miércoles, 16 de octubre de 2019

¿Alguien da menos?

Resulta inevitable en estos días de claro clima electoral valorar algunas de las propuestas que empiezan a escucharse por boca de algunos ¿lideres? empeñados en cautivar al personal a base de grandes señuelos o, más bien, de caramelos envenenados.

El recién llegado a la competición, Errejón, desde su nueva plataforma verde, que evidentemente no titula con la palabra España - que ahora muchos manosean- sino con la de País, nos dice que hay que rebajar la edad de votación a los 16, trabajar un día menos a la semana pero seguir cobrando lo mismo, o suprimir viajes en avión porque contaminan mucho.

Propone rebajar a 16 años la edad de votación en momentos en que los expertos advierten de una mayor tardanza de los jóvenes a la hora de madurar e independizarse de sus padres. Defiende trabajar 4 en lugar de 5 días a la semana pero sin que ello suponga reducir el salario, es decir, reducir la competitividad y rentabilidad de todas las actividades empresariales y económicas, lo que tiene su traducción inmediata en el cierre de más empresas y en la pérdida de miles de empleos. Curiosamente a esto ellos le llaman empleo “sostenible”.

Proponen volar menos y coger más el tren para evitar contaminar. ¿A estos chicos quiénes les asesoran? Si quieren dejamos también los coches aparcados y pedaleamos de Lugo a Madrid. Está bien proteger nuestro medio natural pero sin ser más papistas que el papa. Las transiciones ecológicas hay que hacerlas de manera progresiva, que no es lo mismo que progresista, evitando como en el caso de Endesa en As Pontes un cierre y la pérdida de miles de trabajos.

Otro actor principal que ya lleva tiempo en esta guerra de propuestas disparatadas, Sánchez, nos propone reducir las jornadas de trabajo en el campo para tener derecho a cobrar el ya famoso PER. No creo necesario hacer más comentarios.

Subir las pensiones con el IPC, reducir el 75% las listas de espera de la dependencia, volver a subir el salario mínimo... Todo esto supone caminar en la dirección del incremento del gasto público, del todo gratis con el mínimo esfuerzo y que lo paguen los que vengan detrás que yo ya me habré marchado ¿Les suena?

Los síntomas empiezan a ser cada día más claros, la economía se enfría, los índices de confianza empresariales y de los consumidores siguen bajando. El panorama internacional no está para tranquilizarse entre el Brexit y las guerras de aranceles... Y en medio de este ambiente aquí nos proponen irnos de fiesta.

España es la cuarta economía de la Unión Europea, pero en lugar de pelearla y mejorarla, nos quieren entretener recuperando para nuestra ya maltrecha memoria histórica acontecimientos de hace 44 años. Lástima de no hacerle caso a Unamuno cuando decía “Deberíamos ser los padres de nuestro futuro en lugar de los descendientes de nuestro pasado”.

Sánchez y sus imitadores han entrado en una subasta a la baja de propuestas para España o para el País, como cada uno quiera llamarla según convenga. Más servicios, más prestaciones con menos impuestos, más salarios con menos jornadas trabajadas, más derechos con menos obligaciones ¿Alguien da menos? 

Alguén dá menos?

Resulta inevitable nestes días de claro clima electoral valorar algunhas das propostas que empezan a escoitarse por boca dalgúns lideres? empeñados en cativar ao persoal a base de grandes reclamos ou, máis ben, de caramelos envelenados.

O recentemente chegado á competición, Errejón, desde a súa nova plataforma verde, que evidentemente non titula coa palabra España - que agora moitos manosean- senón coa de País, dinos que hai que rebaixar a idade de votación aos 16, traballar un día menos á semana pero seguir cobrando o mesmo, ou suprimir viaxes en avión porque contaminan moito.

Propón rebaixar a 16 anos a idade de votación en momentos en que os expertos advirten dunha maior tardanza dos mozos á hora de madurar e independizarse dos seus pais. Defende traballar 4 en lugar de 5 días á semana pero sen que iso supoña reducir o salario, é dicir, reducir a competitividade e rendibilidade de todas as actividades empresariais e económicas, o que ten a súa tradución inmediata no peche de máis empresas e na perda de miles de empregos. Curiosamente a isto eles chámanlle emprego “sustentable”.

Propoñen voar menos e coller máis o tren para evitar contaminar. A estes mozos quen lles asesora? Se queren deixamos tamén os coches aparcados e pedaleamos de Lugo a Madrid. Está ben protexer o noso medio natural pero sen ser máis papistas que o papa. As transicións ecolóxicas hai que facelas de maneira progresiva, que non é o mesmo que progresista, evitando como no caso de Endesa nas Pontes un peche e a perda de miles de traballos.

Outro actor principal que xa leva tempo nesta guerra de propostas disparatadas, Sánchez, proponnos reducir as xornadas de traballo no campo para ter dereito a cobrar o xa famoso PER. Non creo necesario facer máis comentarios.

Subir as pensións co IPC, reducir o 75% as listas de espera da dependencia, volver subir o salario mínimo... Todo isto supón camiñar na dirección do incremento do gasto público, do todo gratis co mínimo esforzo e que o paguen os que veñan detrás que eu xa me marcharei Sóalles?

Os síntomas empezan a ser cada día máis claros, a economía arrefríase, os índices de confianza empresariais e dos consumidores seguen baixando. O panorama internacional non está para tranquilizarse entre o Brexit e as guerras de aranceis... E no medio deste ambiente aquí propóñennos irnos de festa.

España é a cuarta economía da Unión Europea, pero en lugar de pelexala e mellorala, quérennos entreter recuperando para nosa xa maltreita memoria histórica acontecementos de hai 44 anos. Mágoa de non facerlle caso a Unamuno cando dicía “Deberiamos ser os pais do noso futuro en lugar dos descendentes do noso pasado”.

Sánchez e os seus imitadores entraron nunha poxa á baixa de propostas para España ou para o País, como cada un queira chamala segundo conveña. Máis servizos, máis prestacións con menos impostos, máis salarios con menos xornadas traballadas, máis dereitos con menos obrigacións Alguén dá menos?