

A todos los antiguos compañeros de corporación y a las familias de los que ya no están quiero decirles que esta medalla que recibiré el próximo 30 de noviembre es también para todos ellos. Tendré el honor de recibirla yo, pero será un privilegio compartirla con todos y cada uno de ellos como también compartimos aquellos años de productivo trabajo para Lugo.

Muchas gracias por este reconocimiento, que lo es para todos.


Recoñecemento compartido

O pasado venres a Xunta de Portavoces do Concello de Lugo acordaba de maneira unánime elevar ao próximo pleno municipal a proposta de concedernos a Medalla de Ouro do Concello aos 5 alcaldes que tivemos a honra de representar a Lugo desde que se instaurou a democracia en España.

En primeiro lugar vaia o meu sincero parabén ao resto de alcaldes, Quiroga, Notario, Orozco e á familia de Novo Freire, falecido hai uns anos. Sinto unha enorme satisfacción por compartir con todos eles este recoñecemento do meu concello, da cidade onde vivo desde hai décadas e da casa na que pasei en diferentes períodos e situacións dez anos da miña traxectoria política. 

Compártoo con 4 bos alcaldes que, como eu, dedicaron esforzos para conseguir mellorar a cidade, as súas parroquias e a vida de todos os lucenses, cada un coas súas singularidades, dificultades, perspectiva política e situacións persoais, pero todos co único obxectivo de ser bos alcaldes a ollos dos seus veciños.

Participei en tres corporacións municipais, a primeira como primeiro tenente de alcalde, despois como alcalde e uns anos despois portavoz do meu grupo na oposición. De todas e cada unha desas etapas son innumerables os recordos e as vivencias.

É habitual lembrar ao goberno que tiven a honra de encabezar pola peonalización e recuperación do Centro histórico e pola tramitación, en colaboración co goberno galego, do expediente que logrou a declaración de Patrimonio da Humanidade para nosa inigualable Muralla romana. Son só etiquetas que ocultan outras realizacións que só os seguidores da vida municipal, ou os veciños directamente beneficiados lembran tempo despois.

Se fose eu quen tivese que etiquetar aqueles anos, e aproveitando estere coñecemento, direilles que unha das cousas que máis me enorgullecen da miña etapa como alcalde foi a recuperación de espazos antes abandonados ou convertidos en entulleiras, transformándoos nunha das zonas máis agradables para pasear: o parque do Miño e o do recinto do Palacio de Feiras e Congresos. Supuxo o pistoletazo de saída para achegar o río aos cidadáns e poñer en valor os importantes espazos verdes que rodean a cidade, que posteriormente terían continuación noutras actuacións como o parque do Intre.

Se compartir esta medalla con outros catro alcaldes é un privilexio, non quero deixar pasar esta oportunidade para repartir o mérito con todos os integrantes daquela Corporación municipal de 1995 a 1999. Tanto cos integrantes do meu equipo de goberno, dos cales algúns xa non están entre nós como Paco Cacharro, Pena Souto ou Pilar Iglesias, como tamén co resto de concelleiros dos diferentes grupos da oposición, entre os que tamén faleceron Álvaro Moral, Manolo Méndez, Marcos Cela e Anselmo Sampedro, demasiados.

A todos os antigos compañeiros de corporación e ás familias dos que xa non están quero dicirlles que esta medalla que recibirei o próximo 30 de novembro é tamén para todos eles. Terei a honra de recibila eu, pero será un privilexio compartila con todos e cada un deles como tamén compartimos aqueles anos de produtivo traballo para Lugo.

Moitas grazas por este recoñecemento, que o é para todos.