miércoles, 23 de noviembre de 2022

Poco que celebrar

Corría el mes de abril de 1999 cuando siendo alcalde Lugo propuse a la junta de portavoces municipal la concesión de otorgar sendas distinciones, entre ellas a la Universidad de Santiago, con la medalla de oro de la ciudad lo que por unanimidad se ratificó en sesión plenaria por la corporación municipal.

Con motivo de ello recuerdo haber dicho, y las hemerotecas lo pueden ratificar, que “la Universidad de Santiago es casi una ciudad dentro de otra ciudad; cerca de doce mil personas (recuerden que hablamos de 1999) entre alumnos, profesores y personal de servicios que están dando una vida nueva a nuestro viejo Lugo” y califiqué a la Universidad como “la más importante empresa en términos cualitativos y cuantitativos en la ciudad de Lugo y probablemente en la provincia”.

La corporación municipal agradecía así los beneficios que supusieron para Lugo su presencia y actividad, además de su clara apuesta por colaborar con la recuperación y regeneración del casco histórico de nuestra ciudad. 

La pasada semana conocimos la decisión de esta institución académica de trasladar su sede institucional y representativa, su Vicerrectorado, fuera del casco histórico después de dos décadas instalado frente a la catedral, y ante la indiferencia del gobierno municipal.

Han sido muchas las voces que han manifestado su contrariedad y disconformidad con esta decisión, a las que hoy me sumo, pero también esperanzado que dicha decisión sea puntual y revertida en breve.

Pero si esta noticia ha generado preocupación, no podemos abstraerla del conjunto de actuaciones, o mejor dicho de la falta de ellas, que están provocando que los esfuerzos de las administraciones durante años ahora puedan verse revertidos. Me refiero a la falta de planes municipales que confirmen que existe una apuesta clara por nuestro casco amurallado.

Casas abandonadas, fachadas en ruina y planes de peatonalización poco meditados, están condenando al centro de Lugo a convertirse en una foto estática, sin vida, y en algunas zonas en fotos que dejan una mala imagen a nuestros visitantes que lo pasean o lo recorrenpor el adarve de la Muralla.

Por ello la propuesta del Grupo Municipal del Partido Popular llevando al próximo pleno propuestas para corregir esta inacción espero que merezca un respaldo unánime. En ella se apuesta por un profundo lavado de cara, obligando a los propietarios de casas en estado de ruinaa consolidar y adecentar fachadas y cubiertas. También a elaborar un plan de impulso de rehabilitación de inmuebles con medidas de incentivos y asesoramiento a las inversiones e iniciativas privadas.

En una semana se conmemora el 22 aniversario de la declaración de nuestra Muralla como Patrimonio de la Humanidad, algo que en aquel gobierno municipal nos ocupó muchos desvelos y trabajos, que afortunadamente tuvieron su recompensa poco después. Hoy nadie duda de lo que representó para Lugo.

Pero sin una actuación de nuestro actual gobierno municipal apostando de manera decidida por adecentar y revitalizar nuestro recinto amurallado, esta nueva efeméride de la Muralla tendrá poco que celebrar.


Pouco que celebrar

Corría o mes de abril de 1999 cando sendo alcalde Lugo propuxen á xunta de portavoces municipal a concesión de outorgar senllas distincións, entre elas á Universidade de Santiago, coa medalla de ouro da cidade o que por unanimidade ratificouse en sesión plenaria pola corporación municipal.

Con motivo diso lembro haber devandito, e as hemerotecas pódeno ratificar, que “a Universidade de Santiago é case unha cidade dentro doutra cidade; preto de doce mil persoas (lembren que falamos de 1999) entre alumnos, profesores e persoal de servizos que están a dar unha vida nova ao noso vello Lugo” e cualifiquei á Universidade como “a máis importante empresa en termos cualitativos e cuantitativos na cidade de Lugo e probablemente na provincia”.

A corporación municipal agradecía así os beneficios que supuxeron para Lugo a súa presenza e actividade, ademais da súa clara aposta por colaborar coa recuperación e rexeneración do centro histórico da nosa cidade.

A pasada semana coñecemos a decisión desta institución académica de trasladar a súa sede institucional e representativa, o seu Vicerreitorado, fóra do centro histórico despois de dúas décadas instalado fronte á catedral, e #ante a indiferenza do goberno municipal.

Foron moitas as voces que manifestaron a súa contrariedade e desconformidade con esta decisión, ás que hoxe me sumo, pero tamén esperanzado que dita decisión sexa puntual e revertida en breve.

Pero se esta noticia xerou preocupación, non podemos abstraerla do conxunto de actuacións, ou mellor devandito da falta delas, que están a provocar que os esforzos das administracións durante anos agora poidan verse revertidos. Refírome á falta de plans municipais que confirmen que existe unha aposta clara polo noso casco amurallado.

Casas abandonadas, fachadas en ruína e plans de peonalización pouco meditados, están a condenar ao centro de Lugo a converterse nunha foto estática, sen vida, e nalgunhas zonas en fotos que deixan unha mala imaxe aos nosos visitantes que o pasean ou o recorrenpor o adarve da Muralla.

Por iso a proposta do Grupo Municipal do Partido Popular levando ao próximo pleno propostas para corrixir esta inacción espero que mereza un respaldo unánime. Nela se aposta por un profundo lavado de fronte, obrigando aos propietarios de casas en estado de ruinaa consolidar e arrombar fachadas e cubertas. Tamén a elaborar un plan de impulso de rehabilitación de inmobles con medidas de incentivos e asesoramento aos investimentos e iniciativas privadas.

Nunha semana conmemórase o 22 aniversario da declaración da nosa Muralla como Patrimonio da Humanidade, algo que naquel goberno municipal ocupounos moitos desvelos e traballos, que afortunadamente tiveron a súa recompensa pouco despois. Hoxe ninguén dubida do que representou para Lugo.

Pero sen unha actuación do noso actual goberno municipal apostando de maneira decidida por arrombar e revitalizar o noso recinto amurallado, esta nova efeméride da Muralla terá pouco que celebrar.