miércoles, 13 de octubre de 2021

Faltar al respeto

Para mí no hay cosa peor que mentir y faltar al respeto. En la vida diaria y también en la política. En estos tiempos tan convulsos con sobresaltos continuos, hemos recibido muchas muestras de lo uno y de lo otro, mentiras y faltas de respeto.

Hace unos días me interesaba, dentro de las funciones propias de un diputado, por asuntos relacionados con las infraestructuras ferroviarias en nuestra provincia. Concretamente le preguntaba al Gobierno si tenía en sus planes realizar algún estudio de la posibilidad y el coste de unir por tren Lugo y Santiago, además de la capital lucense con A Mariña, en ambos casos aprovechando las vías ya existentes entre y completando lo que falta. Las respuestas recibidas han sido un despropósito y todo un ejemplo de la falta de respeto desde el Gobierno al trabajo de un diputado que ejerce su labor de control. En esa respuesta escrita no se contiene ni una sola palabra sobre lo que se preguntaba, desviando la atención hacia las obras que actualmente se están contratando entre Lugo y Ourense. Algo así como preguntar por el tiempo y que te contesten con el menú del día.

Siguiendo con más ejemplos de ámbito local, el gobierno municipal y el provincial de Lugo han tenido idénticas actitudes despectivas con la labor de los concejales y diputados provinciales del principal partido en la oposición. Durante la inauguración de las obras que, durante largo tiempo, se realizaron en el Hogar de Santa María en la Ronda de la Muralla fueron inauguradas por el Presidente del ente provincial acompañado exclusivamente por diputados de su partido, y cuando los del Partido Popular quieren visitar el edificio, se les niega el acceso. Lo mismo hizo el gobierno municipal de Lugo a los concejales del PP que intentaron acceder al nuevo Auditorio, que lleva camino de quedarse viejo sin haberse inaugurado. 

En ambas situaciones estamos ante un claro ejemplo de patrimonialización partidista de unos bienes públicos, y además ante una absoluta falta de respeto hacia representantes de los ciudadanos.

En política la mentira en ocasiones parece que se asume como algo normal, incluso habitual, lo que ya de por sí es preocupante. Pero la falta de respeto hacia el rival político, cada día más extendida, dificulta el entendimiento y los necesarios acuerdos. Esto trae consigo el desapego de los ciudadanos hacia quienes previamente han sido elegidos por ellos mismos para que los representen. En definitiva, el camino perfecto para la ruptura de las bases de nuestra convivencia.

Aprecio en todo esto una mezcla de complejo de inferioridad disfrazado de uno de superioridad, revanchismo, oportunismo, soberbia y grandes dosis de narcisismo. Contra ello solo caben conductas de ejemplaridad, de humildad y de no faltar a la verdad. Puede que lo que acabo de escribir, estas últimas palabras, suenen cursis en el contexto actual, pero les digo que las echo de menos, y me gustaría pensar que a muchos de ustedes les ocurre lo mismo.

Faltar ao respecto

Para min non hai cousa peor que mentir e faltar ao respecto. Na vida diaria e tamén na política. Nestes tempos tan convulsos con sobresaltos continuos, recibimos moitas mostras de únoo e do outro, mentiras e faltas de respecto.

Hai uns días interesábame, dentro das funcións propias dun deputado, por asuntos relacionados coas infraestruturas ferroviarias na nosa provincia. Concretamente preguntáballe ao Goberno se tiña nos seus plans realizar algún estudo da posibilidade e o custo de unir por tren Lugo e Santiago, ademais da capital lucense coa Mariña, en ambos os casos aproveitando as vías xa existentes entre e completando o que falta. As respostas recibidas foron un despropósito e todo un exemplo da falta de respecto desde o Goberno ao traballo dun deputado que exerce o seu labor de control. Nesa resposta escrita non se contén nin unha soa palabra sobre o que se preguntaba, desviando a atención cara ás obras que actualmente se están contratando entre Lugo e Ourense. Algo así como preguntar polo tempo e que che contesten co menú do día.

Seguindo con máis exemplos de ámbito local, o goberno municipal e o provincial de Lugo tiveron idénticas actitudes despectivas co labor dos concelleiros e deputados provinciais do principal partido na oposición. Durante a inauguración das obras que, durante longo tempo, realizáronse no Hogar de Santa María na Rolda da Muralla foron inauguradas polo Presidente do ente provincial acompañado exclusivamente por deputados do seu partido, e cando os do Partido Popular queren visitar o edificio, négaselles o acceso. O mesmo fixo o goberno municipal de Lugo aos concelleiros do PP que tentaron acceder ao novo Auditorio, que leva camiño de quedar vello sen inaugurarse. 

En ambas as situacións estamos #ante un claro exemplo de  patrimonialización partidista duns bens públicos, e ademais #ante unha absoluta falta de respecto cara a representantes dos cidadáns.

En política a mentira en ocasións parece que se asume como algo normal, mesmo habitual, o que xa de seu é preocupante. Pero a falta de respecto cara ao rival político, cada día máis estendida, dificulta o entendemento e os necesarios acordos. Isto trae consigo o  desapego dos cidadáns cara a quen previamente foron elixidos por eles mesmos para que os representen. En definitiva, o camiño perfecto para a ruptura das bases da nosa convivencia.

Aprecio en todo isto unha mestura de complexo de inferioridade disfrazado dun de superioridade,  revanchismo, oportunismo, soberbia e grandes doses de  narcisismo. Contra iso só caben condutas de exemplaridade, de humildade e de non faltar á verdade. Poida que o que acabo de escribir, estas últimas palabras, soen ridículas no contexto actual, pero dígolles que as boto de menos, e gustaríame pensar que a moitos de vostedes ocórrelles o mesmo.