miércoles, 14 de septiembre de 2022

La estrategia equivocada

Después de un descanso de publicar en estas páginas las reflexiones que el devenir diario me suscita, retomo esta práctica intentando ser positivo y no dejarme llevar por la costumbre que parecen haber elegido otros responsables públicos, la del insulto y la descalificación.

Es evidente que la retahíla de improperios que en las últimas semana se vinieron vertiendo sobre el líder de la oposición en España, y que tuvieron su culminación, por ahora, en el último debate celebrado en el Senado la pasada semana, obedecen fundamentalmente al estado de nerviosismo reinante en las dependencias de Moncloa y de manera particular en la persona del presidente Sánchez.

Las sucesivas encuestas de los últimos meses siguen marcando una tendencia clara, el actual presidente cedería el paso al actual líder del principal partido en la oposición que va camino de conseguir una contundente mayoría.

No se comprende que alguien que como experiencia previa a convertirse en Presidente del Gobierno sólo pudo aportar el escaso periodo de tiempo que pasó como concejal, pueda poner en cuestión la experiencia de quien, como Feijoo, gobernó 13 años Galicia, después de haber gestionado con éxito el INSALUD o la empresa pública Correos.

Tampoco se entiende que Sánchez y todos cuantos siguen sus consignas traten con desprecio a Feijoo comparando gobernar Galicia con España, como si Galicia fuese algo así como una comunidad de vecinos frente a toda una ciudad. Ese menosprecio se lo hacen a él y a todos los gallegos, a los que nos deben de tomar por tontos por haberle dado nuestra confianza durante 13 años, algo que con toda seguridad Sánchez no podrá recibir de los españoles.

Pero si a nivel nacional éstas son las estrategias para permanecer en el poder, aquí en Lugo, desde que la presidenta provincial del Partido Popular anunció que aspira a convertirse en la alcaldesa de la capital lucense, también las estrategias de aquellos que actualmente la gobiernan en coalición, parecen elegir caminos equivocados.

Ellos y sus compañeros de filas comenzaron a descalificar a la candidata popular fundamentalmente por no haber nacido en la ciudad que aspira a gobernar. Pobre y absurdo argumento que no debieron valorar suficientemente, porque haciendo un pequeño repaso ni el alcalde Vigo, ni el de Santiago, ni el de Monforte, ni la alcaldesa de Lugo, entre otros muchos, nacieron en las ciudades que gobiernan. Tampoco yo, hijo de Monfortina y Quirogués y nacido en Ferrol, y recibí un amplio cariño de mis vecinos de Lugo.

Si aquí comienzan o terminan las descalificaciones a una rival que tiene sobrada experiencia y méritos suficientes y demostrados para gestionar y gobernar una ciudad, se verá con el paso de los meses, pero lo que sí creo firmemente es que estas estrategias son equivocadas y denotan nerviosismo y preocupación en sus contrincantes. 

Sólo espero que en las próximas elecciones decidamos es función del examen a la gestión de los que tienen ahora la responsabilidad y también en base a la confianza y proyecto de ciudad que presente quien aspira a gobernarla.


A estratexia equivocada

Despois dun descanso de publicar nestas páxinas as reflexións que o devir diario suscítame, retomo esta práctica tentando ser positivo e non deixarme levar polo costume que parecen elixir outros responsables públicos, a do insulto e a descualificación.

É evidente que a ladaíña de improperios que na últimas semana viñeron botando sobre o líder da oposición en España, e que tiveron a súa culminación, por agora, no último debate celebrado no Senado a pasada semana, obedecen fundamentalmente ao estado de nerviosismo reinante nas dependencias de Moncloa e de maneira particular na persoa do presidente Sánchez.

As sucesivas enquisas dos últimos meses seguen marcando unha tendencia clara, o actual presidente cedería o paso ao actual líder do principal partido na oposición que vai camiño de conseguir unha contundente maioría.

Non se comprende que alguén que como experiencia previa a converterse en Presidente do Goberno só puido achegar o escaso período de tempo que pasou como concelleiro, poida poñer en cuestión a experiencia de quen, como Feijoo, gobernou 13 anos Galicia, despois de xestionar con éxito o INSALUD ou a empresa pública Correos.

Tampouco se entende que Sánchez e todos cuantos seguen os seus consignas traten con desprezo a Feijoo comparando gobernar Galicia con España, coma se Galicia fose algo así como unha comunidade de veciños fronte a toda unha cidade. Ese menosprezo fanllo a el e a todos os galegos, aos que nos deben de tomar por parvos por darlle a nosa confianza durante 13 anos, algo que con toda seguridade Sánchez non poderá recibir dos españois.

Pero se a nivel nacional estas son as estratexias para permanecer no poder, aquí en Lugo, desde que a presidenta provincial do Partido Popular anunciou que aspira a converterse na alcaldesa da capital lucense, tamén as estratexias daqueles que actualmente a gobernan en coalición, parecen elixir camiños equivocados.

Eles e os seus compañeiros de filas comezaron a descualificar á candidata popular fundamentalmente por non nacer na cidade que aspira a gobernar. Pobre e absurdo argumento que non deberon valorar suficientemente, porque facendo un pequeno repaso nin o alcalde Vigo, nin o de Santiago, nin o de Monforte, nin a alcaldesa de Lugo, entre outros moitos, naceron nas cidades que gobernan. Tampouco eu, fillo de Monfortina e Quirogués e nado en Ferrol, e recibín un amplo agarimo dos meus veciños de Lugo.

Se aquí comezan ou terminan as descualificacións a unha rival que ten sobrada experiencia e méritos suficientes e demostrados para xestionar e gobernar unha cidade, verase co paso dos meses, pero o que si creo firmemente é que estas estratexias son equivocadas e denotan nerviosismo e preocupación nos seus adversarios. 

Só espero que nas próximas eleccións decidamos é función do exame á xestión dos que teñen agora a responsabilidade e tamén en base á confianza e proxecto de cidade que presente quen aspira a gobernala.