miércoles, 15 de mayo de 2024

Gratitud

Han transcurrido unas horas desde que he vivido uno de los momentos más emotivos de mis últimos tiempos y en mi cabeza sólo ronda una palabra: gratitud, cuya definición en el diccionario nos dice que se trata de un sentimiento que obliga a una persona a estimar el beneficio o favor que otra le ha hecho, y a corresponderle de alguna manera.

Efectivamente es un sentimiento que me obliga a corresponder a todos cuantos me han hecho llegar mucho cariño y afecto en estos años y concretamente en el homenaje que el pasado sábado me organizaron. 

No es muy habitual que una persona dedicada durante muchos años al servicio público, que es como concibo la actividad política, sea destinatario de un homenaje por abandonarla y jubilarse. Yo he sido una excepción, y me considero un privilegiado por haberlo recibido.

Han sido muchas las palabras amables y cariñosas dedicadas a mi persona. Posiblemente algunas lo hayan sido por cortesía y por enmarcarse en un acto no apto para reproches. Pero también han sido muchos los abrazos y las miradas sinceras corroborando un genuino afecto. Escuchar a otros decir de ti que te consideran buena persona puede que sea a lo que más importancia le haya dado.

Tampoco me han pasado inadvertidas palabras como amigo, gran amigo, maestro, bellísima persona, afable, educado, abierto a las corrientes de su tiempo, metódico, ordenado, trabajador, abuelo convencido. Palabras que me llenan de emoción, como lo puede hacer escuchar que tus hijas se sienten orgullosísimas de tus valores y de tu ética profesional, que eres su ejemplo de vida, que tu mujer te diga que se siente muy orgullosa de ti, o escuchar a tus nietas diciéndote que eres el mejor abuelo del mundo. 

Hablaron de haber dejado como legado “una forma de ser alcalde, cercano y no conflictivo”, un “excelente recuerdo”, y es abrumador escuchar al presidente de todos los gallegos pidiéndote que no te vayas del todo, que te siguen necesitando.

En mi intervención, además de los sinceros agradecimientos, quise trasladar un ruego a las personas que permanecen activos en política y cuantos en diferentes ámbitos de la sociedad trabajan por mejorar la vida de todos. Una petición para que busquen el acuerdo, el diálogo, el consenso, en el convencimiento de que, aunque no siempre se consiga, sí se sabrá valorar.

Mis palabras finales recogían una frase del escritor y filósofo David Thoreau que dice así: “la bondad es la única inversión que nunca falla”, y si realmente durante mi vida traté de hacer el bien, invertí en bondad, y a la vista de las palabras y el afecto recibido, esa inversión no ha fallado. Por ello después de este acto, además de ser casi imposible contener la emoción, mi sentimiento en mayúsculas es el de GRATITUD, de mucha gratitud. 

Por ello y aunque solo sea una muestra, este articulo hoy pretende deciros a todos: gracias por todo.


Gratitude

Transcorreron unhas horas desde que vivín un dos momentos máis emotivos dos meus últimos tempos e na miña cabeza só rolda unha palabra: gratitude, cuxa definición no dicionario dinos que se trata dun sentimento que obriga a unha persoa para estimar o beneficio ou favor que outra lle fixo, e a corresponderlle dalgunha maneira.

Efectivamente é un sentimento que me obriga a corresponder a todos cuantos fixéronme chegar moito agarimo e afecto nestes anos e concretamente na homenaxe que o pasado sábado me organizaron. 

Non é moi habitual que unha persoa dedicada durante moitos anos ao servizo público, que é como concibo a actividade política, sexa destinatario dunha homenaxe por abandonala e xubilarse. Eu fun unha excepción, e considérome un privilexiado por recibilo.

Foron moitas as palabras amables e cariñosas dedicadas á miña persoa. Posiblemente algunhas o foran por cortesía e por enmarcarse nun acto non apto para reproches. Pero tamén foron moitos os abrazos e as miradas sinceras corroborando un xenuíno afecto. Escoitar a outros dicir de ti que che consideran boa persoa poida que sexa ao que máis importancia deulle.

Tampouco me pasaron inadvertidas palabras como amigo, gran amigo, mestre, belísima persoa, afable, educado, aberto ás correntes do seu tempo, metódico, ordenado, traballador, avó convencido. Palabras que me enchen de emoción, como o pode facer escoitar que as túas fillas senten orgullosísimas dos teus valores e da túa ética profesional, que es o seu exemplo de vida, que a túa muller dígache que sente moi orgullosa de ti, ou escoitar ás túas netas dicíndoche que es o mellor avó do mundo. 

Falaron de deixar como legado “unha forma de ser alcalde, próximo e non conflitivo”, un “excelente recordo”, e é abafador escoitar ao presidente de todos os galegos pedíndoche que non che vaias do todo, que che seguen necesitando.

Na miña intervención, ademais dos sinceros agradecementos, quixen trasladar un rogo ás persoas que permanecen activos en política e cuantos en diferentes ámbitos da sociedade traballan por mellorar a vida de todos. Unha petición para que busquen o acordo, o diálogo, o consenso, no convencemento de que, aínda que non sempre se consiga, si se saberá valorar.

As miñas palabras finais recollían unha frase do escritor e filósofo David Thoreau que di así: “a bondade é o único investimento que nunca falla”, e se realmente durante a miña vida tratei de facer o ben, investín en bondade, e á vista das palabras e o afecto recibido, ese investimento non fallou. Por iso despois deste acto, ademais de ser case imposible conter a emoción, o meu sentimento en maiúsculas é o de GRATITUDE, de moita gratitude. 

Por iso e aínda que só sexa unha mostra, leste articulo hoxe pretende dicirvos a todos: grazas por todo.