miércoles, 11 de diciembre de 2019

El "hemicirco"

Tengo vagos recuerdos de la tarde en que me llevaron a disfrutar de una sesión del Circo Prince en Madrid. Muchos años después fui yo quien llevó a mis hijas al circo aquí, en Lugo. Nunca volví.

Esta semana participé en la Sesión Constitutiva de la XIV Legislatura en el Congreso de los Diputados, y a pesar de que mucho de lo acontecido ese día estaba dentro de lo previsto, lo vivido solo puede calificarse de penoso espectáculo.

Desde horas tempranas había numerosos diputados esperando a que se abrieran las puertas del hemiciclo para, a la carrera, hacerse con los escaños apetecidos y no dejar a otros sentarse en los que tradicionalmente venían ocupando los diferentes grupos parlamentarios. Codazos por una silla, espectáculo imaginable en los juegos de Colegio pero algo nunca visto en la Cámara donde reside la soberanía nacional.

Después vendrían los sorprendentes resultados en las votaciones para elegir la Mesa del Congreso, donde inconcebibles posturas partidistas dieron como resultado que partidos como Podemos con un numero muy inferior de diputados (35) que el Partido Popular (89), obtuviera 3 puestos frente a 2 del PP y ninguno de Ciudadanos. Una Mesa que no refleja los resultados obtenidos por los partidos en las últimas elecciones.

En el Circo uno de los números fuertes siempre han sido los payasos y los trapecistas, pues bien, en el hemiciclo después de estos números que acabo de apuntar llego ese plato fuerte esperado, las fórmulas utilizadas en el juramento o promesa de acatamiento de la Constitución.

Si en la última Legislatura ya se habían escuchado formulas llamativas, en la presente se superaron todas las expectativas. Así escuchamos prometer por la libertad de los presos, por la España vaciada, por las trece rosas, por la salvación del planeta, por la independencia de Navarra, por la república catalana, por imperativo legal, y por otras muchas cosas que solo recordarlas reviven en mi memoria el bochornoso espectáculo.

Por un día el hemiciclo del Congreso de los Diputados me ha recordado a un circo, con perdón de los artistas de los circos ya que al menos ellos se ganan la vida haciendo reír intencionadamente a niños y mayores y arriesgando sus vidas en multitud de números sorprendentes en cada función. En el “hemicirco” del pasado martes algunos diputados lo que consiguieron fue dar un vergonzoso y degradante espectáculo a los ciudadanos a los que dicen representar. Se rieron de la institución de la que ya forman parte, de nuestra Constitución, de las leyes y las reglas de convivencia que hasta ahora nos han permitido convivir en paz, a pesar de las discrepancias ideológicas.

Los numeritos del pasado martes auguran y anuncian una Legislatura de acuerdos y desacuerdos a capricho y circunstancias de la conveniencia partidista olvidando el interés general, una Legislatura que si finalmente arranca definitivamente en unos días, espero y deseo que sea corta por el bien de España.

Si los representantes de la soberanía nacional, los legisladores, actuamos así, como vamos a pretender que los ciudadanos nos respeten a nosotros y a nuestra Constitución. Aquí lo dejo.

O hemicirco

Teño vagos recordos da tarde en que me levaron a gozar dunha sesión do Circo Prince en Madrid. Moitos anos despois fun eu quen levou ás miñas fillas ao circo aquí, en Lugo. Nunca volvín.

Esta semana participei na Sesión Constitutiva da XIV Lexislatura no Congreso dos Deputados, e a pesar de que moito do acontecido ese día estaba dentro do previsto, o vivido só pode cualificarse de penoso espectáculo.

Desde horas temperás había numerosos deputados esperando a que se abrisen as portas do hemiciclo para, á carreira, facerse cos escanos apetecidos e non deixar a outros sentar nos que tradicionalmente viñan ocupando os diferentes grupos parlamentarios. Cotenadas por unha cadeira, espectáculo imaxinable nos xogos de Colexio pero algo nunca visto na Cámara onde reside a soberanía nacional.

Despois virían os sorprendentes resultados nas votacións para elixir a Mesa do Congreso, onde inconcibibles posturas partidistas deron como resultado que partidos como Podemos cun numero moi inferior de deputados (35) que o Partido Popular (89), obtivese 3 postos fronte a 2 do PP e ningún de Cidadáns. Unha Mesa que non reflicte os resultados obtidos polos partidos en nas últimas eleccións.

No Circo un dos números fortes sempre foron os pallasos e os trapecistas, pois ben, no hemiciclo despois destes números que acabo de apuntar chego ese prato forte esperado, formúlalas utilizadas no xuramento ou promesa de acatamento da Constitución.

Se na última Lexislatura xa se escoitaron formulas rechamantes, na presente superáronse todas as expectativas. Así escoitamos prometer pola liberdade dos presos, pola España baleirada, polas trece rosas, pola salvación do planeta, pola independencia de Navarra, pola república catalá, por imperativo legal, e por outras moitas cousas que só lembralas reviven na miña memoria o bochornoso espectáculo.

Por un día o hemiciclo do Congreso dos Deputados lembroume a un circo, con perdón dos artistas dos circos xa que polo menos eles gáñanse a vida facendo rir intencionadamente a nenos e maiores e arriscando as súas vidas en multitude de números sorprendentes en cada función. No “ hemicirco” do pasado martes algúns deputados o que conseguiron foi dar un vergoñoso e degradante espectáculo aos cidadáns aos que din representar. Riron da institución da que xa forman parte, da nosa Constitución, das leis e as regras de convivencia que ata o de agora nos permitiron convivir en paz, a pesar das discrepancias ideolóxicas.

Os numeritos do pasado martes auguran e anuncian unha Lexislatura de acordos e desacordos a capricho e circunstancias da conveniencia partidista esquecendo o interese xeral, unha Lexislatura que se finalmente arrinca definitivamente nuns días, espero e desexo que sexa curta polo ben de España.

Se os representantes da soberanía nacional, os lexisladores, actuamos así, como imos pretender que os cidadáns nos respecten a nós e á nosa Constitución. Déixoo aquí.