miércoles, 5 de agosto de 2020

Y no pasa nada

Han sucedido tantas cosas en tan poco tiempo que es posible que no todas ellas se hayan reflexionado de manera adecuada.Igualmente hemos escuchado tantas mentiras que con cada una de ellas olvidábamos las anteriores, por muy graves que fueran los engaños.

Desde aquel ya famoso “No habrá más allá de algún caso en España hasta la tremenda burla propiciada por las constantes referencias a un “Comité de expertos” que durante la desescalada fue la coartada para la toma de todo tipo de decisiones y que ahora el gobierno ha reconocido que nunca existió.

Entre abril y junio más de un millón de personas incrementaron la triste lista de parados y, sin contar los 3 millones de personas sujetas a un ERTE, hoy en España la tasa de desempleo supera ya el 15%. Todo apunta a que esta cifra seguirá incrementándose en un escenario en el que ya hemos conocido que nuestra economía ha caído un 18,5%, la bajada más grande de nuestra historia, y a mucha distancia de los principales países europeos.

Y mientras todo esto acontece a un ritmo frenético, nuestro presidente Pedro Sánchez se regodea en medio de los aplausos de los suyos al tiempo que nos anuncia que “ya hay síntomas de recuperación”. Más mentiras y engaños y aquí no pasa nada.

Durante los primeros meses de la pandemia la solución que nos dieron fue un encierro sin paliativos, una sociedad confinada ante la ausencia de un plan, de una estrategia. Fue una medida desesperada ante la negligencia de un gobierno que decía adoptar las medidas en base a informes de unos expertos que resultaron ser fantasmas, que nunca existieron. Y no pasa nada.

Con las mentiras ocurre que al principio nos escandalizan para después, cuando se convierten en una inagotable cadena de engaños, pasar del escandalo a algo inocuo e impune. En esta crisis en la que todavía estamos inmersos la cadena de mentiras resulta tan larga que después de tapar cada una con la siguiente, pareciera que ya nos hemos acostumbrado y que engañar no pasa factura al mentiroso. Pero lo más preocupante es que a mucha gente parece no importarles que les mientan.

Todo es una gran mentira, la cifra de contagiados, el número real de fallecidos, los criterios aplicados para los cambios de fases, que todos cuantos están en ERTEs ya cobraron cuando no les ha llegado su dinero a 150.000 personas, o la penúltima, aquello de “que hacemos lo que deciden los expertos” que a la vista de lo conocido bien podría cambiarse por “hacemos lo que dicen Simón y Sánchez”. Y no pasa nada.

Si ocultar el número real de fallecidos es una infamia, si hacerlo mientras se jactan de lo bien que lo hacen es vomitivo, decir ahora que todas las decisiones se tomaban en base al criterio técnico y científico de un comité que nunca existió, me parece lisa y llanamente una burla a todos, a los de aquí y a los de fuera de España. Quizás por eso nuestro país encabeza la lista de los que sufren mayor diferencia entre las cifras reales y las oficiales. Y no pasa nada.

España está ya en recesión y el otoño se anuncia terrible en muchas estadísticas. Y no pasa nada.Es agosto, cuidaros mucho.


 E non pasa nada

Sucederon tantas cousas en tan pouco tempo que é posible que non todas elas reflexionáronse de maneira adecuada.Igualmente escoitamos tantas mentiras que con cada unha delas esqueciamos as anteriores, por moi graves que fosen os enganos.

Desde aquel xa famoso “Non haberá máis aló dalgún caso en España” ata a tremenda burla propiciada polas constantes referencias a un “Comité de expertos” que durante a desescalada foi a coartada para a toma de todo tipo de decisións e que agora o goberno recoñeceu que nunca existiu.

Entre abril e xuño máis dun millón de persoas incrementaron a triste lista de parados e, sen contar os 3 millóns de persoas suxeitas a un  ERTE, hoxe en España a taxa de desemprego supera xa o 15%. Todo apunta a que esta cifra seguirá incrementándose nun escenario no que xa coñecemos que a nosa economía caeu un 18,5%, a baixada máis grande da nosa historia, e a moita distancia dos principais países europeos.

E mentres todo isto acontece a un ritmo frenético, o noso presidente Pedro Sánchez se regodea no medio dos aplausos dos seus á vez que nos anuncia que “xa hai síntomas de recuperación”. Máis mentiras e enganos e aquí non pasa nada.

Durante os primeiros meses da pandemia a solución que nos deron foi un peche sen paliativos, unha sociedade confinada fronte a ausencia dun plan, dunha estratexia. Foi unha medida desesperada fronte a neglixencia dun goberno que dicía adoptar as medidas en base a informes duns expertos que resultaron ser pantasmas, que nunca existiron. E non pasa nada.

Coas mentiras ocorre que ao principio nos escandalizan para despois, cando se converten nunha inesgotable cadea de enganos, pasar do  escándalo a algo  inocuo e impune. Nesta crise na que aínda estamos inmersos a cadea de mentiras resulta tan larga que despois de tapar cada unha coa seguinte, parecese que xa nos afixemos e que enganar non pasa factura ao mentireiro. Pero o máis preocupante é que a moita xente parece non importarlles que lles mintan.

Todo é unha gran mentira, a cifra de contaxiados, o número real de falecidos, os criterios aplicados para os cambios de fases, que todos cuantos están en  ERTEs xa cobraron cando non lles chegou o seu diñeiro a 150.000 persoas, ou a penúltima, aquilo de “que facemos o que deciden os expertos” que á vista do coñecido ben podería cambiarse por “facemos o que din Simón e Sánchez”. E non pasa nada.

Se ocultar o número real de falecidos é unha infamia, se facelo mentres presumen do ben que o fan é  vomitivo, dicir agora que todas as decisións tomábanse en base ao criterio técnico e científico dun comité que nunca existiu, paréceme de xeito sinxelo unha burla a todos, aos de aquí e aos de fóra de España. Quizais por iso o noso país encabeza a lista dos que sofren maior diferenza entre as cifras reais e as oficiais. E non pasa nada.

España está xa en recesión e o outono anúnciase terrible en moitas estatísticas. E non pasa nada.es agosto, coidarvos moito.