miércoles, 21 de julio de 2021

Contrapuesto

Esto viene a cuento de las sensaciones y percepciones que el pasado fin de semana experimenté al escuchar la intervención del Presidente Feijoo en el 17 Congreso del Partido Popular de Galicia, mi partido desde hace 39 años.

Sensaciones y percepciones que inevitablemente se contraponen con las que semanalmente vivo al escuchar al Presidente Sánchez o alguno de los miembros del Gobierno.

Feijoo dijo en su brillante discurso que “no sería nadie sin sus compañeros, presidentes provinciales, alcaldes, sin la estructura del partido…” En definitiva sin sus equipos refiriéndose a sus gobiernos como los que cuentan con la mayor experiencia de España. Lo dejó claro: “he nombrado en 12 años a la mitad de consejeros que Pedro Sánchez en 3 años”. Es decir, un nuevo ejemplo de buscar la estabilidad contrapuesto al de mantenerse en el poder aunque sea a costa de deshacerse de tus más leales colaboradores. Contraponer “hacer” frente a “mantenerse”.

Cuando se refirió a la manera de entender la política dejó dicho que no le gusta que nadie le diga lo que quiere oír, sino lo que debe hacer, y nuevamente mi pensamiento perverso intentaba encontrar a un colaborador de Sánchez atreviéndose a decirle a la cara algo diferente a lo que quiere oír.

En ese capítulo dedicado a la manera de entender y de hacer política se refirió a algo que comparto al cien por cien: escuchar y pactar. Lo hizo poniendo el acento en los interesantes debates constructivos en los que el adversario puede tener razón. Actitud que se contrapone a la de un Pedro Sánchez que pertenece al prototipo de líder que nos dice a los demás lo que tenemos que hacer aunque él nunca haga nada de eso. Un Sánchez “instalado en el pensamiento único sobre todos los temas, incluso sobre los más íntimos y personales, donde se cruzan la moral y la ética.”

La política es más que un eslogan, no se puede resumir lo que se piensa en 140 caracteres, o que se necesitan más resultados y menos titulares, también fueron algunas de sus palabras que certifican que no es un político al uso.

Pero el contenido más profundo estuvo incluido en el apartado relativo a entender la desmotivación ciudadana por la política y sus posibles causas. Lo hizo refiriéndose a la manera de hacer política basada en el poder por el poder, en un gobierno sin un proyecto de España, sólo con un proyecto de supervivencia, “dándole la espalda a cualquier consenso, incluso sobre los cimientos de la democracia española”, que esta sometiendo “sin rubor a toda una nación a los caprichos de los independentistas”. Otros ejemplos de las maneras contrapuestas de entender y practicar la política.

Para finalizar no podía faltar su diagnóstico sobre las respuestas a estas situaciones y a la desmotivación que provocan entre los ciudadanos. Su receta es otra vez clara en contraposición a las de otros gobernantes. “Busquemos la respuesta más allá de las frases vacías, más allá de todos los populismos, de los egoísmos independentistas, de los políticos que se creen superiores a los demás”.

Sus posturas se resumen en darle a la gente lo que necesita, entenderse, ofrecer soluciones y no problemas. Cooperación, alianzas y entendimientos. Lo contrapuesto a lo que nos ofrecen los perfiles que hoy se empeñan en perpetuarse en la Moncloa.

Contraposto

Isto vén a conto das sensacións e percepcións que a pasada fin de semana experimentei ao escoitar a intervención do Presidente Feijoo no 17 Congreso do Partido Popular de Galicia, o meu partido desde hai 39 anos.

Sensacións e percepcións que inevitablemente se contrapoñen coas que semanalmente vivo ao escoitar ao Presidente Sánchez ou algún dos membros do Goberno.

Feijoo dixo no seu brillante discurso que “non sería ninguén sen os seus compañeiros, presidentes provinciais, alcaldes, sen a estrutura do partido…” En definitiva sen os seus equipos referíndose aos seus gobernos como os que contan coa maior experiencia de España. Deixouno claro: “nomeei en 12 anos á metade de conselleiros que Pedro Sánchez en 3 anos”. É dicir, un novo exemplo de buscar a estabilidade contraposto ao de manterse no poder aínda que sexa á conta de desfacerse dos teus máis leais colaboradores. Contrapoñer “facer” fronte a “manterse”.

Cando se referiu á maneira de entender a política deixou dito que non lle gusta que ninguén lle diga o que quere oír, senón o que debe facer, e novamente o meu pensamento perverso tentaba atopar a un colaborador de Sánchez atrevéndose a dicirlle á cara algo diferente ao que quere oír.

Nese capítulo dedicado á maneira de entender e de facer política referiuse a algo que comparto ao cento por cento: escoitar e pactar. Fíxoo poñendo o acento nos interesantes debates construtivos nos que o adversario pode ter razón. Actitude que se contrapón á dun Pedro Sánchez que pertence ao prototipo de líder que nos di aos demais o que temos que facer aínda que el nunca faga nada diso. Un Sánchez “instalado no pensamento único sobre todos os temas, mesmo sobre os máis íntimos e persoais, onde se cruzan a moral e a ética.”

A política é máis que un slogan, non se pode resumir o que se pensa en 140 caracteres, ou que se necesitan máis resultados e menos titulares, tamén foron algunhas das súas palabras que certifican que non é un político ao uso.

Pero o contido máis profundo estivo incluído no apartado relativo a entender a desmotivación cidadá pola política e as súas posibles causas. Fíxoo referíndose á maneira de facer política baseada no poder polo poder, nun goberno sen un proxecto de España, só cun proxecto de supervivencia, “dándolle as costas a calquera consenso, mesmo sobre os cimentos da democracia española”, que esta sometendo “sen rubor a toda unha nación aos caprichos dos independentistas”. Outros exemplos das maneiras contrapostas de entender e practicar a política.

Para finalizar non podía faltar o seu diagnóstico sobre as respostas a estas situacións e á desmotivación que provocan entre os cidadáns. A súa receita é outra vez clara en contraposición ás doutros gobernantes. “Busquemos a resposta máis aló das frases baleiras, máis aló de todos os populismos, dos egoísmos independentistas, dos políticos que se cren superiores aos demais”.

As súas posturas resúmense en darlle á xente o que necesita, entenderse, ofrecer solucións e non problemas. Cooperación, alianzas e entendementos. O contraposto ao que nos ofrecen os perfís que hoxe se empeñan en perpetuarse na Moncloa.