miércoles, 8 de enero de 2020

Dignidad y decencia

Escribo embargado por la resaca provocada por las difíciles jornadas del debate de investidura, con un resultado conocido por todos. Lo hago después de escuchar intervenciones con diferentes niveles de oratoria y contenido, en un ambiente enrarecido por las circunstancias excepcionales y nunca anteriormente vistas en la actual etapa democrática.

Tengo que reconocer que por momentos mis sentimientos experimentaron mezcla de preocupación y tristeza, a lo que se sumaba un nudo en el estómago, sintiendo la impotencia de no poder evitar el final previsto.

Síntomas que supongo son normales después de escuchar decir al entonces candidato a Presidente del Gobierno de la Nación que “la Ley no es suficiente”, después de oír a la presidenta del Congreso justificar y amparar los insultos vertidos contra el Rey, a las instituciones del Estado y hacia la bancada conservadora, todo ello en aras a la “libertad de expresión”. No olvido añadir a la lista los apelativos de “enemigos” dedicados a jueces, empresarios y medios de comunicación.

Sánchez sabe que si los independentistas y los herederos de ETA lo han preferido a él es porque ven la mejor oportunidad que se les ha presentado para conseguir sus fines. Quizás él también piensa que es su única y última oportunidad.

Frente a las tragaderas del que ya es Presidente que, con sus silencios atronadores blanqueó las palabras de Bildu, la CUP o ERC, cabe preguntarse quién puede confiar en que durante su mandato defienda la dignidad de nuestra tierra y sus instituciones. En sus intervenciones durante la investidura faltaron aclaraciones y réplicas a los agravios que otros vertieron. Igual que sobraron actitudes de soberbia, rencor y venganza.

Muchos recordamos el ya famoso debate electoral televisado en 2015 entre Rajoy y Sánchez en el que este último le dijo a Rajoy que para ser Presidente del Gobierno hay que ser una persona decente. Hoy afirmo sin dudar que después de ver y escuchar todo lo vivido en estos últimos días, Sánchez no es una persona decente, ni merece presidir el Gobierno de España. Le faltan dignidad y decencia y le sobran arrogancia y soberbia.

Sus discursos y propuestas, que desde ayer dirigen el país, van sustituyendo la concordia de la transición del 78 por la revancha y el enfrentamiento entre “bandos”, palabra esta utilizada también en el debate.

Pasamos de la emoción que se vivió en las intervenciones escuchadas en esta misma Cámara en las primeras Cortes y de los abrazos por la reconciliación, a la indignación que muchos diputados hemos sentido al escuchar palabras de agravio dedicadas contra las instituciones del Estado y su máximo representante, como “autoritario o represor”. No es exagerar por lo tanto si ya se escuchan muchas voces pronosticando la voladura de aquel espíritu de la Transición y la vuelta a las andadas.

Pareciera, finalmente, que una vez más la historia reciente de España no nos haya servido para evitar volver a cometer los mismos errores que en el pasado nos llevaron a escribir páginas muy tristes. Mi esperanza reside en que todavía somos muchos los que no nos resignamos a que esto pueda ocurrir, uniendo fuerzas para revertir este camino de sinrazón que ahora quieren emprender.

Dignidade e decencia

Escribo embargado pola resaca provocada polas difíciles xornadas do debate de investidura, cun resultado coñecido por todos. Fágoo despois de escoitar intervencións con diferentes niveis de oratoria e contido, nun ambiente enrarecido polas circunstancias excepcionais e nunca anteriormente vistas na actual etapa democrática.

Teño que recoñecer que por momentos os meus sentimentos experimentaron mestura de preocupación e tristeza, ao que se sumaba un nó no estómago, sentindo a impotencia de non poder evitar o final previsto.

Síntomas que supoño son normais despois de escoitar dicir ao entón candidato a Presidente do Goberno da Nación que “a Lei non é suficiente”, despois de oír á presidenta do Congreso xustificar e amparar os insultos vertidos contra o Rey, ás institucións do Estado e cara á bancada conservadora, todo iso en aras á “liberdade de expresión”. Non esquezo engadir á lista os apelativos de “inimigos” dedicados a xuíces, empresarios e medios de comunicación.

Sánchez sabe que se os independentistas e os herdeiros de ETA preferírono a el é porque ven a mellor oportunidade que se lles presentou para conseguir os seus fins. Quizais el tamén pensa que é a súa única e última oportunidade.

Fronte ás tragadeiras do que xa é Presidente que, cos seus silencios atronadores branqueou as palabras de Bildu, a CUP ou ERC, cabe preguntarse quen pode confiar en que durante o seu mandato defenda a dignidade da nosa terra e as súas institucións. Nas súas intervencións durante a investidura faltaron aclaracións e réplicas aos agravios que outros verquiron. Igual que sobraron actitudes de soberbia, rancor e vinganza.

Moitos lembramos o xa famoso debate electoral televisado en 2015 entre Rajoy e Sánchez no que este último díxolle a Rajoy que para ser Presidente do Goberno hai que ser unha persoa decente. Hoxe afirmo sen dubidar que despois de ver e escoitar todo o vivido nestes últimos días, Sánchez non é unha persoa decente, nin merece presidir o Goberno de España. Fáltanlle dignidade e decencia e sóbranlle arrogancia e soberbia.

Os seus discursos e propostas, que desde onte dirixen o país, van substituíndo a concordia da transición do 78 polo desquite e o enfrontamento entre “bandos”, palabra esta utilizada tamén no debate.

Pasamos da emoción que se viviu nas intervencións escoitadas nesta mesma Cámara nas primeiras Cortes e dos abrazos pola reconciliación, á indignación que moitos deputados sentimos ao escoitar palabras de agravio dedicadas contra as institucións do Estado e o seu máximo representante, como “autoritario ou represor”. Non é esaxerar por tanto se xa se escoitan moitas voces prognosticando a voadura daquel espírito da Transición e a volta ás andadas.

Parecese, finalmente, que unha vez máis a historia recente de España non nos servira para evitar volver cometer os mesmos erros que no pasado leváronnos a escribir páxinas moi tristes. A miña esperanza reside en que aínda somos moitos os que non nos resignamos a que isto poida ocorrer, unindo forzas para reverter este camiño de despropósito que agora queren emprender.