miércoles, 18 de enero de 2023

Un antes y un después

En las vidas de cada uno de nosotros siempre han existido un antes y un después para muchas de nuestras vivencias. Hay acontecimientos, efemérides, celebraciones, logros, decepciones... que marcan de distintas maneras nuestras vidas.

Pero al margen de nuestras vivencias personales, también hay acontecimientos globales que nos marcan y condicionan. Por referirme sólo a los más recientes, la pandemia del COVID, las políticas populistas o la guerra a las puertas de Europa son algunos ejemplos que están marcando un antes y un después para muchas de las cosas que nos afectan más directamente.

Estos días en los medios de comunicación se hablaba de la seguridad en las calles, del incremento de peleas y altercados nocturnos, de una menor tolerancia social o de una perdida de respeto a la autoridad, después de la pandemia. También del incremento importante en las estafas por internet, la ciberdelincuencia o los robos con fuerza en domicilios o establecimientos. Según criterios de expertos, la encadenación de la crisis económica con la sanitaria del COVID y la que está provocando la guerra en Ucrania, ha sido un caldo de cultivo que ha impactado de lleno en la sociedad provocando estos comportamientos.

Son muchos, especialmente los más jóvenes, los que ahora toleran peor cualquier contratiempo o frustración lo que genera sentimientos de rabia e ira que en muchas ocasiones terminan en reacciones violentas. El concepto de autoridad, en casa, en los colegios o en la calle, parece haberse diluido. En esto ha habido un antes y un después.

Las políticas populistas impulsadas desde el gobierno presidido por Pedro Sánchez también están sentando las bases para poder apreciar claramente un antes y un después en muchos ámbitos del día a día. La cultura de la subvención y los subsidios generalizados han generado cambios en el mercado del trabajo hasta el punto de que resulte muy difícil encontrar en algunos sectores personas dispuestas a cubrir las vacantes necesarias para mantener la actividad. El resurgir de las políticas de enfrentamiento, resucitando viejas heridas que creíamos superadas, están provocando un enrarecimiento de la convivencia y que alcanzar acuerdos resulte una quimera.

Pero en nuestro día a día también las medidas implementadas por la administración han cambiado bruscamente nuestra forma de relacionarnos con ella, de acercarnos a sus ventanillas. Ahora todavía son muchas las administraciones que impiden acudir a sus sedes sin una cita previa solicitada telefónicamente, lo que demora en semanas la gestión a realizar. Los trámites presenciales se ven rápidamente sustituidos por los procedimientos digitales a través de internet, lo que sin duda alguna está generando una brecha digital en las personas mayores o con menos recursos. 

Las reuniones telemáticas en lugar de presenciales, las mascarillas en el transporte, tantas y tantas cosas que aparecieron de la noche a la mañana en nuestras vidas han provocado y lo seguirán haciendo un antes y un después. Algunas ya no podremos cambiarlas, pero otras muchas sí que están en nuestra mano y la resignación no es una buena opción.  


Un antes e un despois

Nas vidas de cada un de nós sempre existiron un antes e un despois para moitas das nosas vivencias. Hai acontecementos, efemérides, celebracións, logros, decepcións... que marcan de distintas maneiras as nosas vidas.

Pero á marxe das nosas vivencias persoais, tamén hai acontecementos globais que nos marcan e condicionan. Por referirme só aos máis recentes, a pandemia do COVID, as políticas populistas ou a guerra ás portas de Europa son algúns exemplos que están a marcar un antes e un despois para moitas das cousas que nos afectan máis directamente.

Estes días nos medios de comunicación falábase da seguridade nas rúas, do incremento de pelexas e altercados nocturnos, dunha menor tolerancia social ou dunha perdida de respecto á autoridade, despois da pandemia. Tamén do incremento importante nas estafas por internet, a ciberdelincuencia ou os roubos con forza en domicilios ou establecementos. Segundo criterios de expertos, a encadenación da crise económica coa sanitaria do COVID e a que está a provocar a guerra en Ucraína, foi un caldo de cultivo que impactou de cheo na sociedade provocando estes comportamentos.

Son moitos, especialmente os máis novos, os que agora toleran peor calquera contratempo ou frustración o que xera sentimentos de rabia e ira que en moitas ocasións terminan en reaccións violentas. O concepto de autoridade, en casa, nos colexios ou na rúa, parece diluírse. Nisto houbo un antes e un despois.

As políticas populistas impulsadas desde o goberno presidido por Pedro Sánchez tamén están a sentar as bases para poder apreciar claramente un antes e un despois en moitos ámbitos do día a día. A cultura da subvención e os subsidios xeneralizados han xerado cambios no mercado do traballo ata o punto de que resulte moi difícil atopar nalgúns sectores persoas dispostas a cubrir as vacantes necesarias para manter a actividade. O rexurdir das políticas de enfrontamento, resucitando vellas feridas que criamos superadas, están a provocar un enrarecemento da convivencia e que alcanzar acordos resulte unha quimera.

Pero no noso día a día tamén as medidas implantadas pola administración cambiaron bruscamente a nosa forma de relacionarnos con ela, de achegarnos aos seus portelos. Agora aínda son moitas as administracións que impiden acudir ás súas sedes sen unha cita previa solicitada telefonicamente, o que demora en semanas a xestión para realizar. Os trámites presenciais ven rapidamente substituídos polos procedementos dixitais a través de internet, o que sen ningunha dúbida está a xerar unha fenda dixital nas persoas maiores ou con menos recursos. 

As reunións telemáticas en lugar de presenciais, as máscaras no transporte, tantas e tantas cousas que apareceron da noite para a mañá nas nosas vidas provocaron e seguirano facendo un antes e un despois. Algunhas xa non poderemos cambialas, pero outras moitas si que están na nosa man e a resignación non é unha boa opción.