miércoles, 5 de enero de 2022

Una carta a tiempo

Como todos los años por estas fechas los móviles no dejan de recibir felicitaciones en forma de vídeos o montajes fotográficos con gran variedad de ingenio. De todos los recibidos, seguramente los mismos que les han llegado a ustedes, uno ha merecido el premio a mi atención. En el vídeo se pone en clara evidencia las grandes diferencias entre los regalos que los niños y jóvenes de hoy en día piden en sus cartas a los Reyes Magos y los sueños y deseos que tenían sus abuelos y mayores por estas mismas fechas cuando tenían sus edades.

Los primeros leen sus cartas llenas de peticiones de aplicaciones informáticas, accesorios para sus móviles, consolas y un largo etcétera en esa línea. Mientras, los mayores que vivieron épocas muy difíciles y de precariedades, recuerdan emocionados como siempre pedían la muñeca o el balón de sus sueños que nunca recibían, y ahora sus deseos para esta ocasión son de pedir salud para todos, acabar con el hambre,o de trabajo para quien lo necesita.

Preguntados los jóvenes por las diferencias que apreciaban entra sus cartas y las de sus mayores, una niña las resume muy acertadamente cuando apunta que mientras ellos piden cosas pensando solo en lo que les gustan a ellos, los mayores solamente piden cosas para los demás. Al final del vídeo los mayores reciben entre lágrimas unos regalos: la muñeca Mariquita Pérez o un balón reglamentario.

Adivinarán que he traído este ejemplo porque hoy por la noche muchos niños y muchos de los que ya dejaron de serlo pondrán sus zapatos a la espera de que durante la noche los Magos de Oriente dejen muchas de las cosas que les solicitaron en sus cartas.

Como la publicación de este articulo coincide en este día con su noche mágica he pensado que si lo leen sus Majestades podrían darme alguna alegría.

Para empezar, y espero que no sea mucho pedir, mi lista de deseos comienza por la salud. Lo que más deseo es que esta pandemia que ya lleva entre nosotros casi dos años, y que ha segado muchas vidas y truncado muchos proyectos, sea definitivamente erradicada por nuestros científicos e investigadores. 

Puestos a seguir pidiendo cosas para los demás, querría que el clima político, y a la postre social, cambie su rumbo, y los acuerdos y la concordia en la búsqueda del interés general ocupen espacio prioritario en la agenda de los que hoy tiene la responsabilidad de gobernar o la de fiscalizar ese trabajo.

La tercera de mis peticiones, y no por ello de menor importancia que las anteriores, guarda relación directa con el futuro de mi país, de España. Me gustaría que los más jóvenes encuentren aquí sus oportunidades, unos trabajos dignos que les permitan comenzar sus proyectos de vida y con ello garantizar que nuestras ciudades y pueblos no sigan perdiendo habitantes, su forma de vida y tradiciones. 

Mis deseos son una carta a tiempo,la leerán aquí los Reyes Magos y seguramente intentarán complacerme, porque estarán también en las peticiones de millones de personas. Pero para que se conviertan en realidad hará falta mucho más que su magia, será imprescindible que cada uno de nosotros pongamos algo de nuestra parte. Felices Reyes y feliz 2022. 


Unha carta a tempo

Como todos os anos por estas datas os móbiles non deixan de recibir felicitacións en forma de vídeos ou montaxes fotográficos con gran variedade de enxeño. De todos os recibidos, seguramente os mesmos que lles chegaron a vostedes, un mereceu o premio á miña atención. No vídeo ponse en clara evidencia as grandes diferenzas entre os agasallos que os nenos e mozos de hoxe en día piden nas súas cartas aos Reis Magos e os soños e desexos que tiñan os seus avós e maiores por estas mesmas datas cando tiñan as súas idades.

Os primeiros len as súas cartas cheas de peticións de aplicacións informáticas, accesorios para os seus móbiles, consolas e un longo etcétera nesa liña. Mentres, os maiores que viviron épocas moi difíciles e de precariedades, lembran emocionados como sempre pedían a boneca ou o balón dos seus soños que nunca recibían, e agora os seus desexos para esta ocasión son de pedir saúde para todos, acabar coa fame,ou de traballo para quen o necesita.

Preguntados os mozos polas diferenzas que apreciaban entra as súas cartas e as dos seus maiores, unha nena resúmeas moi acertadamente cando apunta que mentres eles piden cousas pensando só no que lles gustan a eles, os maiores soamente piden cousas para os demais. Ao final do vídeo os maiores reciben entre bágoas uns agasallos: a boneca  Mariquita Pérez ou un balón regulamentario.

Adiviñarán que trouxen este exemplo porque hoxe pola noite moitos nenos e moitos dos que xa deixaron de selo poñerán os seus zapatos á espera de que durante a noite os Magos de Oriente deixen moitas das cousas que lles solicitaron nas súas cartas.

Como a publicación de leste articulo coincide neste día coa súa noite máxica hei pensado que se o len as súas Maxestades poderían darme algunha alegría.

Para empezar, e espero que non sexa moito pedir, a miña lista de desexos comeza pola saúde. O que máis desexo é que esta pandemia que xa leva entre nós case dous anos, e que segou moitas vidas e truncou moitos proxectos, sexa definitivamente erradicada polos nosos científicos e investigadores. 

Postos a seguir pedindo cousas para os demais, querería que o clima político, e ao cabo social, cambie o seu rumbo, e os acordos e a concordia na procura do interese xeral ocupen espazo prioritario na axenda dos que hoxe ten a responsabilidade de gobernar ou a de fiscalizar ese traballo.

A terceira das miñas peticións, e non por iso de menor importancia que as anteriores, garda relación directa co futuro do meu país, de España. Gustaríame que os máis novos atopen aquí as súas oportunidades, uns traballos dignos que lles permitan comezar os seus proxectos de vida e con iso garantir que as nosas cidades e pobos non sigan perdendo habitantes, a súa forma de vida e tradicións. 

Os meus desexos son unha carta a tempo,lerana aquí os Reis Magos e seguramente tentarán compracerme, porque estarán tamén nas peticións de millóns de persoas. Pero para que se convertan en realidade fará falta moito máis que a súa maxia, será imprescindible que cada un de nós poñamos algo da nosa parte. Felices Reis e feliz 2022.