miércoles, 6 de febrero de 2019

Que no salgan con dos

El pasado sábado estuve en Santiago en el acto de presentación de los 313 candidatos de mi Partido a las alcaldías de todos los ayuntamientos de Galicia. La importancia del evento no residía tanto en la fuerza que representa el número, sino en lo que cada uno de ellos representa. Tampoco en los intervinientes, porque los verdaderos protagonistas estaban sentados entre el público y a ellos dedico estas líneas.

Cuando una persona decide dar el paso de salir del anonimato y vestir la camiseta de un partido político para tratar de defender a sus vecinos y lograr lo mejor para su pueblo o ciudad está siendo una persona muy generosa, porque a partir de ese instante sus prioridades ya no serán las personales, sino las de sus vecinos. 

No son estos momentos fáciles para la política ni la vida pública, aunque posiblemente nunca lo fueron, pero entre todas estas personas encontramos también renuncias para dejar paso a relevos no siempre fáciles. También personas que ganaron las elecciones en anteriores comicios pero a los que les faltaron un puñado de votos para tener una mayoría suficiente para no depender de otras fuerzas.

Pude ver a jóvenes que con veintidós años quieren ser el alcalde de su pueblo sentados al lado de otros que llevan cuarenta contando con la confianza inalterada de sus paisanos. En común tienen que no son personas intransigentes, no son intolerantes, no imponen sus ideas, solamente convencen a sus vecinos con su ejemplo y compromiso diario. 

Son candidatos que pisan el terreno, que lo conocen bien, que saben escuchar a sus vecinos y pelean por conseguir los recursos, siempre escasos, que palien sus problemas. Problemas que no son solamente de infraestructuras, porque hoy es más importante escuchar y apoyar en las dificultades que muchos atraviesan.

Los vecinos esperan de sus futuros representantes municipales a personas que sepan hacer funcionar la maquinaria municipal, en muchos sitios paralizada, y que no vengan a los ayuntamientos a crear nuevos problemas sino a resolver los que ya tienen, que sean moderadas pero que a la vez tengan la determinación de defender con argumentos los intereses de todos a los que representan.

En mi experiencia vital figuran diez años de trabajo en un Ayuntamiento, el de Lugo. Estuve como concejal en el gobierno y en la oposición, también como alcalde de todos mis vecinos. 

Cuando en1995 realizaba una de las campañas electorales coincidí con un gran compañero, Gregorio Ordoñez, también como yo concejal y candidato a la alcaldía, en su caso la de San Sebastián. Una de las veces que estuvimos juntos, poco antes de ser asesinado por los criminales de ETA, me dijo algo que nunca olvidé y que repetí en muchas ocasiones. Hoy lo vuelvo a hacer. Gregorio decía que cuando un vecino entra en un ayuntamiento lo hace porque tiene un problema que resolver, y que los alcaldes tienen que lograr que ese vecino que entra con un problema no salga con dos.

Queridos alcaldes y candidatos a ostentar esa responsabilidad, permitidme que esto mismo sea lo que hoy yo os pida con mayor fuerza: que vuestros vecinos cuando acudan al ayuntamiento con un problema, no salgan con dos

Que non saian con dous

O pasado sábado estiven en Santiago no acto de presentación dos 313 candidatos do meu Partido ás alcaldías de todos os concellos de Galicia. A importancia do evento non residía tanto na forza que representa o número, senón no que cada un deles representa. Tampouco nos intervenientes, porque os verdadeiros protagonistas estaban sentados entre o público e a eles dedico estas liñas.

Cando unha persoa decide dar o paso de saír do anonimato e vestir a camiseta dun partido político para tratar de defender aos seus veciños e lograr o mellor para o seu pobo ou cidade está a ser unha persoa moi xenerosa, porque a partir dese instante as súas prioridades xa non serán as persoais, senón as dos seus veciños. 

Non son estes momentos fáciles para a política nin a vida pública, aínda que posiblemente nunca o foron, pero entre todas estas persoas atopamos tamén renuncias para deixar paso a substitucións non sempre fáciles. Tamén persoas que gañaron as eleccións en anteriores comicios pero aos que lles faltaron un puñado de votos para ter unha maioría suficiente para non depender doutras forzas.

Puiden ver a mozos que con vinte e dous anos queren ser o alcalde do seu pobo sentados á beira doutros que levan corenta contando coa confianza inalterada dos seus paisanos. En común teñen que non son persoas intransixentes, non son intolerantes, non impoñen as súas ideas, soamente convencen aos seus veciños co seu exemplo e compromiso diario. 

Son candidatos que pisan o terreo, que o coñecen ben, que saben escoitar aos seus veciños e pelexan por conseguir os recursos, sempre escasos, que palien os seus problemas. Problemas que non son soamente de infraestruturas, porque hoxe é máis importante escoitar e apoiar nas dificultades que moitos atravesan.

Os veciños esperan dos seus futuros representantes municipais a persoas que saiban facer funcionar a maquinaria municipal, en moitos sitios paralizada, e que non veñan aos concellos para crear novos problemas senón a resolver os que xa teñen, que sexan moderadas pero que á vez teñan a determinación de defender con argumentos os intereses de todos aos que representan.

Na miña experiencia vital figuran dez anos de traballo nun Concello, o de Lugo. Estiven como concelleiro no goberno e na oposición, tamén como alcalde de todos os meus veciños. 

Cando en1995 realizaba unha das campañas electorais coincidín cun gran compañeiro, Gregorio Ordoñez, tamén como eu concelleiro e candidato á alcaldía, no seu caso a de San Sebastián. Unha das veces que estivemos xuntos, pouco antes de ser asasinado polos criminais de ETA, díxome algo que nunca esquecín e que repetín en moitas ocasións. Hoxe vólvoo a facer. Gregorio dicía que cando un veciño entra nun concello faio porque ten un problema que resolver, e que os alcaldes teñen que lograr que ese veciño que entra cun problema non salga con dous.

Queridos alcaldes e candidatos a ostentar esa responsabilidade, permitídeme que isto mesmo sexa o que hoxe eu pídavos con maior forza: que os vosos veciños cando acudan ao concello cun problema, non saian con dous